Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Sos del Rey Católico

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 11/03/2011

Villa de la prov. de Zaragoza, integrada en las denominadas Cinco Villas Buscar voz..., de las que en el pasado, fue cabeza de partido. En la actualidad, tanto la villa como la comarca, se encuentran en franca regresión, girando cada vez con más intensidad en torno a Sangüesa, cuya prosperidad industrial y comercial traspasa los limites provinciales. Su clima viene definido por una temperatura media en el mes de enero de 4,2° y de 21° en el de julio. Las lluvias caen preferentemente en otoño y primavera, con un máximo en el mes de mayo y un total anual de 574 mm. Situada entre el Somontano Buscar voz... oeste y las Cinco Villas, en las últimas estribaciones de las sierras exteriores pirenaicas que enmarcan la Val d'Onsella Buscar voz..., de la que fue capital durante siglos.

Comarca de aspecto abrupto, aunque carezca de grandes alturas. Dadas las condiciones del terreno, nunca tuvo una agricultura próspera y su economía se baso tradicionalmente en la ganadería trashumante Buscar voz..., hoy en día casi desaparecida. La poco rentable agricultura actual, se limita a la producción de cereales, especialmente cebada, que se emplea en la cría de ganado caballar y en la elaboración de cerveza.

De los 11.150 hab. que la comarca tenía en 1900, quedaban sólo 2.560 en 1979. Este descenso demográfico se aprecia también en la villa de Sos, que ha pasado de tener 3.647 hab. en 1900 a 3.393 en 1930, 2.725 en 1950, 1.097 en 1979, 813 en 1998 y 662 en 2010, sumando la población de los núcleos agregados a su municipio: Barués Buscar voz..., Campo Real Buscar voz..., Mamillas Buscar voz... y Sofuentes Buscar voz....

El municipio carece de industrias y el comercio con que cuenta, es el imprescindible para atender a las primeras necesidades. El núcleo urbano conserva su sabor medieval, siendo uno de los más bellos conjuntos arquitectónicos de Aragón. Sus empedradas calles ascienden lentamente por la falda de una colina, en cuya cima se alza el castillo en que naciera Fernando el Católico Buscar voz..., razón por la que ostenta su nombre. El turismo, aunque cuenta con monumentos de gran belleza, no es todo lo abundante que sería deseable para sacar de su letargo a la villa de Sos, cuya economía se debate en difícil lucha por la subsistencia.

Preh. y Arqueol.: Se han descubierto en la zona restos correspondientes a diversas épocas, desde hachas pulimentadas Buscar voz..., a materiales posteriores más abundantes de épocas romana y posterior, medieval, consistentes en necrópolis de estelas discoideas tardías que han sido hechas descender de la montaña para ubicarlas posteriormente en la torre de Peña, en territorio navarro. Los restos romanos se ubican esencialmente en Campo Real Buscar voz.... Noticias dispersas de Taracena, Balil, describen las murallas de un poblado que no debe de ser Campo Real, sino otro en el término municipal. Diversos materiales se conservan en casas de Sos, capiteles e incluso alguna inscripción epigráfica.

Hist. Med.: La población de Sos era ya cristiana en el año 975, pues en esta fecha fue utilizada como residencia por Ramiro Garcés, pero su toma debe enmarcarse dentro de las conquistas de Sancho Garcés I Buscar voz... en los primeros años del siglo X. Durante el siglo siguiente fue uno de los castillos que formaron la linea fronteriza asegurada por Sancho el Mayor Buscar voz... y por tanto una de las tenencias más importantes, ocupadas generalmente por personas de confianza de los reyes y, en algunas ocasiones, llegó a ser compartida hasta por tres señores. A la muerte de Sancho el Mayor surgieron problemas fronterizos entre García de Navarra y Ramiro I Buscar voz..., y la población de Sos quedó entre las tenencias navarras hasta que, en 1044, Ramiro I la unía a Aragón. Entre sus tenentes más conocidos figuran Jimeno Garcés (1006-1054), Sancho Galíndez (1054-1080), Galindo Sánchez (1087-1106) e Íñigo Galíndez (1111-1124). Durante el siglo XIII, Jaime I Buscar voz... la cedió en diversas ocasiones, a su hermana Constanza en 1243, a Guillem de Montpellier en 1264 y posteriormente al conde de Foix. Durante la guerra de los dos Pedros Buscar voz..., los vecinos de diversas localidades cercanas como Navardún y Lobera se refugiaron en su castillo, ayudando a su defensa pero, con todo, fue ocupada por Carlos II de Navarra, aliado del castellano, aunque posteriormente la devolvió al rey aragonés (1364). Alfonso V Buscar voz... concedió a sus habitantes el gobierno de su castillo como pago a su ayuda prestada en el sitio de Nápoles. En 1452 se sitúa el nacimiento de Fernando II Buscar voz... en esta localidad. Seis años más tarde, Juan II Buscar voz... concedía a sus habitantes el privilegio de libertad e ingenuidad, declarándoles además infanzones hermunios.

Arte: Villa declarada conjunto histórico-artístico (6-VI-1968) en reconocimiento al interés de sus monumentos. Su arquitectura, escultura y pintura, ejemplarizados en obras de singular valor, contribuyen a hacer de este lugar uno de los más notables del reino de Aragón.

Iglesia Parroquial del Salvador y de San Esteban Protomártir: Situada en lo alto de la población, adosada a una torre del antiguo castrum, mantiene aún su aspecto de iglesia-fortaleza semiescondida por el apretado caserío que la rodea. Posee cripta Buscar voz..., conocida como «iglesia baja», a la que se accede bien desde la calle, a través de un corredor abovedado con cinco tramos de arista con perpiaños que apean en pilastras y columnas adosadas y dispuestas sobre un zócalo, bien desde el interior de la iglesia por una escalera de caracol insertada en el muro del Evangelio.

La portada que comunica con la cripta se abre en el tramo central del corredor con un arco de medio punto, sin tímpano, y presenta arquivoltas que apoyan en columnas de capitel corintio de modesta labra. En sus muros se advierten grabadas algunas cruces, fechas e inscripciones, de diferentes épocas; entre ellas se ha identificado una como del año 1055 y un nombre, Stefanía, relacionado con el de la reina Estefanía, viuda de García de Nájera Buscar voz..., rey de Pamplona, que habría contribuido a la construcción de la iglesia.

La «iglesia baja» es de planta rectangular con tres naves cortas —de dos tramos cada una— que desembocan en tres capillas absidiales de diferente advocación: la central a Santa María del Perdón, cuya imagen de talla, francogótica, se conserva como titular; la del lado del Evangelio al Santo Cristo, ocupada por un espléndido Crucificado de madera (siglo XIII) que fue trasladado a la «iglesia alta» después de las últimas obras de restauración, y la del lado de la Epístola a Nuestra Señora del Pilar, con un retablo del siglo XVIII, hoy desaparecido. Las capillas se cubren con bóveda de horno y van precedidas de tramo cubierto con bóveda de medio cañón. Las naves con medios cañones transversales al eje de la nave con arcos de penetración sobre los tajones, apeando éstos y los formeros en pilares cilíndricos muy recios sobre plinto. Los pilares de cabecera y pies llevan adosadas columnas y en la base de una de ellas hay una inscripción que dice: «Garsea Presbi/ter si vis indign/us Domini Serbvs»..., en la que quizá se aluda al García Garcés que según el Cartoral de Sos (1059-1120), dado a conocer por Galindo, edificó esta iglesia. En el campo de la escultura monumental hay que destacar dos valiosos capiteles pertenecientes a las semicolumnas que configuran los soportes del arco de ingreso a la capilla mayor. Hechos en caliza, rigurosamente tallada, reproducen —con ligeras variantes— en estilo y temática, otros capiteles adosados que provienen de la catedral románica de Pamplona (dedicada en 1124) y que hoy guarda el Museo de Navarra. Cabe atribuirlos, sin duda, al taller de Esteban, «magistro operis Sancti Jacobi», que se hallaba en Pamplona el año 1100 al iniciarse las obras de su catedral. En las capillas de los ábsides central y del Evangelio (de Santa María del Perdón y del Santo Cristo) se conservan importantes pinturas murales góticas, realizadas en dos épocas distintas. La decoración en ambos casos comprende no sólo el medio cilindro absidial y su bóveda, sino también el tramo que las precede.

La capilla de Santa María del Perdón posee bóveda en que se representa la Coronación de María por su Hijo Jesucristo, en compañía de dos ángeles músicos que tañen instrumentos de cuerda. Debajo de esto, hasta el comienzo de la zona semicilíndrica, hay pintadas seis escenas evangélicas, enmarcadas por gabletes triangulares sobre esbeltas columnas corintias. El intradós del arco que separa el ábside del tramo que le precede se decora con figuras de profetas luciendo textos que los identifican: Job, Daniel, David, Zacarías, y la Dormición de María. El tramo que antecede a la capilla tiene ornamentación figurada en los dos muros laterales: el del lado del Evangelio presenta la Crucifixión y el de la Epístola los Funerales de la Virgen María. En el arco que introduce en el tramo previo a la capilla hay también pinturas murales: su distribución es igual a la del arco absidial ya descrito, con figuras en el intradós—las cinco Vírgenes Prudentes y las cinco Vírgenes Necias—y en las dos jambas de sustentación en las que se encuentran arrodillados los supuestos donantes de la pintura, hombre (lado izquierdo) y mujer (derecho) arrodillados, que debieron llevar cartelas identificadoras de las que sólo se conserva fragmentariamente, aquella que luce la mujer: «...tar (pintar?) domna sancha :bis...». Pintura anterior a 1340, dentro del estilo gótico lineal, no muy alejado de la escuela de muralistas navarros que trabajaban contemporáneamente en torno a la catedral de Pamplona; influencias del arte francés del color, sobre todo de miniatura y vidriera, como se advierte en la gracilidad de la línea y en el colorido, con predominio de rojos, blancos y azules. La mesa de altar sobre la que reposa la imagen titular de la capilla, en piedra, presenta en su cara frontal pintadas escenas de la vida de San Pedro Apóstol, dentro del mismo estilo gótico lineal. Esta pieza, singularísima por su rareza, apareció insertada en uno de los lados de la capilla de Nuestra Señora del Pilar, cuando las obras de la restauración de la cripta. A pesar de su deficiente estado puede atribuirse al mismo equipo que decoró los muros de la capilla central y en una fecha aproximada.

La decoración pictórica de la capilla del Santo Cristo comprende la bóveda de horno, el medio cilindro absidial y el intradós del arco de ingreso. Su estado de conservación es aceptable para la bóveda y muy deficiente para el resto. En la bóveda se dispuso el tema de Cristo Pantocrátor, inscrito en mandorla y escoltado por el Tetramorfos, más dos figuras de profetas conocidos por sus visiones apocalípticas (Daniel y Ezequiel) en los extremos. En el medio cilindro absidial la superficie decorada se distribuye en dos registros superpuestos de distinto tamaño; en el superior unos arcos trilobulados coronados con cresterías góticas compartimentan el muro en once espacios rectangulares de los que el central difiere del resto; en el registro inferior, perforado por las tres ventanas que dan luz a la capilla, hubo arquerías cobijando figuras de las que sólo se mantienen las que ocupan la parte central.

Bajo la cruz de consagración coincidiendo con el inicio de la ventana axial, hay una inscripción que proporciona el nombre de los donantes y la fecha de terminación de las pinturas: «a dne: M CCC XX y III: fizo pi / ntar dni guyllem de sant gil / y su muller: elvira longas: / a los quuales de dios pay/so amen». En la parte inferior subsisten los escudos con las armas de los donantes y sendas figuras de santos patronos, una a cada lado de la ventana central, San Gil Abad (a la izquierda) y San Guillermo de Bourges (a la derecha). El intradós del arco de ingreso a la capilla estuvo decorado con figuras de santos superpuestos y en la clave se repetía el escudo de la familia donante. Las figuras se cobijaban bajo arquerías trilobuladas, y los fondos, como en el ábside, eran, alternativamente, en color azul y rojo. Para esta capilla se conoce la fecha de su decoración —1378— y los nombres de quienes la sufragaron, Guillermo de San Gil y Elvira Longás. Es obra más avanzada, dentro del gótico, por su mayor complejidad compositiva y por el modo de estar trazadas las figuras, con incipiente modelado. Mayor interés narrativo y empleo de elementos ambientales indican, también un estilo más rico en soluciones ilusionísticas. Su autor muestra cierto abandono de las fórmulas francesas góticas y más aproximación hacia lo italiano, conocido tal vez por la miniatura. La fecha, avanzada dentro del siglo XIV, justifica el cambio de gusto.

El acceso al interior de la «iglesia alta» se realiza por una puerta situada en el último tramo de la nave del Evangelio, al lado norte. En planta repite la configuración de la cripta sobre la que se apoya, sólo que más larga. Según documentación, dada a conocer por San Vicente, el edificio no alcanzó su desarrollo actual hasta el primer tercio del siglo XVI —en que se terminó su nave septentrional— para ampliarse algunos años más tarde con la construcción de capillas colaterales. Para el resto de la planta, incluyendo la portada monumental figurada situada originariamente en el muro sur de la iglesia, la dotación que se ha propuesto es la de mediados del siglo XII, en estilo románico avanzado. Las tres naves se articulan en tramos por medio de arcos, longitudinales y transversales ligeramente apuntados, que apean en soportes prismáticos cruciformes con medias columnas en los frentes. Los ábsides de la triple cabecera se cubren con bóveda de horno y se adornan interiormente mediante arquerías sobre esbeltas columnas de capitel tallado. La luz penetra en la capilla central a través de tres ventanas abocinadas y de una sola en las colaterales, a destacar sus celosias caladas, de raigambre musulmana, y los restos de una figura masculina barbada pintada en el intradós de uno de los vanos de la capilla mayor (h. siglo XIII), único vestigio de la decoración mural primitiva, en esta zona del edificio. Como sistema de abovedamiento en el cuerpo de la iglesia se empleó la bóveda de cañón apuntado para los brazos del crucero y para el primer tramo de la nave mayor, y la crucería sencilla para el resto.

Las capillas añadidas en el siglo XII son de planta cuadrada y se cubren con crucería estrellada con claves. La escultura monumental comprende ejemplos notables en el interior —impostas y capiteles— y en el exterior como ornamentación de su portada. Ésta se abre —como ya se ha indicado— en el muro del Evangelio, en el lado norte del edificio; allí se trasladó y recompuso temáticamente en el segundo tercio del XVI, llevada desde su emplazamiento primitivo en el lado opuesto de la iglesia. Dotada de tímpano que presenta al Pantocrátor escoltado por el Tetramorfos, arquivoltas y jambas en forma de estatuas columnarias entre las que se identifica a San Pelayo, escultóricamente ha sido puesta en relación con modelos compostelanos más o menos próximos, realizados en la duodécima centuria.

Respecto al mobiliario, se redujo bastante después de las últimas obras de restauración. Hay que destacar la tribuna del coro, construida en piedra sobre el último tramo de la nave central por Nicolás Charlons, de Borgoña, según escribió San Vicente; con bóveda de crucería rebajada sobre pilastras platerescas, tiene el acceso al coro por una escalera adosada al muro de la epístola. Interesante también es un dibujo en negro a gran escala con la escena de San Jorge alanceando al dragón, con que se decoró el muro oriental de la capilla de la Virgen del Rosario, construida ésta en el siglo XVI en el segundo tramo de la nave del Evangelio. La decoración, de la época del soporte, parece estar inspirada en una xilografía o ser un boceto para una pintura mural que no se llegó a terminar.

En la sacristía que se encuentra en el lado meridional del templo, junto a la cabecera, se halla expuesto un valioso conjunto de piezas de orfebrería (así, una cruz procesional, una crismera y un relicario, en plata, de Jerónimo de la Mata—1558-1570—y una custodia de sol, en plata, de principios del siglo XVIII), más algunos ornamentos sagrados, todo ello catalogado por Azpeitia en 1979.

Ermita de Santa Lucía, antes Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel: Situada hoy fuera del recinto urbano de Sos, en la margen derecha de la carretera de Sangüesa. Arquitectónicamente pertenece al románico tardío (primera mitad del siglo XIII), con planta rectangular, de una nave abovedada con cañón apuntado dividida en tres tramos mediante arcos tajones que apoyan en semicolumnas terminadas en ménsulas figuradas colocadas a media altura del muro. La cabecera se cubre con bóveda de tres paños sobre nervios doblados, que se unen en la clave del arco de ingreso a la capilla mayor. La puerta de ingreso se abre en el centro del muro occidental, con portada ya de carácter gótico, de simple estructura abocinada, con perfil apuntado, sobre esbeltas columnas de capitel vegetal. Una segunda puerta, sin decoración, localizada en el muro meridional, accedía al cementerio, hoy desaparecido. Lo más notable es la decoración pintada de los muros de su cabecera, sacada a la luz tras las recientes obras de restauración del edificio. Perdida casi totalmente la pintura de la bóveda y de los lados del presbiterio, queda la zona central de la capilla, dividida en dos frisos por la ventana axial que la ilumina, como elocuente testimonio de su importancia artística. La escena representada, identificada por Carmen Lacarra, trataba de conmemorar el episodio más popular de la leyenda de San Miguel Arcángel, aquella que motivara la dedicación de un santuario a su advocación en la cima del monte Gargano (Montesantángelo) por el obispo y pueblo de Siponto, en la Apulia: el triunfo militar alcanzado por sipontinos y beneventinos frente a los napolitanos paganos, merced a la intervención directa del santo. Una juvenil imagen del profeta Daniel, en el lado del evangelio, formando pareja, en el lado opuesto, con una risueña representación del arcángel San Gabriel, completaban la decoración de la cabecera al aludir, indirectamente, a San Miguel a través de su participación en el Juicio Final. La Anunciación y la Epifanía, casi borradas, ocupaban los muros extremos y la Segunda Venida figuraba en uno de los paños de la bóveda absidial.

Estilísticamente pertenece al gótico lineal dentro de una corriente anglo-francesa de influencia miniaturística. Su datación ha de fijarse en los primeros años del siglo XIV, y su elaboración debe atribuirse a un taller diverso al que pintó pocos años más tarde, en la cripta de la iglesia parroquial del Salvador y de San Esteban protomártir.

Iglesia de San Martín de Tours: Constituía la capilla privada del palacio de la familia Sada, situado en un promontorio rocoso de la zona meridional de la villa. Éste debe su popularidad a que, según la tradición, naciera allí don Fernando II Buscar voz... el Católico. Los Sada, de ilustre linaje navarro, fueron propietarios de la mansión hasta mediados del siglo XIX. Declarados palacio y capilla monumento nacional en 1925, estuvieron en ruinas hasta 1955 en que se procedió a su restauración. La iglesia se encuentra adosada al palacio con el que comunica a través de un corredor situado en la planta baja del edificio. Tiene, además, acceso desde la calle por una sencilla puerta de doble arquivolta de medio punto, abierta en el lado meridional. La estructura original del edificio obedecía al modelo propagado desde Cataluña a finales del XIII: de una sola nave rectangular, cubierta con techumbre de madera apoyando en arcos apuntados de piedra sobre impostas lisas, trasdosados en forma angular. La cabecera de la capilla es de forma rectangular y similar por sus dimensiones a los restantes tramos en que se encuentra dividida la nave. El tramo de los pies presenta la originalidad de hallarse reforzado con una columna clasicista cuyo capitel recibe el peso del arco a la altura de su clave, apoyo suplementario añadido, posiblemente, en alguna de las ampliaciones efectuadas en la residencia palaciega durante el siglo XVI. En la pared del testero se advierten restos de decoración pintada, dedicada a desarrollar escenas de la vida de San Martín de Tours, que cabe atribuir al taller que decoró el frente del altar dedicado a San Pedro Apóstol, hoy en la capilla de Santa María del Perdón de la iglesia baja de San Esteban.

Monasterio de Nuestra Señora de Valentuñana, Antes de Entrambasaguas: Iglesia y convento fueron construidos para carmelitas descalzos en el siglo XVII (1677), a cuya Orden perteneció hasta la exclaustración, en 1835, y hoy está habitado por agustinos recoletos. Situado el monumento en una hondonada, a medio kilómetro de su villa, ofrece el interés de que la iglesia ha conservado su estilo arquitectónico y su decoración mobiliar en bastante buen estado. La iglesia es de planta basilical con capillas entre los contrafuertes, abovedada con cañón de lunetos y cúpula sobre pechinas en el crucero. Su fachada principal, abierta en el muro occidental, ha sido relacionada por Abbad Ríos con el estilo de Juan Goéz de Mora, por su severidad arquitectónica. El retablo mayor, que acoge la imagen de la Virgen titular (cuya milagrosa aparición sobre una encina describiera el Padre Faci) es de estilo barroco (segunda mitad del siglo XVII) en madera dorada, muy movido de estructura y rico en ornamentación aplicada.

En el término de la villa, en lo que antiguamente fueron agregados de Sos y hoy son despoblados, quedan algunas ermitas, la mayoría románicas; así la del caserío de Barués, la de la Virgen de Serún y la más lejana de San Nicolás de Ceñito, en cuyo ábside leyera Abbad Ríos la siguiente inscripción: «sancte nicolae era MCXXXVIII».

Arquitectura civil: Sos conserva todavía buena parte del primitivo cinturón amurallado, con sus torres y puertas fortificadas, que le confieren un espectacular aspecto de urbe medieval. Casas con ventanas geminadas o con escudos nobiliarios testimonian su pasada nobleza. Interés ofrece la lonja, restaurada hace años, con sus cuatro arcadas apuntadas que denotan resabios goticistas. Carácter similar ofrece la irregular plaza de la Villa o del Ayuntamiento, a la que se llega por arcos rebajados que forman porche. La casa consistorial, con severa portada, en piedra sillar, es un notable ejemplo de arquitectura civil del siglo XVI. Casi enfrente se alza otra grandiosa mansión en la que fundó y dotó, en 1760, don Isidoro Gil de Jasa, del Consejo que fue de Carlos III e hijo de la villa, el colegio y convento de Escuelas Pías, aprovechando su propia vivienda señorial. En la calle Mayor o de Fernando el Católico, otra antigua casa solariega (1535) recuerda la fundación de doña Manuela Pérez de Biel como colegio dirigido por Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Bibliog.:
Galindo Romeo, P.: «Sos en los siglos XI-XII»; Rev. Universidad, año I, Zaragoza, 1924.
Cabezudo Astraín, J. y A. Guillén de Jasso: «Noticias históricas de Sos», Cuadernos de Historia Jerónimo Zurita, núm. 3, 1952, Zaragoza, 1954.
Abbad Ríos, F.: Catálogo Monumental de España; Zaragoza, Madrid, CSIC, 1957.
Cabezudo Astraín, J.: Sos del Rey Católico, conjunto histórico artístico; Zaragoza, 1968.
Abbad Ríos, F.: «Las pinturas de la iglesia de San Esteban de Sos»; Rev. A.E.A., núm. 173, Madrid, 1971.
San Vicente, Ángel: «Acotaciones para la historia del Arte en Cinco Villas», Estudios en homenaje al Dr. Eugenio Frutos Cortés. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Zaragoza; Zaragoza, 1977.
San Vicente, A., M. C. Lacarra y A. Azpeitia: Arte religioso en la villa de Sos del Rey Católico; Zaragoza, 1978.
Lacarra Ducay, M. C.: «Pinturas murales en Santa Lucía de Sos del Rey Católico (Zaragoza)»; Rev. Príncipe de Viana, núms. 152-153. Pamplona, 1978.

 

Imágenes de la voz

Ayuntamiento de Sos del R...Ayuntamiento de Sos del Rey Católi...

Sos del Rey Católico...Sos del Rey Católico

Ábsides de San Esteban. S...Ábsides de San Esteban. Sos del Re...

Portada románica de San E...Portada románica de San Esteban. S...

Columnas de la portada ro...Columnas de la portada románica de...

Interior de la iglesia de...Interior de la iglesia de San Este...

Pinturas de la cripta. So...Pinturas de la cripta. Sos del Rey...

Portal. Sos del Rey Catól...Portal. Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico...Sos del Rey Católico

Palacio de Sada. Sos del ...Palacio de Sada. Sos del Rey Catól...

Castillo e iglesia de San...Castillo e iglesia de San Esteban....

Monasterio de Valentuñana...Monasterio de Valentuñana. Sos del...

Vista aérea de Sos del Re...Vista aérea de Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico. Pin...Sos del Rey Católico. Pinturas de ...

Sos del Rey Católico (Zar...Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Sos del Rey Católico (Zar...Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Sos del Rey Católico...Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico (Zar...Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Sos del Rey Católico...Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico (Zar...Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Detalle de la portada del...Detalle de la portada del Palacio ...

Sos del Rey Católico. Pas...Sos del Rey Católico. Paso aboveda...

Sos del Rey Católico. Ayu...Sos del Rey Católico. Ayuntamiento

Sos del Rey Católico (Zar...Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Sos del Rey Católico (Zar...Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT