Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Sitios de Zaragoza, los

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 11/03/2011

—. Los sucesos del 2 de Mayo de 1808 en Madrid, serían el detonante de una serie de reacciones en toda la nación que daría lugar a los acontecimientos conocidos por guerra de la Independencia Buscar voz....

El 24 de mayo, en Zaragoza, tras un asalto del pueblo a la Capitanía General, se obligará al capitán general Guillelmi Buscar voz... a entregar las armas que habla almacenadas en La Aljafería y allí quedará prisionero. Los ciudadanos impondrán a Palafox Buscar voz... como capitán general, dándole plenos poderes para organizar la resistencia. En los primeros días se organizará también una Junta. En junio salió de Pamplona hacia Zaragoza una división del ejército francés al mando del general Lefévre. Salieron a su encuentro los zaragozanos, pero serían derrotados en Tudela, Mallén y Alagón, presentándose Lefévre ante Zaragoza el 15 de junio. Según la historia tradicional, daría comienzo aquí el llamado «primer sitio»; hoy se pone en duda que se tratase de un verdadero asedio, dado que las fuerzas francesas no eran suficientes y tuvieron que limitarse a un bloqueo imperfecto e ineficaz del Arrabal, por donde Zaragoza estuvo a menudo comunicada con el exterior. No obstante, la lucha fue encarnizada, sobre todo en el 4 de agosto en que, tras un intenso bombardeo, los franceses se adueñaron de la parte de Santa Engracia, El Carmen y un lado de la calle del Coso, fortificándose en ellas. El pueblo de Zaragoza, dirigido por gentes como Lorenzo Calvo Buscar voz..., Mariano Renovales Buscar voz..., Santiago Sas Buscar voz... y la condesa de Bureta Buscar voz..., resistió hasta la noche del 13 de agosto en que los franceses, acuciados por la victoria española de Bailén, levantaron el cerco no sin antes destruir el monasterio de Santa Engracia Buscar voz....

La alegría zaragozana duraría poco. A finales de 1808 la situación general había cambiado notablemente: los principales ejércitos españoles (el de Extremadura, el de la Izquierda, el del Centro y el de la Derecha) se encontraban rotos y dispersos. Ninguno de ellos estaría en disposición de ayudar a la ciudad y ésta tendría que valerse por sus propios medios en caso de un nuevo ataque, que no tardaría en producirse.

El 30 de noviembre se presentaron ante Zaragoza los mariscales Ney y Moncey al frente de los cuerpos de ejército 3.° y 6.°, dispuestos a iniciar el cerco de la plaza. Dado que no contaba con fuerzas suficientes, Moncey se retiró a Alagón en espera de recibir el material suficiente para formalizar el cerco. Zaragoza, entretanto, basándose en la experiencia anterior, había perfeccionado su sistema de defensas notablemente. El 15 de diciembre llegó a Alagón el mariscal Montier con el 5.° cuerpo de ejército, poniéndose en movimiento las fuerzas conjuntas y llegando a la vista de Zaragoza la tarde del día 20. A las 8 de la mañana del día 21, la artillería francesa comenzaría a batir los reductos zaragozanos: era el comienzo de un largo sitio (esta vez sí, con toda propiedad) que habría de prolongarse hasta el 20 de febrero. Cuando la ciudad capituló, sólo era un montón de ruinas llenas de cadáveres (se estiman en 53.873 las personas civiles que murieron durante el asedio, la mayoría a causa de la epidemia de tifus exantemático).

Al margen de los hechos, recogidos en innumerables crónicas, la historiografía todavía no ha dado respuestas a algunas cuestiones que de alguna manera permanecen todavía en la oscuridad. Desde luego está fuera de toda duda el valor del pueblo zaragozano que se lanzó a la defensa con todo ardor. Lo que no se ha explicado suficientemente son las motivaciones que les movieron: no hay que desestimar la importancia del clero que, como ha explicado Aymes, «colabora en el mantenimiento del orden público, protege la vida de los ciudadanos y se opone a la suspensión del trabajo». No hay que olvidar tampoco que clérigos son dos de los principales consejeros de Palafox (Sas y Boggiero Buscar voz...), ni el ascendiente que ciertos frailes, como el padre Consolación Buscar voz..., tienen sobre la gente del pueblo. Los zaragozanos encuentran su fuente de energía en la Virgen del Pilar (recordemos la famosa jota: La Virgen del Pilar dice / que no quiere ser francesa, / que quiere ser capitana / de la tropa aragonesa), pero nada se cuenta de otras posibles motivaciones: por ejemplo, ¿cuáles eran los movimientos de los liberales? ¿Sólo el sentimiento antinapoleónico y religioso movió a los zaragozanos a la lucha?

La actuación de Palafox no queda excesivamente clara, sobre todo en el terreno militar. Su falta de decisión malbarató que, en determinados momentos hubieran podido tener consecuencias algunas salidas militares importantes y hubieran descongestionado de bocas la ciudad. El excesivo número de combatientes en relación al espacio sería causa de la escasez de alimentos y, como consecuencia, del hambre y, en último extremo, de la epidemia. Por otra parte, ¿a dónde conducían sus exageraciones a través de la Gaceta de Zaragoza Buscar voz...? ¿Sólo quería mantener la moral de los defensores?

Estas y otras cuestiones, todavía sin aclarar, han contribuido al mito heroico de los Sitios, cuyo paralelismo con Numancia es patente en toda la historiografía épica posterior.

 

Monográficos

Aragón y la guerra de la Independencia

Aragón y la guerra de la Independencia

Los trágicos acontecimientos que dejaron una profunda huella en la historia aragonesa.

Imágenes de la voz

Detalle del monumento a l...Detalle del monumento a los Sitios...

Sitios de Zaragoza. Expos...Sitios de Zaragoza. Exposición "Ru...

Sitios de Zaragoza. Expos...Sitios de Zaragoza. Exposición "Ru...

Sitios de Zaragoza. Febre...Sitios de Zaragoza. Febrero de 190...

General Palafox. Grabado...General Palafox. Grabado

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT