Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Sindicato Central de Aragón

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Organización agraria creada en 1909 sobre la base de la Unión Diocesana de Asociaciones Agrarias. La publicación de la Encíclica Rerum Novarum (1891) sirvió de baluarte para acrecentar y modificar los resortes organizativos y propagandísticos de la Iglesia. Al igual que sucederá con otros sindicatos católicos de Europa, el SCA se rodeó de un grupo de agrónomos y propietarios, configurando una estructura tecnocrática de intervención local y provincial, donde aparecerán significados hacendados regionales, clérigos, promotores de iniciativas privadas de crédito, comerciantes agrícolas y miembros de la burguesía urbana (por ejemplo, catedráticos universitarios bien respaldados por sus amplios patrimonios rústicos como Miguel Sancho Izquierdo, Mariano Sancho Rivera y Nicolás de Otto). Desde 1909 a 1915 se sucedieron en la presidencia del SCA grandes propietarios como Santiago Aranda, Jacinto Pitarque y Félix Burriel.

Mantuvo buenas relaciones con el entramado organizativo nacional de la Confederación Nacional Católico Agraria, de la que el aragonés José María Azara llegó a ser presidente. La permeabilización del S.C.A. con organizaciones crediticias como la C.A.I.o las estrechas conexiones con el Banco Agrícola y Comercial de Bilbao marcaban, a la altura de los años veinte, la desarrollada componente financiera de la organización. En un principio la sección de crédito agrícola del S.C.A. estaba formada por miembros del consejo de administración de la C.A.I.

A la altura de los años treinta comenzaron a fraguarse dentro de la organización otros elementos como seguros contra el pedrisco, incendios o accidentes de trabajo, así como un laboratorio que se ocupaba del análisis de tierras, abonos y productos agrícolas. Además, el S.C.A. contaba con una caja de ahorros y préstamos, embrión de la actual Caja Rural Provincial, y con un consultorio que incluía tanto el asesoramiento en temas agronómicos como jurídicos o sociaies.

La organización facilitó la intervención propietaria frente al Estado, con una orientación más cerealista frente a la ubicación remolachera de la Asociación de Labradores de Zaragoza. No obstante, conviene tener presente que, además de a los propietarios, proporcionaba incentivos selectivos a otros grupos sociales agrarios porque construyó toda una estructura comercial en torno suyo, a base de créditos y abonos principalmente. Nitratos (640.500 kg. en 1932) y superfosfatos (más de 5,3 millones de kg. en 1932) constituían la base de una distribución que sólo mostraba pequeñas partidas de otros productos fertilizantes, aunque irán en aumento, como fue el caso de las potasas.

La imbricación en el poder local y la intervención en las elecciones a diputados a Cortes y provinciales contrastan con el reiterado discurso apoliticista de esta obra agraria católica, que siempre se presentó a sí misma como alejada de cualquier manipulación económica o política.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT