Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Sindicalismo católico

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Corriente sindical impulsada por la Iglesia y ciertos sectores conservadores, desde comienzos del siglo actual, al objeto de contrarrestar la influencia que en la clase trabajadora iban ejerciendo las ideologías más progresistas: socialismo, anarquismo y republicanismo. Los orígenes remotos del sindicalismo cristiano en España se remontan al año 1864, en que el P. Vicent creó el primer Circulo Católico de Obreros, en Manresa.

En 1881, se constituye en Zaragoza la Sociedad Protectora de Jóvenes Obreros y Comerciantes, entidad pionera del catolicismo social en Aragón, que sobrevivirá durante los años restantes del siglo y primeros del XX, figurando como presidentes de la misma el barón de La Linde, Joaquín de Ena y Florencio Izuzquiza. Es a raíz de la publicación de la Rerum Novarum por León XIII el año 1891 cuando la acción social católica empieza a desempeñar un papel relevante en nuestro país. En 1893, se funda la Federación Nacional de Cooperativas Católico-Obreras y tres años después el Consejo Nacional de Corporaciones Católicas. En octubre de 1902, se crea el Circulo Católico de Obreros de Zaragoza; en marzo de 1905, el de Huesca, y en los años próximos otros semejantes en varios pueblos de la región (Crisol, Litago, Sos, Barbastro, Monzón, Híjar, etc.). Por esas fechas, las obras católico-sociales de Zaragoza (Sociedad Protectora, Círculo Obrero, escuelas nocturnas y dominicales, Cajas de Socorros y de Ahorros, secciones recreativas, etc.) tienen su domicilio en la calle Fuenclara, 2.

En 1908, hay en España un total de 902 entidades católicas: 254 centros obreros, 253 cajas de crédito, 166 sindicatos agrícolas y 10 sindicatos de obreros industriales, además de otros organismos diversos. Por entonces, las nuevas tendencias del sindicalismo cristiano en Europa, favorables a la formación de sindicatos profesionales puramente obreros, irrumpen en España, configurándose como máximos exponentes de las mismas los padres Arboleya, Palau, Aznar, Gerard y Gafo, estos dos últimos partidarios de un sindicalismo mucho más independiente y libre de las organizaciones patronales que el de los anteriores. En 1909, la organización sindical obrero-católica se ha extendido a Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Zaragoza y otras poblaciones. El nacimiento de los sindicatos obreros católicos en Zaragoza se debió a la labor de significados propagandistas del catolicismo social aragonés durante los primeros decenios de nuestro siglo: R. Valenzuela, F. Jardiel, S. Guallar, I. Jiménez, E. Ger, etc. En mayo de 1909, se forma el Sindicato Obrero de las Artes de la Madera y pocos días después los de las Artes del Libro, Metalúrgico y Oficios Varios, dando éstos a luz, el 30 de junio a la Unión de Sindicatos Obreros Católicos. En los próximos años, la U.S.O.C. desplegará una actividad intensa entre la clase obrera de Zaragoza, pasando de 4 secciones con 150 afiliados en la fecha de su constitución a 12 y 982, respectivamente, a comienzos de 1915.

En abril de 1919, tiene lugar el congreso constitutivo de la Confederación Nacional de Sindicatos Católicos, con un total aproximado de 40.000 miembros, en el transcurso del cual se ataca duramente al socialismo y sindicalismo revolucionario. El advenimiento de la Dictadura de Primo de Rivera es recibido con alegría por la C.N.S.C., pero en su III Congreso (1926) criticará el favor otorgado por aquél a la U.G.T. Ya durante la II República, el sindicalismo católico opta por una política de enfrentamiento al desarrollo de los acontecimientos, particularmente a partir de la Revolución de Octubre de 1934. En diciembre de 1935 surge en Zaragoza la Confederación Riojano-Aragonesa de Sindicatos Obreros Profesionales, de inspiración cristiana con unos 5.000 socios, y presidida por Manuel Campos. Días después, esta Confederación, la C.N.S.C. y otros organismos sindicales se fusionan para crear la Confederación Española de Sindicatos Obreros, que afirma disponer de 275.000 militantes. La C.E.S.O. en Aragón apoyará al Alzamiento Nacional de julio de 1936 y se disolverá voluntariamente en junio de 1937.

Fuentes de primera importancia para el estudio del sindicalismo católico aragonés, en particular, y del catolicismo social, en general, son El Noticiero, la revista El Pilar, La Batalla Sindicalista, órgano en 1921 de los sindicatos católicos libres en Aragón, y Obrerismo, portavoz de la Confederación Riojana-Aragonesa de Sindicatos desde Agosto de 1936.

• Bibliog.: García Nieto, J. N.: El sindicalismo cristiano en España. Notas sobre su origen y evolución hasta 1936, Bilbao, 1960. Castillo, J. J.: El sindicalismo amarillo en España, Madrid, 1977. Martí Castillo y otros: «Sindicalismo amarillo en España (1900-1936)», Historia 16, núm. 32, 1978.

 

Imágenes de la voz

UNA DE LAS ESCUELAS NOCTU...UNA DE LAS ESCUELAS NOCTURNAS PARA...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT