Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Serrano Aguilar, Pablo

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/03/2011

(Crivillén Buscar voz... T., 10-II-1908 - Madrid, 26-XI-1985). Escultor Buscar voz.... Su formación artística tuvo lugar en Barcelona, en la Escuela de Artes y Oficios y en la Academia de Bellas Artes. En 1930 emigró a Montevideo, dedicándose al oficio de escultor. Cinco años más tarde realizó su primer encargo importante: las puertas, fundidas en bronce, para la cripta del Colegio de San José, en Rosario (Argentina). Entre 1952 y 1953 talló en madera de cedro unas segundas puertas, esta vez para el Palacio de la Luz, en Montevideo; obra en la que se observan notables aportaciones de fórmulas abstractas, recibidas, probablemente, a través del pintor uruguayo Joaquín Torres García, recién llegado de Europa con una pintura de contenido cubista y abstracto.

En 1954 regresó Pablo Serrano a España con buen pie: se le concedió el gran premio de escultura de la II Bienal Hispanoamericana, que refrendaba otros premios y reconocimientos logrados en Uruguay y en otros certámenes internacionales.

Durante los dos siguientes años viajó intensamente por diversos países europeos. En París estudió la obra escultórica de Julio González y, tal vez, también conoció la de Alberto Giacometti. En 1957 se encuentra en Madrid e interviene en la formación del grupo El Paso, en el que figuraban los pintores aragoneses Antonio Saura Buscar voz... y José Manuel Viola Buscar voz....

Desde estos momentos, la escultura de Pablo Serrano se empieza a definir con un estilo personal acentuadamente expresionista, incluso en una serie de obras vinculadas todavía al estilo de Julio González por sus preocupaciones centradas en la modelación del espacio y en la interacción de las formas. «La quema de estos objetos», como final o acabado de la acción del artista, expresa para Pablo Serrano «la presencia de una ausencia». Pero tras el fuego y las formas abstractas de estos montajes de finales de la década de 1950, permanecerá en su escultura el espacio físico y ambiental como uno de los elementos más auténticamente escultóricos.

A partir de 1961 da comienzo a una nueva serie: Bóvedas para el hombre, de concepción monumental y cósmica. Alguno de estos ejemplares servirá de cabal monumento conmemorativo, como el dedicado a los intelectuales españoles exiliados a Puerto Rico (Universidad de Riopiedras, bronce, 4'60 x 2'40 1963). El contenido humano y acogedor encuentra en esta serie de Bóvedas una rica variedad de modulaciones espaciales y de texturas del bronce, a las que algunas veces incorpora fragmentos de la presencia humana como la mano o su huella, de atávicas resonancias prehistóricas. Una variante de esta serie la constituyen las Bóvedas lumínicas, los Hombres Bóvedas y los Hombres con puerta, de redondeadas superficies y bruñidas concavidades que, como únicos y elementales símbolos de la comunicación, resumen la incertidumbre de las relaciones del hombre con sus semejantes. Estas redondeadas superficies se convierten en muñones gesticulantes, y las refulgentes oquedades, en manantiales de intensa vida interior.

Hacia 1966 la concepción humana trascendental de Pablo Serrano se aproxima a la presencia cotidiana de cada hombre —personaje o amigo— a través de sus retratos, en dos versiones: la íntima y expresiva en las cabezas —auténticos retratos metafísicos— o los monumentales, como en los dedicados a Unamuno en Salamanca (1967-68), a Pérez Galdós en Las Palmas de Gran Canaria (1968), o el heroico Monumento a la Labradora en Teruel (1976), vibrante homenaje de Pablo Serrano a su tierra natal. En esta misma serie de monumentos puede incluirse su violentada y dramática interpretación de La Piedad (Amberes, 1973), más patética todavía por sus relaciones con la serena juvenil Piedad de Miguel Ángel en el Vaticano.

A lo largo de la década de los años 70 inicia Pablo Serrano una serie de esculturas, menos expresionistas y más abstractas, que bautizará con el nombre de Unidades-Yunta. Parecen señalar un reposo físico y estético del artista, reflejado en los tamaños y en la calidad y variedad de los materiales, preferentemente mármoles de tersas y brillantes superficies, en la simplicidad de sus bloques y de su concepto como representación de la unidad elemental del ser humano y de la humanidad.

En consonancia con su contenido universal, la escultura de Pablo Serrano ha sido reconocida y se halla expuesta en museos, colecciones y al aire libre de numerosas ciudades de Europa y América. Igualmente, a los premios y galardones que ha unido a su historial artístico hay que añadir la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad de Zaragoza, en octubre de 1980, y su ingreso, el 25-VI-1981, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, con cuyo motivo hizo entrega de un busto de Antonio Machado y leyó su discurso académico sobre Relación espiritual y formal del artista moderno con su entorno social, en el que resumió su concepción estética humanista como fundamento de su escultura.

Antes de fallecer comienza los trámites para que su obra permaneciera en Aragón. Esta quedaría recogida y plasmada en la Fundación Museo Pablo Serrano. En marzo de 1982, Pablo Serrano presentó al Ayuntamiento el proyecto de la Fundación. El objetivo primordial de ésta sería la creación del Museo con las obras donadas por él.

Un grupo de sus amigos, impulsores y portavoces de las ideas de éste, mantuvo desde finales de 1984, intensos contactos con el departamento de cultura y otras instituciones para hacer posible la realización del proyecto. El día 21 de septiembre de 1984 la Diputación General de Aragón y la Diputación Provincial de Zaragoza se comprometen a la creación de la Fundación Museo, con el nombre de Pablo Serrano, de forma inminente. A continuación, se negocia entre estas instituciones y los representantes del artista para la firma definitiva de los estatutos. El 29 de julio de 1985 se constituye la Fundación Museo Pablo Serrano. Se inicia con obras donadas del propio escultor y debe ser entendida no sólo como Museo Exposición, sino como instrumento, cauce y ámbito creativo y vivo. En el cual las nuevas expresiones de la escultura, el diseño y un largo etc. de expresiones e inquietudes encuentran un lugar adecuado de expansión y de investigación. El Patronato que gestiona el funcionamiento de la Fundación Museo está constituido por: las Diputaciones Provinciales de Zaragoza, Huesca y Teruel. La Diputación General de Aragón. El Ayuntamiento y diversos particulares. Asimismo forman parte de él: el Presidente de las Cortes y el representante del partido mayoritario de la oposición.

El día 2 de junio de 1986 se celebró en Madrid la firma de la escritura de acuerdo entre los herederos y la Fundación, para la donación de las primeras obras del artista. Este acto supone la finalización del proceso legal de puesta en marcha de este proyecto. Las primeras obras en llegar a Zaragoza, 147 esculturas y aproximadamente 200 dibujos, componen el material con el que se montó la Muestra Antológica, celebrada en el palacio de la Lonja. El resto de las obras se van donando a medida que se realizan los oportunos estudios técnicos. La Diputación Provincial de Zaragoza realizó el 15 de abril de 1987 la cesión de las naves de los talleres del Pignatelli, precisamente en donde el padre de Pablo Serrano —Bartolomé—había sido maestro de taller, para sede de la Fundación Museo. Los trabajos corrieron a cargo del arquitecto Pérez Latorre Buscar voz....

Con el paso de los años se decide la ampliación del museo para acoger el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos "Pablo Serrano" [IAACC Pablo Serrano]. Se encarga la obra igualmente a Pérez Latorre inaugurada el 23 de marzo de 2011. En el nuevo museo se han respetado las fachadas y cubiertas anteriores, creando un nuevo edificio de seis plantas de diseño escultórico cubista y de colores contrastados que van a acoger la obra del artista, exposiciones temporales y una buena muestra de arte y la cultura contemporáneos aragoneses.

Realizó su última obra, una escultura del Rey por encargo del Congreso de los Diputados y su última exposición tuvo lugar en la Sala Mordó de Madrid «Divertimento con Picasso, la guitarra y el cubismo», con obras realizadas en 1984.

• Bibliog.:
Westerdahl, E.: La escultura de Pablo Serrano; Ed. Polígrafa, Barcelona 1977. (Obra en la que, además de una copiosa ilustración gráfica, se pueden consultar la biografía e historial artístico del escultor y una abundante bibliografía).
Pablo Serrano. Un legado para Aragón, patios de la Diputación General de Aragón, Zaragoza, abril-mayo 1991, textos de Hipólito Gómez de las Roces Buscar voz..., José Luis Lasala Buscar voz..., Julián Gallego, José Vidal Beneyto y Pablo Serrano.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

Imágenes de la voz

Interior del Instituto Ar...Interior del Instituto Aragonés de...

Pablo Serrano...Pablo Serrano

Bóveda para el hombre (P....Bóveda para el hombre (P. Serrano)

Hombre de pie con puerta ...Hombre de pie con puerta (abierta)...

Monumento a la mujer labr...Monumento a la mujer labradora en ...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT