Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Selomó ibn Gabirol

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Málaga, hacia 1020 - Valencia, 1050 ó 1058). Poeta y filósofo judío, a quien los escolásticos conocieron con el nombre de Avicebrón (o Avencebrol), y que hasta el siglo XIX se creyó que era cristiano.

Miembro de una familia originaria de Córdoba que se estableció en Málaga a fines del Califato español, en fecha no conocida, pero cuando él era muy joven, la familia emigró a Zaragoza: en un buen ambiente cultural, con la presencia de intelectuales judíos emigrados de al-Andalus, Ibn Gabirol se formó tanto en las ciencias como en las letras, y llegó a dominar las lenguas hebrea y árabe. Enfermizo, pronto huérfano, sin hermanos, sin llegar a formar familia, sin holgados medios de vida, todo ello fue causa de melancolía y pesimismo, presentes en sus versos.

Protegido por Yequtiel ibn Hasan, judío funcionario de la corte del tuchibí al-Mundir, a la muerte de su mecenas (1039) quedó desamparado y en 1045 emigró de Zaragoza, viajó por la Península, estuvo protegido por Semuel ibn Nagrella, judío visir de la taifa zirí de Granada, y acabó sus días en Valencia (quizás en 1058).

Además de una gramática hebrea en 400 versos acrósticos, llamada Anaq (Collar), que nos ha llegado fragmentariamente y que escribió a los diecinueve años, Ibn Gabirol debe su fama tanto a la poesía como a la filosofía.

En cuanto a la poesía, que cultivó desde muy temprana edad, todos los autores coetáneos e inmediatamente posteriores a él (entre ellos Mosé ibn Ezra, en su Kitab al-muhadara walmudakara) le consideran como uno de los mejores, si no el mejor, de los poetas hebraicoespañoles, más por su producción religiosa que por su poesía profana, aunque en ambas logró gran perfección formal y envidiable maestría de fondo, que la crítica moderna ha reconocido unánimemente. En sus versos de tema profano se aprecia notable influencia de la poesía árabe, influencia tanto formal—predilección por la casida—como temática, aunque su religiosidad le hizo ser comedido en la imitación. Cultivó prácticamente todos los géneros árabes: floral, amoroso, de amistad, panegírico (propio y ajeno), festivo, satírico, elegíaco, didáctico-moral, etc.

En cambio, en su poesía religiosa la influencia árabe es más reducida. Desde el punto de vista formal sigue la tradición religiosa judía y prefiere recurrir al estrofismo coral. Y en cuanto al fondo, las ideas judías (y en primera instancia la Biblia) se entremezclan con sus ideas neoplatónicas y con un misticismo extático e intuitivo, que dan a su temática sagrada gran variedad y profundidad; así se explica su fama, su influencia en poetas posteriores y que muchas composiciones suyas se incluyeran en el ritual judío sefardí. Así sus Azharot (Admoniciones), género que expone poéticamente los 613 preceptos de la religión judía; sus resuyyot (introducciones) y sus geulot (redenciones), a menudo dialogadas y siguiendo el molde epitalámico del Cantar de los Cantares. Su composición más destacada es el Kéter malkut (Corona real), de más de 400 versículos, en prosa rimada, escrita en su madurez, en la que aparecen las dos posiciones típicas del autor: una parte latréutica, de tono mayor (alabanzas a Dios y a sus obras, con inclusión de ideas astronómicas, cosmológicas, filosóficas) y una parte precativa o suplicante, de tono menor, en la que hace contrición de sus pecados y espera el perdón de la paternal bondad de Dios.

Como filósofo, Ibn Gabirol es el máximo exponente del neoplatonismo en la filosofía hebrea: no sólo influyó en los autores judíos, sino también en los escolásticos (en especial, la escuela franciscana) que le creyeron cristiano, la idea persistió hasta 1846, año en que S. Munk deshizo el error.

Escribió tres obras filosóficas, redactadas en árabe: dos de ellas (cuya paternidad es negada por algunos eruditos) abordan problemas éticos; la tercera y más famosa, es de carácter ontológico. La primera es el Kitab islah. ajlaq (Libro de la corrección de los caracteres), escrita en 1045 y traducida al hebreo en 1167 (por Yehudá ibn Tibbón con el título Tiqqún middot hanéfes), es un manual práctico de educación que señala las relaciones entre las cualidades del hombre (virtuosas o viciosas) con los cinco sentidos y los cuatro humores, todo ello con finalidad ética: corregir o educar esas cualidades. La segunda es el Mujtar al- yawahir (Selección de perlas) también vertida al hebreo por Ibn Tibbón (con el título Mibhar hapeninim): Es un centón de sentencias y máximas morales, derivadas de la paremiología árabe, distribuidas en 64 capítulos, es decir, el número de cualidades y acciones morales a que sucesivamente se refiere.

Pero la principal obra filosófica de Ibn Gabirol, y de atribución indiscutida, es la Fuente de la vida, cuyo original árabe se ha perdido, pero del que se conservan la traducción latina (Fons vitae, realizada por Juan Hispano y Domingo González, en el siglo XIII) y la traducción hebrea resumida (M×eqor H.ayyim, traducida por Sem T.ob ibn Falaquera, siglo XIII). Se trata de una obra sobre el origen y constitución de los seres (parte de un conjunto del que sólo queda esto). Se desarrolla en forma de conversación entre un maestro y su discípulo, a lo largo de cinco extensos «libros».

 

Monográficos

Los judíos en Aragón

Los judíos en Aragón

Sigue las huellas que ha dejado una de las culturas que convivió en el Aragón medieval.

Imágenes de la voz

...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT