Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Saura Atarés, Antonio

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/08/2009

(Huesca Buscar voz..., 22-IX-1930 - Cuenca, 22-VII-1998). Pintor Buscar voz.... De formación autodidacta, iniciada dolorosamente al contraer una tuberculosis. En ese tiempo empezó a escribir y a pintar obras introspectivas que pictóricamente tendrán una versión juvenil surrealista, con mágicas y poéticas alusiones al único jardín posible, no devastado culturalmente, en esos años: el del mundo interior y de la fantasía. Período surrealista, 1948 a 1955, cuyo precedente expositivo fue en la Sala Libros de Zaragoza el año 1950.

En 1952 viajó a París en compañía de José Ayllón, crítico y promotor del arte moderno. Poco tiempo después prolongará su estancia parisina por dos años, durante los que irá decantando el surrealismo inicial hacia unas formas experimentales más quebradas y espontáneas, decididamente abstractas. En 1957 funda en Madrid el grupo de vanguardia El Paso, conjuntamente con otros pintores como Canogar, Feito, Millares, etc., y en el que también estarán presentes los artistas aragoneses Pablo Serrano Buscar voz... y Manuel Viola Buscar voz....

Desde ese momento, la pintura de Antonio Saura puede definirse como abstracta y expresionista por la potencia y vitalidad del acto de pintar, reflejado en el lienzo, al margen de cualquier condicionamiento estético apriorístico. Experimenta con todos aquellos materiales y técnicas que reafirmen, por encima de todo, la exigencia de crear y de expresar plásticamente el impulso y estado de ánimo del pintor. Por ello, sus lienzos, papeles y collages se llenan de densas composiciones de color, rigurosamente austero, negros, blancos y grises, o se fragmenta en tonos indefinidos, aplicado en manchas, salpicaduras o chorreones. No pretende Saura únicamente la espontaneidad del gesto de pintar, sino que en sus estudiadas y reflexivas composiciones formula un nuevo espacio pictórico, complejo y distorsionado, y desgarrador casi siempre.

Pero la no figuración de Saura es, aparentemente, equívoca. En el concepto inicial de la obra, la figura humana, con predilección por los retratos-símbolo, y en especial por los rostros, está siempre presente, pero para destruirla y descarnarla en una hecatombe de manchas y trazos. Por eso, la pintura de Saura adquiere un carácter cíclico por la sucesión y series de sus temas. Desde sus autodestructivos autorretratos (1956-62), pasando por los de personajes históricos, predilectamente del barroco Buscar voz..., como los de Felipe II, o los goyescos —con una vinculante insistencia—, hasta los sex symbol de los años 50, como el de Brigitte Bardot (1958). Toda esta galería se completa con otros temas o series, como las de los sudarios, damas, desnudos y curas, y, como gran síntesis pictórica, la Gran Crucifixión (tríptico, 1957-58, Museo de Arte Contemporáneo de Veruela, Z.). En la década de los años 60, además de estas series, Saura practicará una pintura de concepción monumental en los trípticos dedicados a las multitudes desorientadas o conducidas por un deseo, como en Supermarket (técnica mixta sobre papel, 1964).

Pero esta pasión destructora y denunciadora de algunos temas y momentos de la obra de Saura vuelve a recuperar la sensitiva y delicada calidad del color y del juego de ingenio —de latente presencia surrealista que nunca le ha abandonado— en otras series dedicadas a la vida actual y a los objetos de consumo, tal como presenta en las llamadas acumulaciones, collages, automatismos y espléndidas superposiciones sobre soportes o figuras extraídas —o tomadas al azar— del uso diario o del acervo cultural del pasado.

Una espléndida síntesis retrospectiva de la obra de Antonio Saura fue expuesta en la Sala Luzán de Zaragoza durante los meses de febrero y marzo de 1981, que recapitularía toda su amplísima actividad expositora internacional.

Punto y aparte, como otra de sus extraordinarias aportaciones, es la serie de pinturas, 1979 a 1996, que tituló Retratos imaginarios, en los que sus fondos monocromos sirven para acoger expresivos retratos con títulos como Rembrandt, El perro de Goya o Retrato imaginario de Felipe II.

Fuera de lo estrictamente pictórico queda un conjunto de obras que indican su interés por otros medios artísticos. Basta recordar, al respecto, las siguientes: 1960- Varias esculturas en metal soldado hechas en Cuenca; 1964- Diez tapices realizados por Carola Torres en Madrid; 1964- 14 vidrieras, tituladas Pasión, para el pabellón de Jordania en la Feria Internacional de Nueva York; 1965- Una vidriera, titulada Crucifixión, para la iglesia St. Thomas en Amsterdam; 1968- Pintura mural, de 300 X 600 cm., para el Museo de la Revolución en La Habana, Cuba; 1987- Un mural, titulado Elegía, de 20 X 10 m. para la Diputación de Huesca, 1966- Mural de cerámica para Grancasa, Zaragoza, realizado en Alcañiz junto con el ceramista Fidel Ferrando Buscar voz....

Diseños para escenografías, entre 1963 y 1995, libros escritos por el propio pintor y libros ilustrados, así como una sustancial filmografía sobre su obra y una dilatadístima bibliografía, señalan, como es sabido, la trascendencia de este artista.

• Bibliog.:
Torralba Soriano, F.: Pintura contemporánea aragonesa; Zaragoza, Guara Editorial, 1979.
Cirici Pellicer, A.: Antonio Saura; Ministerio de Cultura, Madrid y Barcelona, 1980.
Guigon, Emmanuel y Saura, Antonio: El jardín de las cinco lunas. Antonio Saura surrealista; Diputación Provincial de Teruel, Museo de Teruel, 28 de octubre-27 de noviembre de 1994.
Martínez, Rosa y Saura, Antonio: Antonio Saura. Retratos imaginarios; pinturas, 1979-1996; Sala de exposiciones del Banco Zaragozano, Zaragoza, enero-febrero, 1997.
Catalán, Carlos: Antonio Saura. El prestidigitador de imágenes; Centro de Exposiciones y Congresos, Ibercaja, Zaragoza, del 14 de abril al 30 de junio de 1999.
Pérez-Lizano Forns, Manuel: Focos del surrealismo español, artistas aragoneses 1929-1991; Mira editores, Zaragoza, 1992.
Pérez-Lizano Forns, Manuel: Abstracción plástica española. Núcleo aragonés: 1948-1993; Mira editores, Zaragoza, 1995.
Ríos, Julián: Las tentaciones de Antonio Saura; Mondadori España, Madrid, 1991.
Meinke, Hans: Saura y los libros de su vida; Círculo de lectores, Madrid, 1992.
VV.AA.: Saura Decenario 1980-1990; Diputaciones Provinciales de Huesca, Teruel y Zaragoza, Museo de Teruel, 16 de mayo-30 de junio, 1991, itinerante: Palacio de Sástago, Zaragoza, y Salas Exposiciones Diputación de Huesca. Un mural para Aragón. Antonio Saura y Fidel Ferrando; Sala de exposiciones del Ayuntamiento de Alcañiz, 27 de marzo-26 de abril de 1998, textos de Carlos Abril Navarro, Sebastián López, Juan Manuel Bonet y Manuel Pérez-Lizano Forns.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

Imágenes de la voz

Elegía. Obra mural en la ...Elegía. Obra mural en la Diputació...

Antonio Saura Atarés...Antonio Saura Atarés

Dama en technicolor...Dama en technicolor

Tentaciones de San Antoni...Tentaciones de San Antonio

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT