Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Sánchez Ciruelo, Pedro

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/08/2009

Aunque su familia procedía de Molina de Aragón, nació en Daroca Buscar voz... alrededor del año 1470 y murió, en opinión de Saldoni, el 4-XI-1548, según consta en los libros de la catedral de Salamanca. Inició sus estudios en su ciudad natal, concluyéndolos en Salamanca, desde donde se trasladó a París, todavía muy joven, para perfeccionarlos; en esta Universidad, además de graduarse de doctor, fue profesor de Matemáticas. Tras diez años de estancia en París vuelve a España hacia 1509 y el 17-I-1510, a instancias del cardenal Ximénez de Cisneros, que conocía su valía, entró en el Colegio Mayor de San Ildefonso, de la Universidad de Alcalá, en donde explicó Teología y fue canónigo de la de Salamanca, lugar éste en donde parece residió hasta su muerte. Hay quien indica fue preceptor de Felipe II Buscar voz... cuando éste contaba ocho años; otros refieren estuvo propuesto para tal fin junto con los doctores Carrasco y Silíceo y quince más pero, aun cuando Ciruelo iba en primer lugar, a los oídos cortesanos no les agradó su apellido ni su pequeña estatura, por lo que eligieron al Dr. Silíceo.

Al principio Ciruelo empleó sus dos apellidos pero más tarde abandonó el primero. Sus conocimientos preferidos eran la filosofía y las matemáticas y era docto en teología, historia, música y otras materias. Su vasta formación le condujo a «creer solamente en el influjo físico de los hechos que admitía como fundamentales y causales la ciencia aristotélica, y declaró perfectamente libres los actos humanos y los sucesos que dependían de la voluntad del hombre por cualquier modo y bajo cualquier forma». En una de sus obras publicadas en Alcalá en 1523, Ciruelo opina que «de noviembre a febrero de 1524 habría algunas lluvias pero no tantas como se temían» y discute con distintos astrólogos alemanes. De su amplia obra, por lo menos catorce trabajos, merecen destacarse la Reprobación de la supersticiones y hechicerías, con seis ediciones, los Siete Tratados de Matemáticas, Física y cuestiones de la naturaleza y su obra inédita Compendio de todos los libros de Aristóteles de Re naturali que, según Latassa Buscar voz..., trató de publicar el aragonés Juan Clemente.

• Obra: Arithmética Thomae Bravardini, «Explicit Arithmetica especulativa Thomae Bravardini bene revisa et correcta a Petro Sanchez Ciruelo Aragonensi, mathematicas legente Parsii, impressa in campo Guillardo Anno Dominica Incarnationes 1502 in Mense Martii». Tractatus Arithmetica Practicae, qui dicitur Algorismus, «a Petro Sanchez Ciruelo noviter compilatus» (París, 1505). Berrueni Sphere Mundi commentarium, «insertis etiam questionibus Petrix de Aliaco» (París, 1508). Opusculum de Sphera Mundi, «Joannes de Sacrobosco cum additionibus, et familiarisimo comentario Petri Ciruelo Darocensis, hunc decente correctis a suo Autore, intersectis etiam egregiis quoe quoestionibus Petri de Aliaco» (Alcalá, 1526); es una edición comentada de la Esfera de Sacrobosco, en cuyo prefacio destaca una serie de astrólogos anteriores al siglo XVI, y tiene como apéndice un Diálogo, cuyos interlocutores son Darocensis y Brugensis en el que se presentan adiciones en las sucesivas ediciones. De vera Luna Paschali, et de correctione Calendarii Scripserat Ciruelus de hoc argumento (Alcalá, 1515). De laudibus Cardinalis Ximenez de Cisneros, «et de temporum insequentium deploratione, super illud Davidis: Increpa seras arundinis, congregatio tantorum in Vacciis Populorum. Oratio habita in Academia Complutensi in obitu memorati Cardinalis» (Alcalá, 1517). Examerom Theologal (Alcalá, 1519); trata de las causas así teológicas, como filosóficas o médicas de la peste. Prima pars Logica ad veriores sensus, «textus Aristotelis per Reverendum Magistrum P.C.D. satis abunde perlucideque declarata duobus opusculis. Altero quidem introductio in vocabularum derivatione. Altero vero principali in Predicamentorum sufficientissima coordinatione» (Alcalá, 1519). Apotelesmata Astrologiae Humanae: hoc est de matationibus temporum (Alcalá, 1521); contiene tres libros de astrología en la parte admisible en su época y un centiloquio análogo al de Ptolomeo. Introductio astrologica (Alcalá, 1523). Cinco ediciones conoció en el siglo XVI el Confesionario del maestro Pedro Ciruelo; examinado y aprobado por los señores del Consejo de la Santa Inquisición Buscar voz..., vio la luz por primera vez en Alcalá en 1524 y posteriormente tuvo dos ediciones en Sevilla y una en Alcalá y Zaragoza. Esta última, que Latassa considera de las más correctas y curiosas, es de 1546 y se hizo en la oficina de Jorge Cocci Buscar voz.... Magistri Petri Ciruelo, Hispani Theologi, et Astrologi insignis ad serenis. Principem Ferdinandum, «Hispaniarum Infantem, et Austriae Archiducem, ac Imperatoriae Majestatis Locumtenentem ex Hispania transmissum, ex Hispanico Idiomate conversum in annum Vigesimun Quartum attentione dignum pronosticum» (sin lugar, sin año). Theologicae, et Moralis prudentiae, «documenta circa horrendum quorundam Astrologorum juditium de Magno Siderum futuro conventu» (Alcalá, 1542). Cursus quator Mathematicarum Artium Liberalium «quos recollegit, atque correxit Magister Petras Ciruelus, Darocensis Theologus simul et Philosophus»; la edición más antigua de la que se tiene referencia es una de Zaragoza de 1516, aunque el lugar no figura en el ejemplar de dicha edición que hay en la Biblioteca del Escorial. De esta obra, la que más fama dio a Ciruelo, se hicieron dos ediciones más en Alcalá en los años 1526 y 1528. Paradoxae Questiones decem (Salamanca, 1538). Por último cabe consignar otra de sus obras más famosas, Reprobación de las supersticiones y hechicerías, «libro muy útil y necesario a todos los buenos cristianos» (Salamanca, 1539).

• La obra matemática de Ciruelo: Pedro Ciruelo no fue un matemático renacentista, esto es, no estuvo inmerso, ni siquiera influenciado, por la corriente científica que se iniciaba en Italia y en el sur de Francia, con el importante desarrollo del álgebra que impulsaron Lucas del Burgo y Chuquet. Sus referencias bibliográficas van hacia Bravardino, Sacrobosco y Jordano, a los que constantemente cita. No obstante, aunque es de lamentar la elección de tan obsoleta escuela, debido a su larga estancia en París, hay que reconocer sus aptitudes de buen expositor y el cierto prestigio que confirió al estudio de las ciencias exactas.

• Música: El nombre de Pedro Ciruelo, uno de los más representativos dentro de la cultura española de la primera mitad del siglo XVI, entronca con la música por su libro Cursus quatuor mathematicarum artium liberalium (Curso de las cuatro artes matemáticas liberales), primera edición en Alcalá, 1516. En esta obra trata de la aritmética, geometría, perspectiva y música. La música queda incluida dentro de las matemáticas. Era la manera tradicional de entender la música, que se estudiaba dentro del Cuadrivio medieval. El maestro Ciruelo es un teórico especulativo de la música. No se debe creer que compusiera obras musicales. De hecho, no se conoce ninguna del darocense, aunque no sería extraño que hubiese compuesto alguna, dada su universalidad tan asombrosa. Ciruelo procede en su Cursus quatuor... como un pedagogo tradicional. Primero, presenta algunos tratados anteriores, concernientes a la materia que se propone explicar; luego añade sus propios comentarios.

Por lo que a la música se refiere, reproduce en su obra el tratado Elementa musicae del teórico francés Jacobo Fabro Stapulense (Lefébre d´Estaples), comentador, a su vez, de la música de Boecio. A este trabajo del Stapulense, Pedro Sánchez Ciruelo antepone un breve prólogo original.

• Bibliog.:
Sánchez Pérez, J. A.: Las Matemáticas en la Biblioteca del Escorial; Madrid, 1929.
Lorente de No, J. M.: «Pedro Sánchez Ciruelo»; Revista Matemática Hispano Americana, t. I y II, 1919-1920.
Solana, Marcial: Historia de la Filosofía Española en el siglo XVI; t. III, Madrid, 1941.

 

Monográficos

La Edad Moderna en Aragón. El Siglo XVI

La Edad Moderna en Aragón. El Siglo XVI

El siglo más convulso provocará el final de los privilegios del reino.

Miguel Servet

Miguel Servet

El aragonés más internacional que mejor representa el espíritu humanista del Renacimiento.

Imágenes de la voz

Pedro Sánchez Ciruelo: <i...Pedro Sánchez Ciruelo: Cursus q...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT