Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Romanticismo

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/08/2011

(Literatura) Conocemos muy mal la historia externa del romanticismo aragonés que, en todo caso, no fue muy brillante. Los dos escritores más destacados del período —el turolense Braulio Foz Buscar voz... y el caspolino Miguel Agustín Príncipe Buscar voz...— no fueron románticos, y el último un equívoco valedor de lo clásico o lo ecléctico. Pese a todo, en torno al Liceo Artístico Buscar voz... de Zaragoza y su revista La Aurora Buscar voz... (1840-1841) hay un grupo de interés en el que destaca con luz propia Jerónimo Borao Buscar voz...; como cultivador del drama histórico de tema aragonés, sus éxitos son tardíos (coinciden casi con los de Marcos Zapata Buscar voz..., un retrasado beneficiario del tema) y ceden preferencia a los del citado Príncipe. Por su lado, José María Huici Buscar voz... es autor de algunas novelas históricas aragonesas que han de colocarse al lado de otras, como las dos que editó en Valencia el importante impresor (de origen aragonés) Mariano Cabrerizo: Las ruinas de Santa Engracia o el sitio de Zaragoza (1830) de Francisco Brotóns, y Marcilla y Segura o los amantes de Teruel (1838) de Isidoro Villarroya. Pese a aportaciones de valor tan menguado, sorprende lo duradero de los estereotipos románticos en Aragón: están todavía presentes en la primera Revista de Aragón Buscar voz... (1878-1880) y muy particularmente cifrados en la obra de una narradora, María del Pilar Sinués Buscar voz..., y del poeta Valentín Marín Carbonell Buscar voz....

Al lado de esta parva cosecha propia, cobra, sin embargo, un considerable relieve lo que cabría llamar el «Aragón romántico» o, si se prefiere, el desarrollo de la imagen romántica de Aragón por artistas propios y, sobre todo, extraños. Existe, por un lado, la progresiva configuración del mito baturro Buscar voz..., que ya asoma en alguna comedia de Bretón Buscar voz... y que tiene insistente cultivo aragonés en la segunda mitad del siglo (costumbrismo Buscar voz...). Pero, por otro lado y en forma más decididamente «romántica», surge otra imagen regional en la que influye el nuevo paisajismo, los temas históricos del pasado y los hechos históricos recientes (los sitios zaragozanos, en forma destacada). No es casual que dos de los tres grandes dramas históricos españoles tengan ambientación aragonesa: El trovador Buscar voz... (1836) de Antonio García Gutiérrez (ópera de Verdi en 1853) y Los amantes de Teruel Buscar voz... (1837) de Juan Eugenio Hartzenbusch. Y el mismo duque de Rivas, autor del Don Álvaro, había estrenado en el Cádiz liberal de 1822 su tragedia clásica Lanuza. Incluso el romanticismo teatral francés tuvo color aragonés por la ambientación aragonesa del Hernani (1830) de Víctor Hugo Buscar voz... (quien, pese a conocer España, nunca estuvo en Aragón) y la proclamada ascendencia «aragonesa» de su otro héroe, Ruy Blas (1838).

En 1848 el Aragón de José María Quadrado Buscar voz... fija a su vez un repertorio de paisajes y temas de amplia bibliografía: el Somontano del Moncayo que inspiró a Bécquer Buscar voz... tantas páginas; la fantasía del Monasterio de Piedra, cantada por Víctor Balaguer Buscar voz..., Juan Valera, Campoamor y Núñez de Arce; la leyenda oscense de Ramiro II, glosada en La Campana de Huesca Buscar voz... (1852) por Cánovas del Castillo; la vida medieval de Ansó llevada a las tablas por Pérez Galdós Buscar voz... en Los condenados (1894)... Todavía el siglo XX el prolífico narrador «rosa» alicantino Rafael Pérez y Pérez ha llevado a paisajes aragoneses de Loarre y Albarracín algunos de sus personajes predilectos.

 

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

La disolución del Antiguo Régimen

La disolución del Antiguo Régimen

La lenta ascensión de la clase burguesa en Aragón y el proceso constitucional en la primera mitad del siglo XIX

Imágenes de la voz

"El escritorio encantado", obra de...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT