Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Roda y Arrieta, Manuel de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 05/02/2007

(Zaragoza, 5-II-1708 - La Granja, Segovia, 3-VIII-1782). Político aragonés. Su padre era de Maella y su madre zaragozana; su partida de bautismo figura en el archivo del Pilar Buscar voz.... Hizo sus estudios medios en el colegio de los jesuitas y Derecho en la Universidad de su ciudad natal, en calidad de «manteísta» (estudiante pobre), puesto que sus blasones no se cotizaban suficientemente altos para hacerle figurar como «colegial».

En la actuación política de Roda (iniciada en sus tardíos cuarenta años, después de haber ejercido la abogacía en Madrid) cabe preguntarse si no trascendió un resentimiento social incubado en él desde sus años de estudiante universitario, y avivado constantemente por el hecho de que lo que él llamaba la «coligación colegial» lo marginaba sistemáticamente en su puja por ascender en la carrera política. Durante el reinado de Fernando VI Buscar voz... se hizo del partido o cábala del duque de Alba, enemigo declarado del marqués de la Ensenada y de los jesuitas. Gracias a él obtuvo su primer cargo importante, el de agente de preces en Roma (1758-65), al que unió el de embajador en la misma ciudad desde 1760.

En 1765 fue nombrado ministro (secretario) de Gracia y Justicia: fue el primer ministro español libremente elegido por Carlos III Buscar voz... para cubrir la primera baja, por fallecimiento del equipo de gobierno que le había legado su regio hermano. En virtud de su cargo tenía que despachar prácticamente cada día con el rey, sobre cuyo ánimo llegó a influir poderosamente, sobre todo en materias eclesiásticas.

Fue considerado por sus contemporáneos como el ministro favorito de Carlos III, por lo menos durante los primeros años de su gestión al frente de la «cartera» de Gracia y Justicia. No es ninguna exageración considerarlo la eminencia gris de este reinado desde 1765 a 1777, fecha en que comienza la incontestada influencia política de Floridablanca.

En las relaciones entre España y los Estados Pontificios (más bien vidriosas entre los años 1766-69), Roda, profundo conocedor de los entresijos de la curia romana (por su reciente experiencia como agente de preces y embajador), se convirtió en auténtico oráculo para Carlos III.

Particularmente decisiva fue su actuación en la expulsión de los jesuitas: con motivo del llamado motín de Esquilache Buscar voz... (marzo 1766), intervino en la creación de una «pesquisa secreta» para desenmascarar a los autores de los tumultos, que, manipulada por él y por el fiscal Campomanes (quienes se sirvieron, además, del confesor real, P. Osma) y con la colaboración de un grupo reducido del Consejo de Castilla cuidadosamente seleccionado por su antijesuitismo, llegó a la conclusión de que todos los males pasados se debían a un «cuerpo religioso» que militaba abiertamente contra la monarquía española y que no era otro que la Compañía de Jesús Buscar voz.... Fue Roda quien más insistió en que debía ser el conde de Aranda Buscar voz..., como presidente del Consejo de Castilla, el responsable último de la ejecución del extrañamiento de los jesuitas (o la «operación cesárea», como el mismo Roda la llamaba).

A Roda hay que atribuir también la reforma (léase el principio del fin) de los colegios Buscar voz... mayores, que él consideraba refugio de un grupo o casta de privilegiados acaparadores de los cargos más importantes y lucrativos del Estado y de la Iglesia.

Fiel exponente y militante del regalismo dieciochesco, combatió incansablemente contra todo lo que él consideraba intromisión de la Iglesia dentro del ámbito reservado a las «regalías de la Corona», por ejemplo contra las inmunidades eclesiásticas y contra algunos poderes (excesivos para él) del Nuncio —«un mueble inútil», como le llamaban él y Azara Buscar voz...—. Intentó también reformar la Universidad española, pero murió sin haber conseguido logros duraderos.

Permaneció al frente de su secretaría o ministerio durante diecisiete años, hasta su muerte en el Real Sitio de La Granja. El título de marqués de Roda, otorgado por Carlos III, pero del cual él no disfrutó en vida, fue a parar a su sobrino político Miguel Lorieri; su magnífica biblioteca se conserva en el seminario de San Carlos de Zaragoza.

• Bibliog.: No existe ninguna biografía de Roda; sin embargo, en el departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza una monografía sobre la actuación política de Roda espera su publicación. Para sus años romanos (1758-65), véase la obra de Olaechea, Rafael: Las relaciones hispano-romanas en la segunda mitad del XVIII. La agencia de preces; 2 vol., Zaragoza, 1965.

 

Monográficos

El siglo XVIII en Aragón

El siglo XVIII en Aragón

Tras el desastre de la desaparición del reino se vive una época de esplendor con la Ilustración.

Imágenes de la voz

Manuel de Roda y Arrieta....Manuel de Roda y Arrieta. Retrato ...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT