Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Aragón Azlor, Juan Pablo de

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Pedrola, Z., 1730 - Madrid, 1790). Duque de Villahermosa, conde-duque de Luna y grande de España de primera clase. Heredero de una de las familias más nobles de Aragón cuyo lema era Sanguine empta, sanguine tuebor—, el duque de Villahermosa representa la figura típica del noble español ilustrado, lector de la Enciclopedia, con permiso para retener libros prohibidos y propagador de las doctrinas de los filósofos contemporáneos, pero, como buen aristócrata, defensor al mismo tiempo de los privilegios de su estamento nobiliario.

Su amistad con el conde de Aranda le condujo al partido aragonés. Fue agregado de la embajada española en París, donde casó con doña Manuela Pignatelli, hija del embajador en Francia conde de Fuentes. En 1772 dejó la agregaduría y marchó primero a Londres y después a Madrid. Su hostilidad al partido de los «golillas» le llevó a promover la candidatura de don Ramón Pignatelli como sucesor de Grimaldi para impedir así la partida del conde de Aranda a París; fracasados sus planes, Figueroa ocupó la presidencia del Consejo de Castilla, y Aranda, jefe nato del partido aragonés, fue alejado de sus seguidores, quienes se refugiaron en la camarilla de los príncipes de Asturias y desde allí siguieron atacando a Grimaldi. Villahermosa siguió apoyando a su tío político y constructor del Canal Imperial, Pignatelli, aprovechando su valimiento cerca de los príncipes, por lo que fue acusado de intrigante. Carlos III solucionó la cuestión nombrando ministro a Moñino y enviando a Roma a Grimaldi. Floridablanca apoyó la construcción del canal pero, temeroso de la asiduidad del duque de Villahermosa a la camarilla de los príncipes de Asturias, decidió aislarle enviándole a la embajada española en Turín, en 1779.

Allí permaneció hasta 1783, en que le fue concedido el retiro, con lo que cesa su actividad política. A ésta unió una decidida afición a las letras que le llevó a reducir las fábulas de la mitología griega a un cuerpo de historia y cronología. Tras su viaje a Ferney para visitar a Voltaire, inició la traducción al francés de El Criticón de Baltasar Gracián. El Diario escrito a lo largo de toda su vida sólo ha sido utilizado como documento histórico parcialmente. Menéndez y Pelayo publicó en 1894 en la Revue d’Histoire Littéraire de la France, las Lettres inédites de Beaumarchais, Galiani et d´Alembert au duc de Villahermosa. En 1777 fue nombrado miembro de la Real Academia de la Lengua, desde donde participó en la preparación de la tercera edición de su Diccionario.

• Bibliog.: Olaechea, Rafael: El duque de Villahermosa; «Biografías aragonesas», Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 1967.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monográficos

El siglo XVIII en Aragón

El siglo XVIII en Aragón

Tras el desastre de la desaparición del reino se vive una época de esplendor con la Ilustración.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT