Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Regadíos

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 16/10/2009

Al tratar este complejo tema, ha sido conveniente desglosarlo en diversas zonas regables. Para facilitar la consulta, damos las voces correspondientes: riegos del Alto Aragón Buscar voz..., Canal de Aragón y Cataluña Buscar voz..., riegos del pantano de Arguis Buscar voz..., Canal de Bardenas Buscar voz..., riegos del pantano de Santa María de Belsué Buscar voz..., Canal de Calanda Buscar voz..., riegos de Civán Buscar voz..., Canal del Ebro Buscar voz..., embalses actuales y futuros Buscar voz..., antiguos regadíos del Gállego Buscar voz..., regadíos del Guadalope Buscar voz..., Canal de Huesca Buscar voz..., regadíos de la cuenca del Jalón Buscar voz..., regadíos del Canal de Lodosa Buscar voz..., Monegros II Buscar voz..., Canal del Somontano de Guara Buscar voz..., Canal de Tauste Buscar voz..., riegos de Valmuel Buscar voz....

Hist. Med.: Los estudios sobre regadíos medievales aragoneses son pocos en número e insuficientes en sus logros, de forma que se puede decir que su historia está por escribir. Este hecho no debe extrañarnos, puesto que la documentación conservada sobre el tema es escasa, por lo que hay que acudir a infinidad de noticias deslavazadas y sueltas que exigen un trabajo ímprobo, de dudosos resultados. Hallar textos anteriores al siglo XIV que traten de alguna acequia concreta, de su construcción, de sus reparaciones y conservación, de su régimen de aprovechamiento, es algo inusitado. Sólo desde el siglo XIV comienzan a abundar los pleitos sobre el uso de las aguas de riego, pero aun con todo, aunque estos documentos suelen remontarse a veces a antecedentes históricos, el historiador se las ve y se las desea para cubrir lagunas informativas considerables.

Prácticamente sólo existen tres artículos sobre regadíos medievales, de modo que es preciso valerse de trabajos geográficos sobre regadíos concretos y de estudios geográficos de carácter general o comarcal, con referencias sueltas acerca del sistema de riegos. En todos ellos se pueden espigar datos inconexos. Es denominador común en todos estos trabajos la duda que invade a todos sus autores sobre la paternidad de muchos regadíos considerados tradicionalmente de origen musulmán. Muchas de nuestras acequias se remontan, sin duda alguna, a la época romana, aunque los moros las reacondicionaran y, por supuesto, abrieran otras nuevas. No obstante nadie discute que los musulmanes fueron quienes dieron un impulso definitivo a los regadíos aragoneses. Prácticamente toda la nomenclatura en torno a ellos es de origen árabe: acequias, adores, adulas, albercas, aljibes, azudes, ejarbes, itas, reaces o alfardas, zabacequias, etc., son instituciones o partes de ese sistema de riego.

Sin duda alguna, la comarca mejor conocida, aunque todavía de manera incompleta, es la que rodea a Zaragoza y su termino. Son bastantes las noticias acerca de las acequias y brazales sangrados de los ríos Jalón, Huerva, Gállego o Ebro. También, aunque parcialmente, conocemos el «régimen de riegos» y la modalidad del derecho de aguas en la región aragonesa colindante con el monasterio de Veruela.

Los regadíos del Cinca, desde Monzón hasta Zaidín, nos son mejor conocidos, tanto las acequias de la margen derecha (Conchal, Pomar, Alcolea, Ontiñena, Ballobar y Fraga) como las de la izquierda (Arias, Mayor o de la Huerta Vieja de Monzón, Paúles, Salobrás, Sosiles, Acequia Vieja de Monzón, Ripol o Albalate, Comendador y Zaidín-Almudáfar).

A través de un trabajo de índole geográfica de V. Bielza (Aportación al estudio de los regadíos del Jalón: las vegas bilbilitanas en el pasado), sabemos el planteamiento, génesis, trazado y estructura de la red de regadíos bilbilitanos, proporcionando, por vegas, las distintas acequias, azudes y balsas existentes; aunque referido a la actualidad, puede ayudar bastante a la hora de interpretar los documentos medievales de la zona.

Por otro estudio de carácter geográfico, el de J. I. Marco (El Canal Imperial de Aragón. Estudio geográfico), conocemos algunos datos de las acequias del Jalón, Ebro y Huerva que irrigaban los términos que luego atravesaría el Canal Imperial. Destacan, de Alagón y comarca, las acequias de Furón Mayor, riego de Sageta y acequias de Alagón, Pedrola, Rey, Centén, Azutillo, Madriz, Utebo y Mezalmazorri; en el término de Zaragoza, la acequia de Almozara, brazal de Masones, acequias del Palmo, Pinseque, Galvia y Viella. Entre los regadíos de la Huerva, la acequia Romareda, brazal de Mascara, una hijuela del Rabal de las Fuentes —que atravesaba el Ebro sobre un acueducto o canal de madera—; las acequias de Otrellas y Canoclán. En la zona de Gallur-Novillas, la acequia Vieja, el riego de la Oliva y el del Molino.

Unas pocas notas sobre los riegos del Aguas, Alcanadre y Alfambra completan el desdibujado conocimiento de la época medieval.

Los hallazgos espectaculares y concluyentes nos han estado vedados hasta ahora, por lo que tendremos que valernos para su estudio de los abundantes detalles pequeños que aparecen en todo tipo de documentos: capitulaciones matrimoniales, donaciones, compras, permutas, delimitaciones de términos, contiendas y sentencias sobre problemas diversos, testamentos, actos de arbitraje, etc. De este tema sólo se podrá llegar a saber algo concreto a través de esa multitud de indicios desperdigados que, por sí solos, no tienen valor alguno pero que, todos juntos, al menos pueden aproximarnos bastante a lo que fueron los regadíos medievales.

• Bibliog.:
Castillón Cortada, F.: C.H.J.Z.; 35-36 (1979), pp. 381-455.
Giménez Soler, A.: «El problema de la variación del clima en la cuenca del Ebro»; Memorias Fac. Filosofía y Letras, I, Zaragoza, 1922, 129 pp.
González Palencia, A.: Al-Andalus, X (1945), pp. 79-88.
Ubieto Arteta, Agustín: «Estado actual de los estudios sobre los regadíos aragoneses medievales»; III Jornadas sobre el Estado actual de los Estudios sobre Aragón, Tarazona, 1980, II, Zaragoza, 1981, pp. 885-892.

Hist. Mod.: Aunque los estudios sobre los regadíos en la Edad Moderna están en sus inicios, es evidente que su evolución estuvo marcada por la coyuntura económica. Al crecimiento de la superficie regada en el siglo XVI sucedió en la centuria del Barroco el estancamiento e incluso la recesión, para de nuevo en el siglo XVIII conocer una nueva e importante expansión. Durante el siglo XVI, la tradicional lucha contra la sequía, unida al crecimiento demográfico de la centuria, llevó al campesino aragonés a desarrollar un importante esfuerzo en la construcción de nuevas acequias y en la mejora de las ya existentes. El crecimiento económico que acompañó al siglo del Renacimiento permitió disponer de los recursos económicos precisos para financiar los proyectos. A fines del siglo XV, en 1496, el Concejo zaragozano iniciaba las primeras gestiones para acabar con los problemas de agua que tenían los regantes de la Almozara. Estas gestiones terminarían andando el tiempo en el proyecto de la Acequia Imperial Buscar voz.... También a fines del siglo XV, Tauste comenzaba a buscar agua para sus secanos. Bien entrado el siglo XVI construía la acequia de su mismo nombre, Acequia de Tauste Buscar voz..., derivada del Ebro y en colaboración con Fustiñana y Cabanillas. A principios de siglo, en 1510, La Almunia de Doña Godina conseguía permiso del señor de Ricla para tomar agua del Jalón. Tras la concordia pertinente, La Almunia emprendía la ampliación de su regadío, tarea que se prolongó a lo largo de la centuria e incluso en los primeros años de la siguiente. En Caspe Buscar voz..., la comunidad cristiana levantaba el azud de Civán Buscar voz... y la acequia de su mismo nombre y los moriscos el de la Herradura que regaría el término que hoy se halla inundado por las aguas del pantano de Mequinenza. Barbastro aprovechaba los caudales de unos barrancos recuperando para el regadío, el llamado Regano Viejo, mientras El Burgo de Ebro ampliaba asimismo la superficie regada mediante las pertinentes reformas en el muro que derivaba el agua del Ebro. Por su parte, Alcañiz gastaba grandes sumas de dinero en utilizar el agua de su estanca. La investigación histórica que en estos momentos está en curso nos llevará a conocer otros proyectos que hoy en día permanecen ocultos. Durante el siglo XVII, la superficie regada permanece estable e incluso en algunos casos retrocede como consecuencia de la profunda crisis económica y demográfica que padece Aragón a lo largo de esta centuria. Por el contrario, en el siglo XVIII asistimos de nuevo a una importante expansión de regadío, producto fundamentalmente de la construcción del Canal Imperial Buscar voz... y del Real de Tauste Buscar voz....

• Bibliog.:
Colás Latorre, G.: La agricultura aragonesa en los siglos XVI y XVII; Alcorces, núm. 15, Zaragoza, 1980.
Pérez Sarrión, G.: El Canal Imperial y la navegación hasta 1812; Zaragoza, 1975.
Colás Latorre, G.: La Bailía de Caspe en los siglos XV y XVII; Zaragoza, 1978.

Regadíos del Canal Imperial. La historia de estos antiguos regadíos acredita, una vez más, la existencia del problema denominado de la lenta maduración de las zonas regables. Aun teniendo en cuenta que el Canal no llegó a Zaragoza hasta 1784, es interesante observar los siguientes datos, que aporta el P. Fernández Marco, S. J., relativos a la superficie regada a través del tiempo: En el año 1540, 4.284 Ha.; en 1745, 4.665 Ha.; en 1788, 2.602 Ha.; en 1821, 9.996 Ha.; en 1837, 10.188 Ha.; en 1850, 11.177 Ha.; en 1932, 25.518 Ha.; en 1951, 25.613 Ha.

Las anteriores superficies comprenden tanto los regadíos aragoneses como los navarros. Actualmente la superficie aragonesa regada por el Canal, asciende a 23.099 Ha., teniendo en cuenta las pérdidas de regadío experimentadas a causa del crecimiento urbano de Zaragoza. Existe desde 1956 un proyecto de ampliación de la zona regable, a realizar en tres zonas, A, B y C. La primera está situada en la margen derecha del Canal, entre el barranco del Reguero (al este de Mallén) y el río Jalón. Se basa en la construcción (en dicho barranco) del embalse de Loteta, de 47 Hm.3 de capacidad, a rellenar con aguas sobrantes del Canal de Lodosa Buscar voz..., lo que no impide que la zona regable obtenida dependa administrativamente del Canal Imperial. Se obtendrían 2.897 Ha. de nuevo regadío, de las cuales 1.267 serían por elevación del propio embalse y el resto por gravedad. La zona B se sitúa en la margen derecha del Canal, entre el río Jalón y los aeropuertos; consiste en dos elevaciones de agua que permitirían obtener 3.861 Ha. de nuevo regadío. Finalmente la zona C, situada también en la margen derecha del Canal, va desde El Burgo de Ebro hasta un punto intermedio entre Fuentes y Quinto, y supone 1.241 Ha. de nuevos regadíos, así como mejora de 1.222 Ha. de regadíos actuales. En Total los nuevos regadíos a establecer suponen 7.999 Ha., cuya importancia es evidente en una zona densamente poblada, donde los avances urbanos, industriales y de comunicaciones están mermando la superficie regable.

• Bibliog.:
Fernández Marco, J. I.: El Canal Imperial de Aragón. Estudio geográfico; Zaragoza, 1961.
IV Consejo Económico Provincial: Ponencia Actividad Agraria; Zaragoza, 1962.
C.e.s.i.e.: Ponencia Regadíos; Zaragoza, 1971.

Regadíos recientes y futuros. En siglo XX la transformación en regadío de Aragón recibe un fuerte impulso con el Plan de Obras Hidráulicas de 1902 y el Plan de Riegos del Alto Aragón Buscar voz... de 1913, este último todavía sin desarrollarse en su totalidad. A lo largo de la historia, la superfice que los aragoneses han ido transformando en regadíos supera las 415.000 has. De ellas, 227.591 ha. corresponden a los llamados grandes sistemas de riego y el resto a pequeños regadíos. En este proceso histórico de desarrollo de los regadíos debe citarse el Plan General de Riegos de Aragón elaborado por la Diputación General de Aragón Buscar voz... durante la presidencia de Santiago Marraco Buscar voz... y cuyas Estrategias para su desarrollo se presentaron en las Cortes Buscar voz... Regionales y en información pública en 1986. Este Plan proyectaba duplicar la superficie regada hasta alcanzar las 816.500 hectáreas. Estos futuros regadíos se distribuían a lo largo de todo Aragón, en 35 áreas (ver relación), constituyendo un autentico Plan Regional al gozar casi todo el territorio aragonés de las posibilidades de transformación en regadío. No obstante, este Plan es difícil que, en la situación actual, pueda llevarse a cabo ya que, por diversas cuestiones, entre ellas los actuales excedentes agrícolas de la Comunidad Europea, desde esta Institución no se apoya la creación de nuevos regadíos, con lo cual, éstos deberán financiarse con fondos regionales o estatales. En estos momentos, los regadíos de Aragón dependen del Plan Nacional de Regadíos (que se centra fundamentalmente en las zonas de declaradas de interés nacional como Monegros y Bardenas). Junto al Plan Nacional actúa el Plan Regional, que se ha orientado en los últimos años a modernizar antiguos regadíos.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

El Ebro y los aragoneses

El Ebro y los aragoneses

La relación que mantiene el río Ebro con los aragoneses durante toda su historia.

Los ríos de Aragón

Los ríos de Aragón

Un recorrido por la red hidrográfica aragonesa, uno de los principales elementos vertebradores del territorio.

Imágenes de la voz

Canal de Terreu (Huesca)...Canal de Terreu (Huesca)

Canal del Cinca (Huesca)...Canal del Cinca (Huesca)

Canal de la Estanca de Al...Canal de la Estanca de Alcañiz (Te...

Distribución de los antig...Distribución de los antiguos y nue...

Recursos de la voz

Transformaciones en las z...Transformaciones en las zonas decl...

Distribución de los nuevo...Distribución de los nuevos regadío...

Futuros regadíos según el...Futuros regadíos según el Plan Reg...

Principales sistemas de r...Principales sistemas de regadío me...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT