Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Ramírez, los

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 23/03/2011

Familia de escultores Buscar voz... aragoneses compuesta por Juan Ramírez y sus hijos, José, Manuel, escultores, y Juan Ramirez de Arellano, pintor Buscar voz.... La calidad, lo dilatado de su obra y la creación de la Academia de Dibujo Buscar voz... permiten situar a esta familia en un lugar ciertamente destacado dentro del interesante panorama artístico dieciochesco aragonés y español.

Juan Ramírez Mejandre (Bordalba Buscar voz..., 23-III-1680 - Zaragoza Buscar voz..., 15-VII- 1739). Ignorado casi totalmente por la historiografía del arte, hoy podemos considerar a Juan Ramírez como a uno de los mejores imagineros barrocos del siglo XVIII en Aragón, a cuya formación contribuyó Gregorio de Messa Buscar voz... dado que se educó artísticamente en su taller. Escultor por el Gremio de Carpinteros y Escultores hacia 1703, se estableció poco más tarde en el Pirineo oscense, en donde debió conocer a su futura esposa, María Rodríguez, natural de Torres de las Cebollas (H.). Hijos suyos fueron Teresa (que se casó con el escultor Félix Plano), José, Melchora (murió en 1737), Manuel, Juan y María Teresa Francisca (carmelita). Vuelto a Zaragoza, finalizada la guerra de Sucesión, Juan Ramírez funda la importante Academia de Dibujo (1714) que mantendrá abierta el resto de su vida, compaginando sus enseñanzas con su presencia en el Gremio, toda vez que fue asistiendo a sus capítulos. Su taller de escultura lo tuvo ubicado en la calle de la Albardería (1721), en la Puerta Cineja, en la plaza de San Francisco y calle de San Andrés, lugar éste en el que además impartía sus enseñanzas académicas y tenía su propia casa.

La Academia de Dibujo (1714-1739): La creación de la Academia Particular de Dibujo es uno de los capítulos más interesantes de la personalidad artística de Juan Ramírez. Precisamente llama la atención el olvido en que se la sumió a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, incluido a su fundador, pues tan sólo por Ceán Bermúdez conocíamos su existencia. Confirmada esta noticia por un protocolo de 1746, la Academia, con cuyos gastos corrió su fundador, tenía por finalidad el estudio teórico práctico del dibujo; sus enseñanzas se basaban en la copia del cuerpo humano y de su anatomía, sin olvidarse tampoco de la perspectiva, lo que en definitiva suponía en la obra, armonía, orden y proporción (frente al generalizado acento popular de las del gremio), ideales todos ellos en los que participó nuestro artista y en la Corte otros contemporáneos suyos, el escultor Juan de Villanueva (1709) y el pintor Francisco Antonio Meléndez (1726) fundadores, respectivamente, de sus propias academias. En la de Juan Ramírez recibieron enseñanzas entre otros sus hijos José y Manuel, el arquitecto Julián de Yarza Buscar voz... y Ceballos y presumiblemente el pintor José Luzán Martínez Buscar voz....

Finalmente, conviene reseñar, a pesar de la opinión de Ceán que la cita como la primera Academia particular en España, que el antecedente inmediato de la de Ramírez habría que buscarlo en la que hacia 1700 existía en Zaragoza en la casa de Urriés, marqués de Ayerbe, dato hasta ahora inédito.

Obra:
Desaparecidas la mayor parte de las piezas citadas por Ceán Bermúdez, escasamente documentadas otras, la posible colaboración de su hijo José a partir de 1725, dificulta, la catalogación de la misma. Hoy en día la mayor parte de la obra que se le ha documentado y atribuido se halla en el templo de la Seo de Zaragoza Buscar voz....

Obras documentadas:
Remate de la Verja del Coro de la Seo de Zaragoza. La decoración comprende tres bellas esculturas exentas en madera dorada del Salvador, San Pedro y San Pablo y putti separados por varias cartelas decorativas en madera, todo dorado por Francisco Sánchez (1721-22); adorno de imaginería para el tabernáculo del altar del Santo Cristo en el trascoro del citado templo. Documentado el proyecto de Juan Zabalo en 1720, la actuación de Ramírez hay que concretarla a partir de 1725 porque en enero de ese año se pensó en Ramírez como «el más hábil» para ejecutar las estatuas. Inaugurado el monumento el 5-IV-1731, hay que pensar en Juan Ramírez como el autor del Salvador en el remate del armonioso baldaquino exástilo de marmóreas y acharoladas columnas salomónicas, en vivo contraste con la dorada cubierta y los sorprendentes efectos lumínicos de los rayos solares que a través del óculo de los pies inciden en la escultura del titular.

Obras atribuidas por los tratadistas:
Estatuas de la Concepción, San Jerónimo y San Miguel para el Convento de San Francisco de Zaragoza (Ceán Bermúdez, desaparecidas); imagen en madera policromada de San Pedro Arbués para su capilla de La Seo de Zaragoza (Ceán; Ponz la cita como de José); San Pedro Arbués, en el actual retablo del Corazón de Jesús en la iglesia de San Felipe y Santiago de Zaragoza. Realizada en yeso, en madera y cartón policromado sirvió de modelo para su homónima, anteriormente citada (Conde de la Viñaza).

Otras obras atribuidas por Belén Boloqui:
Estatua de la Purísima Concepción, heredada por su hija María Francisca; un Cristo, heredado por su hijo Juan (ambas en paradero desconocido); figuras de San Matías y San Judas Tadeo y el significativo relieve central de la «Aparición de la Virgen a Santo Domingo de Guzmán», en el retablo de San Agustín en la parroquia del Pilar de Zaragoza, procedente de la iglesia del convento de San Francisco (c. 1725); escultura de Santo Tomás de Villanueva para su capilla del trascoro de La Seo zaragozana (1727). Donada la capilla por D. Manuel Pérez de Araciel, arzobispo de Zaragoza, su cadáver se halla depositado a la entrada; adorno de estuco para la portada de la Sacristía Mayor de La Seo (c. 1735-36). Su estilo, perfectamente identificable con el del taller de Juan Ramírez, no permite descartar la colaboración de su hijo José Ramírez.

José Ramírez de Arellano (Baells Buscar voz..., h. 1705/7 - Zaragoza, 27-III-1770). Sin lugar a dudas, José Ramírez de Arellano (más conocido, indebidamente, como José Ramírez Benavides) es el más importante escultor, arquitecto de retablos y decorador aragonés del siglo XVIII. La calidad de algunas de sus obras, su número y la repercusión que tuvo su estilo (muy imitado en Aragón en la segunda mitad del siglo e incluso en el XIX) avalan nuestra afirmación.

La reacción neoclásica, contraria sistemáticamente al estilo barroco, no ha sabido valorar durante mucho tiempo la calidad de su obra en general. No obstante, hay que matizar que ha sido uno de los pocos artistas barrocos aragoneses al que siempre se le han elogiado algunas de sus obras. Los mismos Ponz Buscar voz..., Ceán Bermúdez, de mentalidad neoclásica, le ponderaron ciertos altares e imágenes. Sumido en un significativo silencio durante el siglo XIX, este escultor mereció por fin el estudio y revalorización por parte de los investigadores.

Este artista contribuyó con su obra y su Academia de Dibujo a un brillante resurgimiento de las artes en Aragón. Así, durante la existencia de la Academia que él mismo dirigía aglutinó como profesores a los más importantes artistas de la ciudad —José Luzán, por ejemplo—, amigo y colaborador en numerosos proyectos; su méritos y habilidades fueron prontamente reconocidos en la Corte pues en 1740 fue nombrado «Escultor de S. M.», y años más tarde al ser creada la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando «Académico de Mérito por Escultura» (1758).

Su fama y habilidad le llevaron a ocupar el cargo de director adjunto de las obras que dirigiera el arquitecto real Ventura Rodríguez en el templo del Pilar Buscar voz... de Zaragoza, especialmente en torno a la Santa Capilla (1754-65). Si en 1746 tuvo ocasión de conocer en Madrid a los artistas de Corte, el Pilar le permitió codearse con insignes artistas que se aproximaron a la ciudad del Ebro bien para colaborar (Antonio González Velázquez Buscar voz..., Manuel Álvarez, y el propio Carlos Salas Buscar voz...) bien atraídos por la fama del edificio (Corrado Giaquinto, A. R. Mengs, entre otros). Este ambiente de renovación en el que tuvo buena parte activa José Ramírez, permitió a otros jóvenes artistas zaragozanos nuevas perspectivas que se vieron confirmadas con sus viajes a Roma (Juan Adán Buscar voz..., su discípulo y Francisco de Goya) y su establecimiento en la Corte (Joaquín Arali Buscar voz..., su alumno y Francisco Bayeu Buscar voz..., pintor).

Datos biográficos: Natural de Baells (H.), Ramírez residió en Zaragoza desde antes de cumplir los nueve años hasta su muerte. Amparado en el taller familiar hasta la muerte de su padre en 1739, José fue asimilando paulatinamente sus enseñanzas y las de todos aquellos profesores que acudían a dar clases a la Academia de Dibujo. Según manifestación propia, en 1740 ya llevaba dieciocho años trabajando como escultor. No obstante, su obra personal sólo nos es conocida a partir de 1740, tras una formación larga y profunda en su etapa madura cuando José Ramírez de Arellano había alcanzado los treinta y cinco años de edad y era «escultor de Su Majestad».

Huérfanos de padre en 1739, desde el punto de vista familiar el año de 1746 volvió a ser una fecha significativa y triste para los Ramírez. El 21 de agosto muere su madre, María Rodríguez, y los hermanos Ramírez —José, Manuel de 24 años, Juan de 18, estudiante y aficionado a la pintura, y Francisca— siguieron viviendo en la casa paterna de la calle de San Andrés, en situación económica desahogada. Al poco tiempo, los hermanos comienzan a separarse porque Francisca toma el hábito religioso, y Juan que había demostrado habilidad para pintar marchó a Madrid. El propio José, en 1752, trasladó su casa y taller a la calle de Fuenclara, n.° 15. Aquí, acompañado al parecer por su hermano Manuel, residió soltero hasta 1759, en que, a sus 54 años, aproximadamente, decidió casarse con Micaela de Diego y las Heras, hija de Francisco de Diego y Lacarra, platero de S. M., y de Magdalena de las Heras, residentes en Calatayud. De los cinco hijos que tuvieron dos murieron muy pronto (María Francisca y Miguel Antonio). María Josefa, Miguel Vicente y Mariano traspasaron el siglo pero ninguno se dedicó a la profesión paterna ni tuvieron descendencia. José Ramírez de Arellano falleció el 27-III-1770, dos días después de haber nacido su hijo Mariano, dejando a su viuda y herederos en una sólida situación económica. Su viuda vivió hasta 1804.

La Academia de Dibujo de José Ramírez 1739-1754 (?): A la muerte de Juan Ramírez se hizo cargo de la Academia Particular de Dibujo su hijo José Ramírez de Arellano, no sin ciertas dificultades, porque el Gremio de Carpinteros lo denunció por no estar examinado según las ordenanzas gremiales. Concedido el permiso por real cédula de 1740, es interesante ver que en su memorial Ramírez había hecho constar el que los maestros del Gremio no podían ejecutar sus obras con pleno conocimiento por ser distintas sus reglas a las que él practicaba, lo que en definitiva plantea una evidente ruptura —no convivencia como en la época paterna— entre el Gremio y la Academia de Dibujo que va a regentar José Ramírez en la década de los años de 1740.

Mantenida como fecha tope hasta 1754, en que quedó trasladada a la casa de los Pignatelli, siguió estando durante estos años en la calle de San Andrés donde se reunían los miembros de la Junta, entre los que se encontraban, en 1746, José Ramírez, director de la Academia de Escultura, Tomás de Pereda, director de la de Pintura, Francisco Periz, pintor y secretario; José Luzán «Pintor de S. M.»; M. J. Lorieri y P. F. Rabiella, pintores; Manuel Ramírez, escultor, y Simón Ubao, escultor y arquitecto. La Academia siguió manteniendo «los principios» de su fundador y a ello se le sumaron las aportaciones de sus componentes (José Luzán estuvo formándose en Nápoles) y las tendencias del academicismo y romano y rococó francés que se iban imponiendo en España, fundamentalmente en la Corte en torno a la Academia situada en la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor de Madrid, dirigida por el escultor J. D. Olivieri, cuyos estatutos de 1744 modificados en 1747 se hallan cronológicamente muy próximos a los propios estatutos (frustrados) de la Academia Oficial de Bellas Artes de Zaragoza de 1746, estatutos de la Casa de la Panadería que por otro lado debió conocer Ramírez en su estancia madrileña del año 1746.

La Academia zaragozana continuó siendo particular hasta el año de 1746, en que sus componentes —los profesores anteriormente citados—, deseando que fuese reconocida, crearon los propios estatutos de la Academia Oficial de Bellas Artes de Zaragoza, exclusivamente en materia de pintura y escultura puesto que reconocía que plateros, albañiles y arquitectos (exceptuando los de retablos) tenían examen en sus respectivos gremios. Denegados por el Real y Supremo Consejo de Castilla Buscar voz... los nuevos estatutos, tal negativa debió de ser un golpe fatal para la Academia de Dibujo. No sabemos si se disolvió a consecuencia de ello o si continuó hasta 1752, fecha en que Ramírez se cambió a su casa de la calle de Fuenclara o hasta 1754, en que se ubicó la Academia particular en casa de D. Vicente Pignatelli Buscar voz.... De haber sido reconocida oficialmente en 1746, hubiera sido una de las primeras Academias de Bellas Artes en España. Curiosamente, tuvo que esperar a serlo casi cincuenta años, en 1792, siendo la última en la península que obtuvo tal categoría, tras muchas vicisitudes e intentos (1754 y 1771), a los cuales no fueron ajenos la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País Buscar voz....

Obras y estilo: Infatigable trabajador, José Ramírez estuvo ayudado en su quehacer artístico no sólo por su hermano e íntimo colaborador Manuel Ramírez, sino también por un activo taller entre cuyos componentes más conocidos se hallaban el malogrado Lamberto Martínez-Lasanta Buscar voz..., Juan Adán Buscar voz... y Joaquín Arali Buscar voz.... Este taller que fue formado paulatinamente llegó a la más alta compenetracion con su maestro hacia 1760-65, felizmente, cuando Ramírez se hallaba en su plenitud artística y andaba absorbido en distintas colaboraciones que simultáneamente llevaba a cabo en el templo del Pilar de Zaragoza, especialmente en la dirección de las obras de la Santa Capilla (sustituyendo como ya he dicho a Ventura Rodríguez Buscar voz...) y en su decoración, llevando a cabo los espléndidos altares de mármol de Carrara del Pilar (putti de las enjutas), la Venida de la Virgen, y Santiago y los Siete Convertidos, dieciséis puertas de nogal, cuya fina labor de talla cobija letanías dedicadas a María, las cuatro pechinas con altorrelieves de ángeles mancebos músicos en estuco, y en ese mismo material dieciséis figuras de santos y coros angélicos que adornan la fachada exterior meridional y occidental del «Angélico Recinto», en colaboración con Manuel Álvarez Buscar voz... (fachada oriental) y Carlos Salas Buscar voz... (norte), en una cronología que situamos para la mayor parte de la obra entre 1762 (después de bendecirse la parte arquitectónica) y octubre de 1765, si bien en 1758 Ramírez ya había realizado algunos bocetos en barro. Su calidad y materiales, mármol de Carrara, nogal y estuco (éste con un tratamiento al estilo de los estuquistas del barroco romano que imitaban la calidad del mármol) hacen a este conjunto peculiarmente interesante por su trascendencia nacional e internacional, dada su calidad, en una perfecta armonía entre lo arquitectónico y lo decorativo. Evidentemente, en la Santa Capilla del Pilar José Ramírez de Arellano se nos manifiesta como un consumado artista.

Escultor prolífico, su abundante labor de calidad diversa pero de estilo bien definido no se puede llegar a entender sin la extensa colaboración de su taller, que en su dispersa obra, varios cientos de esculturas, nos permiten distinguir entre obras personales de José Ramírez (las mejores) y de taller, estas últimas con escasa colaboración del maestro pero ejecutadas con sus trazas y dirección (de inferior calidad, no llegan a repetir modelos anteriores).

En cualquier caso, desconocida su obra de primera época, 1725-1740 (colaboraría en el obrador paterno) la primera obra que considero segura es el retablo mayor de Santo Tomás de Aquino para la iglesia de los Escolapios de Zaragoza (1739-40), pieza monumental que refleja la influencia paterna, pero que se halla perfectamente identificada con el «estilo Ramírez» a pesar de los retoques posteriores en su policromía.

La intervención del taller se hace más abundosa a partir de 1755, con retablos y esculturas para iglesia y conventos, en centros urbanos de menor importancia (iglesia parroquial de Santa Teresa, antiguo convento del Carmen, en Tarazona Buscar voz..., h. 1745). Obra personal o de taller, su quehacer artístico no quedó restringido a Zaragoza capital (valgan sólo a título de ejemplo las magníficas esculturas exentas de penitentes y anacoretas al «estilo Heroico» de C. Rusconi (1745), o la pareja de bustos de santos obispos, actualmente en el retablo del Santo Cristo, o la imagen de San Nicolás h. 1742, todas ellas en la iglesia de San Gil), ni a su provincia (retablo de San Sebastián en el convento de Santa Clara de Borja Buscar voz..., 1744-45), sino que su arte se extendió por Huesca (capilla de San Jerónimo de la catedral oscense), Teruel (retablo de Nuestra Señora del Rosario para la parroquial de La Hoz la Vieja Buscar voz... de 1755, desaparecido), Madrid (adornos para el Palacio Real a las órdenes de J. D. Oliveiri en 1746), Cuenca (donde fue llamado por Ventura Rodríguez para colaborar en el retablo mayor y colaterales para la iglesia del convento de San Lorenzo Justiniano, 1750-55) y Navarra (retablo mayor de San Juan ante Portam Latinam, para la parroquial de Peralta, h. 1760 y retocado en el siglo XIX), por citar algunas de sus obras.

Téngase en cuenta que además de imaginero José Ramírez fue un gran arquitecto de retablos, entre cuyos diseños destacan los de estilo rococó (Nuestra Señora de Zaragoza la Vieja en San Miguel de los Navarros en Zaragoza, 1750), y los borrominescos muy movidos en planta y exentos (Santa Isabel en su iglesia de Zaragoza, 1755-60). Efectista decorador, sus adornos en sacristías (bellísima la labor de talla y marquetería en la sacristía de la Virgen del Pilar de Zaragoza, 1755-59), coros, tarjetones, púlpitos, relicarios y puertas, logran en la práctica una armonía perfecta entre espacio y ornamentación de influencia berninesca. Por otro lado, la diversidad de materiales empleados —madera, estuco, barro, piedra, mármoles, jaspes, etc.— y el variado tratamiento de la policromía (en tonos lisos, rococó y «en blanco») enriquecen hasta horizontes insospechados su labor como decorador y estatuario.

Escultor académico y vanguardista pero con muchos presupuestos barrocos, su técnica desde el punto de vista anatómico fluctúa entre formas acusadísimas, casi violentas por su expresividad epitelial (espléndido conjunto de imágenes en mármol de Santiago y los Siete Convertidos en el Pilar, obra personal del artista) y otras de modelado mucho más blando un tanto «amanerado», de raigambre rococó, como podemos observar en el San Antonio de su capilla del Pilar (1750-55).

Característico de su imaginería es el tratamiento de paños, en donde destacan las quebraduras y aristas de las telas que dan lugar a acartonamientos que recuerdan el estilo de Gregorio Fernández; los pliegues en ángulo diedro a la altura de las rodillas de sus figuras en contraposto, en los cuales priman las poses grandilocuentes de brazos en diagonal y amplios mantos envolventes y unas túnicas que en su base sirven de soporte material del cuerpo. En los últimos años de su vida (1765-70) suaviza hasta cierto punto el tratamiento de los paños (retablo de Nuestra Señora de Gracia en su Hospital de Zaragoza, h. 1769).

A esta escultura religiosa, de bulto redondo, de vírgenes y santos (quizá en su conjunto los personajes masculinos de Ramírez alcanzan cotas de calidad más elevadas) hay que añadir el de coros celestiales con ángeles y encantadores putti muy abundantes en grupos escultóricos, arquitecturas de retablos y relieves, estos últimos otras de las agradables sorpresas que por su interés nos depara el arte vanguardista de Ramírez (Santa María Magdalena ascendiendo a la Gloria en su retablo e iglesia de Zaragoza, de inspiración barroco romana. 1752-55).

Su estilo, en definitiva, se halla influido por el de su padre Juan Ramírez, por Gregorio de Messa Buscar voz..., la escuela berniana del barroco romano (y entre ellos Camilo Rusconi), sin olvidar el rococó francés.

Manuel Ramírez de Arellano (Zaragoza, 1721-22 - Aula Dei Buscar voz..., Z., 1789): Académico de Mérito de Escultura por la Academia de San Fernando (8-III-1772), este notable escultor aragonés era hijo de Juan Ramírez y hermano de José. Educado en el taller paterno, en 1746 estaba plenamente incorporado a la tarea de la Academia que dirigía su hermano, con el cual colaboraría estrechamente hasta la muerte de José en 1770, sin olvidar su peculiar situación «semirreligiosa» en la cartuja Buscar voz... de Aula Dei, pues en 1763 era «oblato» en el citado monasterio y en 1777 «novicio donado», si bien en 1773 cotizaba como escultor en la calle de San Juan de Zaragoza.

Obras: Su quehacer artístico no se puede separar del taller de José Ramírez, tomando su dirección ante las frecuentes ausencias del hermano. Así, su estilo lo vemos relacionado con las esculturas exentas y el púlpito de la iglesia de la Magdalena de Zaragoza (1757), púlpito cuyos relieves, aunque de inferior calidad, manifiestan vinculaciones con los del banco del retablo mayor de la Cartuja de Aula Dei.

Como obra personal del artista sólo se puede nombrar hasta ahora la de la citada cartuja, en especial el suntuoso retablo mayor dedicado a la Asunción de la Virgen (h. 1757-63, policromado en 1774) y la portada en estuco de la iglesia dedicada al Tránsito de la Virgen (h. 1755-60), obra algo anterior que puede englobarse dentro del «estilo Ramírez», y que quizá sirviese a Manuel para «tomar contacto» con el monasterio.

El retablo mayor de la Asunción de la Virgen es un monumental altar de sorprendentes efectos plásticos, de estilo rococó, en donde Manuel Ramírez, sin obviar la impronta paterna se manifiesta con un estilo personal bastante diferente al de su hermano, con su gusto por lo delirante y sus gestos blandos como si fuesen los personajes de una pieza de teatro.

Arquitectónicamente influido por el retablo mayor de la iglesia de San Carlos Borromeo de Zaragoza, del hermano Lacarre Buscar voz..., lo más original del Aula Dei son los tres grupos escultóricos que como si de un gran lienzo se tratase, se sitúan en la amplia calle central, todo en un tono muy efectista y llamativo, en consonancia con el carácter triunfal de la escena: los apóstoles ante el sepulcro vacío de la Virgen, la Asunción, y en el ático la Coronación de María. A tono con esta concepción triunfal, las dieciocho esculturas exentas, más diez apóstoles, varios angelotes, innumerables cabezas de querubines y los nueve relieves del banco nos sorprenden por sus formas blandas, sus barroquizantes posturas, el movimiento delirante de los grupos celestiales y sus paños envolventes de aristados pliegues. Desde el punto de vista anatómico, Manuel, a diferencia de su hermano y maestro, resuelve el modelado del cuerpo evitando endurecimientos, incluso en el grupo de los Apóstoles que se sitúa ante el sepulcro vacío. Bien asimiladas las disposiciones de los grupos angélicos de José, en cuanto a conjunto de masas se refiere, Manuel acierta en la disposición del de la Asunción y Coronación de la Virgen. Los personajes, sin embargo, carecen de la personalidad y fuerza de los de su hermano, evocándonos su estilo el del bávaro Ignaz Günther.

Bibliog.:
Aramburu de la Cruz, M.: Historia Chronológica de la Santa Capilla... de Nuestra Señora del Pilar...; Zaragoza, 1766.
Ponz, A.: Viage de España; Madrid, 1787.
Ceán Bermúdez, A.: Diccionario Histórico; Madrid, 1800.
La Sala Valdés, Mario de: Estudios históricos artísticos de Zaragoza; Zaragoza, 1933.
Ausseil, R.: Notice historique sur les chartreuses d’Espagne: Les chartreuses aragonaises, Aula Dei, Fontaines, Concepción; Parkminster, 1910 (manuscrito).
Ríos, T.: «Algunos datos para la historia de las obras del actual Santo Templo Metropolitano de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza»; en Boletín del Museo Provincial de Bellas Artes, 11 (1925), pp. 1-79.
Pardo Canalís, E.: «José Ramírez y la Academia de San Fernando»; en S.° A.A., VI (1954).
Id.: «Sobre varios artistas residentes en Zaragoza de 1740 a 1744»; en S.° A.A., IV (1952).
Serrano Fatigati, E.: «Escultura en Madrid. VII. Académicos de mérito de San Fernando»; en Boletín de la Sociedad Esp. de Excursiones, 1910.
García Gaínza, C.: «El convento de carmelitas descalzas en Lesaca»; B. S.A.A., 39, Valladolid, 1973.
La Plaza, F. J. de: El Palacio Real Nuevo de Madrid; Valladolid, 1975.
Morales, J. L.: «El escultor José Ramírez»; Goya, 128 (1975).
Id.: «El escultor José Ramírez»; S.° A.A., XXII-XXIV (1977).
Boloqui, Belén: «Juan Ramírez, escultor zaragozano del siglo XVIII»; Cuadernos de Investigación, 2, Logroño, 1975.
Id.: «Estudio histórico documental sobre la escultura de los Ramírez en las iglesias de Zaragoza»; S.° A.A., XXII-XXIV (1977).
Id.: «En torno al baldaquino de la iglesia de San Felipe y Santiago de Zaragoza: 1721-1752»; S.° A.A., XXIX-XXX (1979).
Id.: «lnstrumentos musicales en la decoración escultórica de la Santa Capilla del Pilar de Zaragoza (1762-1765)»; en II Jornadas Estado actual de los Estudios sobre Aragón, Zaragoza, 1980.
Id.: «Tres retablos de José Ramírez de Arellano en la Iglesia del Convento de Santa Clara de Borja (Zaragoza)»; en Cuadernos de Estudios Borjanos, V (1980).
Id.: «Aportaciones al mecenazgo de D. Francisco I de Añoa y Busto, arzobispo de Zaragoza (1742- 64)»; en Seminario de Arte Aragonés, XXXIII (1981).
Id.: Escultura zaragozana en la época de los Ramírez (1710-1780); Zaragoza, 1980.
Betencur, P. Basilio: «Sobre los documentos conservados en la Cartuja del Aula Dei»; S.° A.A., XXXII (1980). Not. doc. ined.

 

Monográficos

El siglo XVIII en Aragón

El siglo XVIII en Aragón

Tras el desastre de la desaparición del reino se vive una época de esplendor con la Ilustración.

Imágenes de la voz

Escultura exenta de San H...Escultura exenta de San Hilarión. ...

Retablo Mayor de Santo To...Retablo Mayor de Santo Tomás de Aq...

Púlpito dedicado a San Gi...Púlpito dedicado a San Gil en su i...

Busto en madera plateada ...Busto en madera plateada de San Ag...

Urna con cabeza degollada...Urna con cabeza degollada de San J...

Altares de la venida de l...Altares de la venida de la Virgen ...

Conjunto de la verja del ...Conjunto de la verja del coro de l...

Esculturas en estuco de l...Esculturas en estuco de la fachada...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT