Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Piedra, monasterio de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 09/07/2010

(Arte Buscar voz...). Lugar realmente tópico en el viajar y turismo aragonés, el monasterio de Piedra es más famoso por su naturaleza que por sus bellezas monumentales, a pesar del indudable interés de éstas. Mucha ha sido la literatura publicada el torno a las bellezas de Piedra, con finalidad poética muchas veces, descriptiva e histórica otras; cuentos y leyendas han tomado ese sitio excepcional como tema y hasta una leyenda escrita por Santiago Quílez en su adolescencia olvidada como libro, es narrada a los visitantes como hecho acaecido: sin embargo era una pura invención.

En 1164, bajo la dirección de Gaufrido de Rocaberti, el abad Pedro de Poblet envió un grupo de cistercienses a tierras de Aragón. Permanecieron los monjes en Paralejos (T.) y veintidós años después en Piedra Vieja, donde se verificó la fundación. Se les concedieron bienes, legados y jurisdicción de lugares, y parece que fue Alfonso II Buscar voz... quien apoyó la creación del actual monasterio Buscar voz... en 1195, cuya conclusión se efectuaría en 1218 por Jaime I Buscar voz.... Su distribución originaria hubo de ser la normalmente aceptada en este tipo de construcciones.

Entre pliegues del terreno y asperezas, en un alto, está la cerca pétrea del monasterio, que ofrece como entrada monumental una gran torre de planta cuadrada, muy ruda en su apariencia, de forma prismática y proporcionada, que remata con terraza almenada y, aún poco más de la mitad de su altura, deja volar un voluminoso matacán por sobre el arco de entrada. Atravesado el arco de esa torre del homenaje puede verse el palacio abacial, con fachada muy curiosa y que sin duda ha sufrido reformas considerables que hacen difícil establecer su cronología; disposición muy robusta, con pilares adosados y columnas también adosadas, cuyos fustes, evidentemente, no todos son de la misma fecha. En el interior de este palacio, un pequeño oratorio con celosías góticas de sabor mudéjar y toscas pinturas posteriores al renacimiento y de tono más bien popular. Desde el vestíbulo del palacio abacial se sale a la plaza principal del monasterio, en que está lo que fue su parte principal: la iglesia. Pero justamente ésta es hoy lo más destruido del conjunto. Era una iglesia de tres naves y crucero, en cuya central se abría una gran capilla absidal, debió de tener pilares cruciformes que fueron recubiertos en el siglo XVIII en estilo barroco. La portada es la primitiva (aun cuando se le añadieron toscas figuras a los lados, seguramente don Alfonso II y don Jaime I) con arquivoltas ya apuntadas y columnas adosadas en las jambas, todo con profusa decoración de tipo románico, que da indicio de cómo pudo ser la iglesia primitiva, referencia que completan las celosías y algunos elementos de molduraje del interior.

Las partes más antiguas que han subsistido del monasterio son dos largas naves, corredores o claustros Buscar voz..., cubiertas con bóveda de cañón y que se acompañan de algunos otros restos. También el encantador molino de los frailes, ya junto a la bajada a la huerta. Más reciente es el claustro gótico, con galerías solemnes y amplias, cubiertas con bóvedas de crucería apoyando sobre ménsulas. A este claustro se enlaza la sala capitular, con ingreso muy similar al de Rueda Buscar voz..., pero aquí con menos suntuosidad y produciendo una sensación sencilla y funcional, de robustez y solemnidad. El ámbito interior de la sala es indudablemente importante y está muy bien conservada; su disposición cuadrangular se cubre con nueve tramos de crucería, que apoyan en los cuatro pilares fasciculados de enmedio, y en ménsulas, en los muros del contorno; la sensación es de gran elegancia y de severa magnificencia.

Dependencia fundamental es el refectorio, que ofrece las características normales en este tipo de construcciones y que habría que encajar, por su estilo, como pieza intermedia entre el más románico de Rueda y el más tardío de Veruela. Junto a este refectorio está la cocina antigua, con su bóveda perforada para dar salida al humo. Como en otros de estos monasterios, se verificaron ampliaciones a partir del renacimiento, se construyeron grandes claustros y se trazó, para poner en comunicación los claustros altos y bajos, la que es sin duda la más monumental de las escaleras de los monasterios cistercienses Buscar voz... aragoneses. Su disposición es muy aérea y elegante, concebida con gran amplitud y entrecruzamientos de escalinatas y rellanos, todo dentro de un gran espacio cubierto por bóveda de crucería estrellada de seis tramos, de airosa tracería.

En el piso superior se conservan dependencias interesantes, entre ellas la sala que debió de ser archivo o biblioteca, de efectista cubierta, gótica tardía, fechada en 1584. La zona de las celdas y sus galerías está muy bien conservada y en el momento actual constituye parte importante del hotel instalado en el monasterio. Hotel que corresponde a las vicisitudes sucesivas y recientes del monasterio, que, como todos los otros semejantes, fue desamortizado, pasó a propiedad del Estado y finalmente fue adquirido por la familia catalana Muntadas, que en los fines del siglo XIX exaltaron la belleza del lugar, restauraron algunas partes, abandonaron otras, mimaron el Vergel y, finalmente, instalaron un Gran Hotel Residencia en el viejo monasterio.

Fue ese Vergel la parte del monasterio que más iba a ser divulgada y en la que se apoyaría la vieja tradición turística de este lugar. No cabe duda de que se pudieron sacar máximas consecuencias a un hecho tan simple como el nacimiento del río Piedra, a poca distancia del monasterio, y que, dividido en dos ramas, una va a fertilizar la huerta —que ya debió de tener importancia en la época medieval— y la otra se derrama en multitud de riachuelos, que van buscando su salida entre los accidentes y altibajos del terreno, dando lugar a multiplicidad de distintas cascadas, más o menos importantes, para concluir finalmente reunidos esos arroyuelos, en el torrente de los Mirlos, cuya masa acuática se lanza desde lo alto, constituyendo la llamada «Cola de Caballo». Esa serie de juegos de agua entre los desniveles que, con la humedad, se cubren de rica vegetación, ofrece un pintoresquismo y variedad de perspectivas que anima profundamente el continuo ruido del fluir del agua.

Naturalmente que este conjunto exaltó la imaginación de visitantes y propietarios, y los comentarios de poetas y escritores, que fueron dando nombres más o menos acertados, y pintoresquistas siempre, a las grutas, estanques y cascadas. Son esas cascadas, evidentemente, el principal atractivo del paraje, y en contraste con esa agua en movimiento su contrapunto es el, tan romántico, lago de «Espejo», que realmente lo parece por la nitidez de la imagen que devuelve y que encajado junto al alto peñasco del Diablo, contribuye a lo espectacular del lugar. Tan espectacular que nos damos cuenta de que toda esta naturaleza efectista fue claramente completada y manipulada, posiblemente ya en la época de los monjes, pero sobre todo bajo la orientación de los Muntadas, pues no en vano Juan Federico Muntadas era un gran diletante y poeta de sabor neorromántico, que hizo sus delicias con el Vergel del Monasterio de Piedra, al que iba a añadir un lugar que en su corazón se guardaba y que él descubrió el 1860: la gruta «Iris», recinto amplísimo y profundo excavado y elaborado por las filtraciones y salpicaduras del agua, bajo la caída de la «Cola de Caballo». Ese ámbito es de difícil descripción; puede descenderse a su interior, donde la variedad de formas de la piedra o el agua estancada al fondo de la gruta producen reflejos insospechados, que alcanzan su máxima magnificencia cuando los rayos solares atraviesan la cortina de agua y penetran hasta el fondo de la cueva.

• Hist. Med.: El dominio del monasterio de Santa María de Piedra comprendió inicialmente el castillo y lugar de Piedra, Villar del Salz Buscar voz..., el castillo de Santa Eulalia, las aldeas de Cilleruelo y Tiestos y otras posesiones en las provincias de Zaragoza y Teruel. Con posterioridad lo fueron ampliando, recibiendo la caldera del tinte de Calatayud, diversas salinas, Villafeliche Buscar voz... y otras posesiones aisladas en diferentes lugares del reino, concentrada, principalmente en varios inmuebles en Calatayud Buscar voz.... Este dominio varió con frecuencia por permutas, compras, ventas, etc.: y así, por ejemplo, cambia en 1219, a Jaime I, Villafeliche por las tiendas y alcaicería de Calatayud, las salinas Buscar voz... de Monterde Buscar voz... y Abanto Buscar voz... y una viña en Daroca Buscar voz.... Como los demás monasterios, Piedra recibió una serie de privilegios reales, consistentes principalmente en la exención de diversos impuestos, como lezda Buscar voz... y peaje.

 

Monográficos

Los monasterios aragoneses

Los monasterios aragoneses

Unas comunidades que ejercían un control espiritual, cultural y económico en el Aragón medieval.

Imágenes de la voz

Claustro y torre. Monaste...Claustro y torre. Monasterio de Pi...

Palacio abacial. Monaster...Palacio abacial. Monasterio de Pie...

Torre del homenaje. Monas...Torre del homenaje. Monasterio de ...

Estado actual de abandono...Estado actual de abandono de la ig...

Refectorio. Monasterio de...Refectorio. Monasterio de Piedra

Portada de la sala capitu...Portada de la sala capitular

Sala capitular del monast...Sala capitular del monasterio de P...

Claustro del monasterio d...Claustro del monasterio de Piedra

Gruta de la Cola de Cabal...Gruta de la Cola de Caballo (Monas...

Cascada formada por el rí...Cascada formada por el río Piedra

Espacio natural en el mon...Espacio natural en el monasterio d...

Cascada formada por el rí...Cascada formada por el río Piedra

Vista exterior del as cel...Vista exterior del as celdas del m...

Uno de los más bellos par...Uno de los más bellos parajes del ...

Monasterio de Piedra. Tor...Monasterio de Piedra. Torre del ho...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT