Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Ansó, valle de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 14/07/2008

El Valle de Ansó ocupa el extremo más occidental del Pirineo oscense extendiéndose a lo largo de más de 263 Km.2 y limitando con Francia, Navarra y la provincia de Zaragoza. En realidad, el espacio que conocemos y denominamos Valle de Ansó comprende dos municipios, Ansó Buscar voz... y Fago Buscar voz..., que a efectos de aprovechamiento del territorio se lo reparten en la proporción de 4/5 para Ansó y 1/5 para Fago. Se trata de un sistema de gestión del espacio municipal único, o muy poco conocido por su carácter supramunicipal en otros espacios, que tiene sus orígenes en complejos procesos históricos de ocupación del territorio, de tal forma que ambos municipios gestionan conjuntamente el Valle.

El Valle de Ansó pertenece a un contexto geográfico en el que hace funciones de límite o frontera, tanto en sentido Norte-Sur (Francia-España) como Este-Oeste (Navarra-Aragón). Al Oeste de Ansó se extienden los valles navarros del Roncal y Salazar con fuerte influencia de la cultura vasca, mientras que al Este el Valle de Echo Buscar voz... (junto a Ansó) constituyen el núcleo originario del primitivo condado de Aragón. En consecuencia, Ansó históricamente ha estado muy influenciado por las culturas que le rodean, francesa, vasconavarra y fundamentalmente la aragonesa. En este sentido, más adelante veremos que existen semejanzas en distintos elementos de la vestimenta tradicional (sobre todo en el traje masculino) que permiten hablar de un espacio culturalmente homogéneo (Roncal, Ansó, Echo, Alto Béarn) si bien desde otros puntos de vista los elementos propios e individualizadores de cada valle son muy diferentes, por ejemplo el traje femenino o la lengua.

Como todo valle pirenaico, al Norte se localizan las Sierras Interiores (con altitudes superiores a los 2.300 metros), disminuyendo conforme descendemos por el valle. Las laderas del valle convergen en ángulo hacia el cauce del río, sin que se formen rellanos importantes en su fondo. Es un valle, por consiguiente, estrecho y poco elevado, cuyas cotas menores se mantienen entre los 700-900 m. y las crestas divisorias no sobrepasan los 2.000 m. de altura, aguas abajo de Zuriza. Esta configuración se debe a la ausencia de erosión glaciar durante el cuaternario, puesto que el glaciar que cubrió el valle de Zuriza Buscar voz... (cabecera del Valle de Ansó) fue poco potente y no pudo rebasar el estrangulamiento que lo separaba de Ansó. Por esta circunstancia el modelado del valle tiene unas características de las que carecen sus vecinos como es su perfil en V, el profuso abarrancamiento de sus laderas por torrentes cortos, la ausencia de rellanos, y la readaptación del trazado del valle a los pequeños obstáculos que representan las barras calcáreas interstratificadas en el flysch. Sus laderas están pobladas por el pino silvestre, que da paso a los abetos en las umbrías.

En sus condiciones climáticas aparece como una zona de transición entre las influencias oceánicas que penetran desde Navarra -presencia de hayedos abundantes en la cabecera- y las características propias de los valles del Pirineo central. Las temperaturas frías de invierno y la presencia de la nieve de noviembre a marzo condicionan, junto con la carencia de espacios llanos, las posibilidades de aprovechamiento agrícola y el sistema de utilización ganadero.

La principal fuente de riqueza de la Mancomunidad son los Pastos y Aprovechamientos Forestales. La ganadería lanar trashumante, hoy en decadencia (ver cuadro), junto con el vacuno y algo de caballar, aprovecha los extensos pastizales de verano de sus puertos en las zonas de Zuriza y Linza hasta Aguas Tuertas. Añade a esto la explotación forestal del bosque, compuesto por hayas, pino silvestre y una masa de pinabete que puebla el llamado Paco Ezpelá. La madera se prepara en la serrería, instalada en el pueblo de Ansó, para su venta al mercado. La explotación forestal ha sido muy intensa en el pasado, en la actualidad se ha redactado (1998) un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) que reduce los aprovechamientos forestales desde los 10.000 m3 que se cortaban habitualmente en años anteriores hasta los escasamente 3.000 que se permite en la actualidad. Esta reducción, debida a la sobreexplotación abusiva del pasado, está generando nueva incertidumbre en la población que ve peligrar los actuales puestos de trabajo relacionados con el bosque y la serrería sin que, hasta el momento, se hayan encontrado alternativas.

La agricultura tradicional era de subsistencia -productos hortícolas fundamentalmente- y se desarrollaba jalonando el curso del río y barrancos afluentes, como complemento familiar de su economía. Es una agricultura subsidiaria de la ganadería, habiéndose abandonado al cultivo todos los antiguos campos (a excepción de los huertos familiares) y quedando hoy como pastos para el ganado.

La elaboración artesana del queso de oveja tuvo gran reconocimiento en el pasado; durante siglos se llevaba a vender hasta Zaragoza y Barbastro, pero se dejó de fabricar a partir de los años setenta tras la crisis ganadera. Las posibilidades turísticas del valle, de una gran riqueza en el campo etnológico, no están suficientemente desarrolladas por falta de la infraestructura viaria y hotelera adecuadas.

Como el conjunto del territorio pirenaico, ambos municipios (Ansó y Fago) han sufrido en las últimas décadas un intenso proceso de despoblación. En el censo de 1991 se registran los niveles más bajos de todos los conocidos en la historia del valle, si bien en los últimos años, Ansó más que Fago, comienza a recuperarse. La evolución demográfica ha seguido una tendencia descendente a excepción de algunos momentos de la primera mitad de este siglo. El máximo techo conocido en la historia del valle se produce, como en el conjunto del Pirineo, a mitad del siglo XIX en el que, caso del Valle de Ansó, la población llegó a ser cuatro veces superior a la actual.

Tradicionalmente la actividad económica ha sido la ganadería, seguida de la agricultura y la explotación forestal. Hoy la agricultura ha desaparecido casi en su totalidad, la ganadería ha sufrido un fuerte retroceso y las actividades forestales han entrado en una reciente crisis como consecuencia de la competencia que ejercen las importaciones de madera a bajo precio y, sobre todo, por la sensible reducción de los recursos maderables dentro del propio valle. Unos y otros son factores que han generado profundas transformaciones en sociedades de carácter tradicional, como el Valle de Ansó, que luchan por adaptarse al nuevo papel que desempeñan las áreas de montaña como lugares de turismo, ocio y esparcimiento. En este sentido, la conservación de tradiciones culturales, entre las que el traje típico ocupa un lugar destacado, pueden constituir un buen punto de apoyo para el desarrollo del turismo.

 

Monográficos

Espacios naturales protegidos

Espacios naturales protegidos

Aragón posee unos paisajes únicos que necesitan ser preservados de la acción del hombre. Descúbrelos.

Imágenes de la voz

Casa ansotana ...Casa ansotana

Casa ansotana...Casa ansotana

Valle de Ansó. Río Veral...Valle de Ansó. Río Veral

Recursos de la voz

Evolución de la ganadería...Evolución de la ganadería

Evolución demográfica (Po...Evolución demográfica (Población d...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT