El siglo XVIII en Aragón
Sombra

Tema 8. Hacia la Guerra de la Independencia

Los últimos años del siglo XVIII se vivirán con una cierta incertidumbre producida por los cambios sociales que supuso la Revolución Francesa y su ruptura con el Antiguo Régimen. La influencia de la Revolución incide particularmente en Aragón, dada su condición de territorio fronterizo.

El reinado durante estos años correspondió al monarca absolutista Carlos IV (1788-1808) y su valido Manuel Godoy, quien sustituirá al Conde de Aranda en 1792.

La caída en desgracia de Aranda fue consecuencia de la Revolución, el ajusticiamiento del rey francés Luis XVI y la ascensión burguesa radical al poder. Las cortes absolutistas europeas forzaron un castigo contra Francia y se entabló la Guerra de la Convención (1793-1795) que enfrentó a los dos países, sin embargo el conde de Aranda no la aprobó nunca siendo finalmente procesado y desterrado.

El enfrentamiento...    La guerra de la Convención

La Guerra de la Convención también se la conoce como Guerra del Rosellón, ya que fue uno de los escenarios principales de la contienda, que hasta los inicios de ese siglo había pertenecido a la Corona aragonesa. Hubo varios frentes, el vasco-navarro, el catalán y el aragonés, aunque este último con menos incidencia. Al frente de Aragón fue asignado un escaso contingente del ejército, así que la defensa se tuvo que cubrir con voluntarios altoaragoneses.

Al mando del frente catalán estaba el general Antonio Ricardos, nacido en Barbastro. Fue un hombre culto ilustrado, amigo del conde de Aranda. Entre 1793 y 1794 las tropas de Ricardos conseguirán varios triunfos en el Rosellón, pero el general muere repentinamente en Madrid cuando se dirigía a pedir refuerzos. Con la muerte de este general barbastrense la guerra dio un giro que al final supondría la derrota española, ya que los franceses ocuparon plazas vascas y gerundenses. En 1795 se firmó la Paz de Basilea por la que se devolvieron estos territorios y por la que España entraba bajo la órbita de influencia francesa y se veía obligado a luchar contra la Inglaterra de Nelson y Portugal.


Mientras tanto, en Francia estaba creciendo el poder de Napoleón Bonaparte, un personaje que había tomado parte de la Revolución Francesa, pero que en 1799 decidió dar un golpe de Estado y derribar al Directorio de la Revolución, proclamándose como primer cónsul de la República y en 1804 emperador, siendo además rey de Italia, protector de la Confederación del Rhin y mediador de la Confederación de Suiza.

Se había iniciado una época de gran tensión en toda Europa y tras la batalla de Trafalgar (1805), donde las flotas francesa y española fueron derrotadas por la inglesa, se decidió el bloqueo continental a las islas británicas, que solo obtuvieron la alianza de Portugal.

En 1807, la firma del tratado de Fontainebleau por Carlos IV y su valido Godoy, dejaba la vía libre para la entrada de tropas francesas en España con la excusa del ataque a Portugal. En marzo de 1808, la ocupación del ejército francés era evidente y la chispa saltó finalmente con el motín de Aranjuez, provocando el apresamiento de Godoy por el pueblo, la huida a Bayona de Carlos IV y la abdicación en su hijo Fernando VII. Había comenzado la Guerra de la Independencia.

 

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios