El siglo XVIII en Aragón
Sombra

Tema 6. El arte del siglo XVIII:
del Barroco a las academias

Portada de la colegiata de Alcañiz
Portada de la colegiata de Alcañiz

En la primera mitad del siglo XVIII todavía permanece el Barroco como la corriente artística imperante con un gran abigarramiento de figuras en las que se buscaba una expresión en muchos casos exagerada, una insinuación del movimiento y una gran teatralidad en sus formas. Se prefiere el ornamento a la funcionalidad. Hoy ya se ha desterrado el concepto de barroco como algo peyorativo por ser demasiado recargado y desmesurado, llegando a apreciarse como un periodo cultural brillante con gran implantación en Aragón.

La transición del Barroco al Neoclásico la marca la construcción de la Basílica del Pilar, un edificio emblemático no solo en Aragón, en el que confluyen todas las artes y los mejores artistas del momento, como Ventura Rodríguez diseñador de la Santa Capilla del Pilar (1754-65) quien aglutinó a un grupo de arquitectos aragoneses, entre ellos Julián Yarza, Agustín Sanz, que trabaja fundamentalmente para el conde de Aranda, y José Martín de Aldehuela, adentrándose ya en el período neoclásico.

También trabajan en el Pilar los escultores José Ramírez de Arellano, Manuel Álvarez y Carlos Salas, a quienes había precedido en 1753 el pintor Antonio González Velázquez para decorar la gran cúpula bajo la que se levanta la Santa Capilla. Además hay que destacar los trabajos pictóricos de los hermanos Bayeu y especialmente el de Francisco de Goya y Lucientes. La importancia de estos artistas trasciende las fronteras de Aragón, cuyos estilos se inician en la última fase de la pintura barroca, para derivar rápidamente hacia el neoclasicismo, y en el caso de Goya, hacia la creación de un estilo personal, de una pintura verdaderamente revolucionaria.

El neoclasicismo surge como contraposición al estilo rococó considerado por la Ilustración como frívolo y decadente. Es un movimiento artístico que surge a mediados del siglo XVIII desde las academias oficiales y ya no tiene a la temática religiosa como su principal tema. Ahora son los temas mitológicos y de la Antigüedad clásica.

Por influencia de la Ilustración, el arte debe tener una finalidad moralizante y debe servir de instrumento educativo. Así, los temas plasmados por el artista deben representar valores cívicos.

Las formas son más armónicas y tienen su referencia en las obras de arte clásicas, tanto en arquitectura como escultura y pintura, así que en las iglesias se reproducen frontones de templos y cúpulas como las del Panteón romano.

La etapa del neoclasicismo coincide con la vida de Goya (1746-1828), y además de éste y los Bayeu en la pintura, en Aragón destacan artistas como el escultor Juan Adán o el arquitecto Silvestre Pérez. Todos ellos tienen en común que para obtener el éxito y el reconocimiento tuvieron que marchar de Aragón, así que sus obras las encontramos repartidas por toda la península, con escasa representación en nuestra comunidad. Uno de los edificios prototípicos del Neoclasicismo fue el proyectado por Tiburcio del Caso en la iglesia de San Fernando de Torrero.

Mucha relación con el triunfo del Neoclasicismo tiene la creación de las academias oficiales. La primera creada en España fue la de San Fernando en 1752 por Fernando VI. A partir de ésta surgirán otras como la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza creada en 1792.

La institución...    Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis

Los primeros intentos de emular en Zaragoza una academia parecida a la de San Fernando se produjeron en 1754 propugnados por Vicente Pignatelli y Moncayo, hijo de los condes de Fuentes. En 1771 será Ramón de Pignatelli, hermano del anterior, quien lo intente, pero no se consigue hasta 1792 con un decreto de Carlos IV. En ese momento nacía la Real Academia de las Tres Nobles Artes de San Luis.

Favoreció esta fundación la Escuela de Dibujo dirigida por Juan Martín de Goicoechea, creada bajo los auspicios de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País. El profesorado y alumnado de aquella Escuela de Dibujo quedarían encuadrados en la Real Academia de San Luis cuando ésta inició sus actividades en 1793. En las aulas de la Real Academia se impartieron enseñanzas de Pintura, Arquitectura, Escultura y Grabado.

 

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios