El siglo XIX en Aragón: La disolución del Antiguo Régimen
Sombra

Tema 5. La primera guerra carlista

Tras la muerte de Fernando VII la nueva oligarquía dominante compuesta por la burguesía ascendente, la aristocracia, los cuadros superiores del ejército y la alta jerarquía eclesiástica apoya a su sucesora, la futura reina Isabel II, con objeto de preservar sus privilegios de clase y realizar la llamada "revolución liberal". El otro sector compuesto por el bajo clero, la pequeña aristocracia rural y el campesinado se enfrentará a la oligarquía en el poder y se le denominó carlista por apoyar la sucesión al trono a favor de Carlos María Isidro de Borbón.

Las motivaciones del enfrentamiento hay que buscarlas en las primeras desamortizaciones eclesiásticas, la penuria en que se encontraba el proletariado campesino y la paulatina desaparición de las instituciones forales, todo ello revestido de la reivindicación dinástica. Muchos de los seguidores carlistas tienen su origen en los apostólicos y los voluntarios realistas surgidos en el Trienio Liberal. La protesta se alzó, principalmente, en los lugares cuya memoria colectiva recordaba sus antiguos y seculares regímenes forales: País Vasco, Navarra, Cataluña y Aragón, aunque también existieron apoyos carlistas en otros territorios.

Inicialmente, el apoyo a las partidas carlistas es mínimo y fundamentado en el clientelismo de los principales cabecillas populares, entre los que destacaron Zumalacárregui en el País Vasco y Cabrera en el área valencianoaragonesa. En Aragón se hace con el poder el barón de Hervés, un jefe que se había distinguido en la guerra de la Independencia de 1808. Sin embargo pronto cayó prisionero por el ejército gubernamental y fue fusilado en Teruel. Ocupó su puesto el coronel Manuel Carnicer, natural de Alcañiz, alma auténtica del levantamiento carlista aragonés, pero en 1835 fue detenido y fusilado en Miranda de Ebro. A partir de esa fecha y hasta la finalización de la guerra en 1840, el jefe indiscutible fue el general Ramón Cabrera y su área de acción girará en torno a Cantavieja.

Sin entrar en detalles, los hechos bélicos más destacados de la denominada primera guerra carlista fuera del territorio aragonés fueron: la expedición del general Gómez, que recorrió la casi totalidad del territorio peninsular volviendo al País Vasco con mayores efectivos humanos y militares que los que contó en su salida; la Expedición Real, que llevó a las fuerzas carlistas hasta las puertas de Madrid; y el erróneo sitio de Bilbao que, además de costar la vida del general Zumalacárregui, marcó el inicio del descenso militar carlista y fue el principio del fin.

Aragón, en las guerras carlistas, tuvo como escenario principal la zona oriental turolense. Como se verá en la herramienta multimedia se decantó por la guerra de guerrillas y contó con destacados jefes populares, como Joaquín Quílez, Montañés o Conesa, operando todos ellos en el Maestrazgo aragonés. Pero esa no fue la única zona en conflicto ya que el norte de Aragón, conocido por "el vedado de la Reina" por su tradición liberal, sirvió como zona de paso a las expediciones desde Navarra y Cataluña.

Pulsa en el mapa para conocer los epidodios de la primera Guerra Carlista en Aragón.
Los episodios de la primera Guerra Carlista en Aragón
Herramienta interactiva: Los episodios de la primera Guerra Carlista en Aragón

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios