La II República y la Guerra Civil en Aragón
Sombra

Tema 5. Del Frente Popular al Congreso de Caspe

Tras la experiencia de las anteriores elecciones en la que los partidos de izquierda se presentaron cada uno por su lado y, sobre todo, tras el derrumbe del Partido Radical quedando la CEDA como único partido importante de la derecha, los partidos de izquierda decidieron presentarse en coalición a las elecciones generales del 16 de febrero de 1936. Esta coalición recibe el nombre del Frente Popular.

Los grupos componentes del…    Frente Popular

Izquierda Republicana. Fundada en 1934 por Azaña desde su anterior partido, Acción Republicana, desde una parte del extinguido Partido Radical Socialista y la Organización Republicana Gallega Autónoma de Casares Quiroga. En Aragón, sus principales representantes son Mariano Joven, José Ignacio Mantecón Navasal y Gregorio Vilatela Abad.

Unión Republicana. Creada en 1934 por Martínez Barrio tras su escisión del Partido Radical, debido al acercamiento del partido de Lerroux a la CEDA. En Aragón destacan miembros como Mariano Menor, Casimiro Sarría o Antonio Guallar Poza.

Partido Socialista Obrero Español. A partir de octubre de 1934 en el socialismo español se dibujaron dos posiciones en el socialismo: la izquierdista de Largo Caballero, que controla UGT, partidaria de una política revolucionaria y que habla sólo de una coalición circunstancial electoral en la que se consideraban libres de todo compromiso; y la centrista de Indalecio Prieto, partidario de la colaboración con el republicanismo de izquierda y de entrar incluso en el gobierno.

Partido Comunista de España. Hasta su coalición con el Frente Popular el Partido Comunista no había pasado de ser un partido muy minoritario en Aragón. Su mayor éxito electoral lo había conseguido con el 1% de los votos en las generales de 1931. Pero desde 1935, de acuerdo con las tesis del VII Congreso de la Internacional Comunista, se pronuncia por la constitución de un frente único de clase, lo que suponía su necesario acercamiento al socialismo de Largo Caballero. Este acercamiento se producirá sobre todo entre las juventudes comunistas y socialistas, entre las que destacó Fernando Claudín, que publicarán a partir de 1935 el semanario Vanguardia subtitulado "portavoz juvenil marxista leninista". El aragonés más influyente dentro del comunismo fue Joaquín Maurín, fundador del Partido Obrero de Unificación marxista (POUM) que obtuvo un escaño en el Congreso.

Para estas elecciones la CNT se manifiesta neutral dejando a sus afiliados la libertad de votar. Ello posibilitará el triunfo de las candidaturas frentepopulistas en la ciudad de Zaragoza y la mayoría de la provincia de Huesca, triunfando las de CEDA en las circunscripciones provinciales de Zaragoza y Teruel. En total, los resultados en Aragón serán muy igualados: 1 diputado tradicionalista y 9 de CEDA frente a 1 de Unión Republicana, 7 de Izquierda Republicana, 2 del PSOE y 1 sindicalista independiente. El espacio central ocupado por el Partido Radical ha desaparecido. Sin embargo en el resto de España el resultado es más esclarecedor, con 263 diputados por el Frente Popular por 156 de los grupos de la derecha.

Ante el triunfo del Frente Popular, al día siguiente se pedirá la puesta en libertad de los presos políticos de la cárcel de Torrero. Como medida de presión los sindicatos CNT y UGT llamaron a la huelga general y a una manifestación en la que participan varios miles de personas. La manifestación será duramente reprimida por la fuerza pública con un muerto y decenas de heridos, pero al final se consigue que los presos políticos de Torrero fueran puestos en libertad, y finalizando con ello la huelga. De igual modo, los obreros despedidos por las represalias de octubre del 34 comenzaron a ser repuestos en sus lugares de trabajo. Por otro lado, en los organismos locales, el cambio de gobierno supuso nuevas elecciones en las comisiones gestoras provinciales, así como en numerosos ayuntamientos, entre ellos el de Zaragoza, que elige como alcalde de la corporación, tras la dimisión de López de Gera, a Federico Martínez Andrés.

Al frente del gobierno quedará Azaña, que es elegido nuevo presidente de la República. En el nuevo gobierno solo se contará con los partidos republicanos así que vemos que la coalición frentepopulista solo perduró hasta la celebración de las elecciones, ya que los socialistas. La inexistencia de un proyecto político común en el seno de la coalición supuso el rápido desgaste del movimiento popular engendrado. Por tanto se abre un periodo de tensiones sociales tanto por parte de anarquistas y socialistas como por parte de la CEDA y los falangistas.

No todo son tensiones, ya que también se llevarán a cabo algunas iniciativas de interés social como la construcción desde marzo de 1936 del nuevo barrio zaragozano de "casas baratas" de la Ciudad Jardín, para intentar solucionar el problema de la vivienda obrera, proyectado por el arquitecto municipal Miguel Ángel Navarro.

En estas fechas surge el Diario de Aragón, posiblemente el más interesante de los periódicos de izquierda publicados en la historia de la prensa aragonesa. Dirigido por Amadeo Antón, anterior director de La Voz de Aragón hasta su desaparición en 1935. La línea del periódico es la de defender, dentro del orden constitucional, la auténtica República que resurge tras el bienio cedista. Trata con imparcialidad y gran calidad literaria las informaciones y promueve con entusiasmo un aragonesismo de izquierdas hasta entonces casi inédito (excepto en El Ebro y el Ideal de Aragón) que se materializa en una gran campaña en favor del Estatuto de Autonomía.

Son meses de gran actividad política, especialmente mayo, que se inicia con un importante mitin en el Teatro Principal de Zaragoza, en el que se llama a la unidad de acción de todos los trabajadores el 1º de mayo. Se iniciaba asimismo en esa fecha en esta ciudad el importante Congreso Nacional de la CNT en el Iris Park, que se clausuró el 10 en la plaza de toros mediante un mitin al que asisten 35.000 personas. Era el momento culminante del anarquismo aragonés, en el que se llega a proponer la unión con la UGT, condicionada al mantenimiento de las posiciones extremistas de Largo Caballero y de las Juventudes Socialistas, partidarias de las milicias y de la Revolución. El propio Largo Caballero junto a los comunistas José Díaz y Santiago Carrillo visitaron Zaragoza en otro mitin o el discurso de Indalecio Prieto en Ejea.

Sin embargo el congreso de estas fechas más interesante para la historia de Aragón será el que se celebra en Caspe también en mayo. El Congreso por la autonomía aragonesa fue alentado inicialmente desde la comunidad aragonesa emigrante en Barcelona, con un papel destacado por Gaspar Torrente. Este colectivo tuvo una gran actividad antes de la dictadura de Primo de Rivera, momento en que fundaron el partido Unión Aragonesista, con su propio órgano de expresión creado por por Julio Calvo Alfaro, la revista El Ebro.

Con la llegada de la dictadura las voces nacionalistas se silenciaron y volvieron a revitalizarse con la llegada de la República y el espejo de la autonomía catalana.

Gaspar Torrente creará en diciembre de 1933 el partido nacionalista Estado Aragonés, fundado en base a los afiliados de la anterior Unión Aragonesista de Barcelona y muy ligado a los sectores más radicalizados de Esquerra Republicana de Catalunya. Clausurados sus locales por la participación en los sucesos de octubre de 1934, lanza al año siguiente un nuevo periódico, Renacimiento Aragonés. La militancia en el partido fue escasa, sin embargo la influencia que mantuvo fue decisiva. Estado Aragonés formó en su seno la Juventud Los Almogávares, que en marzo de 1936 lanzó la idea de la celebración de un Congreso Autonomista de las juventudes de izquierda, que sería el origen del celebrado en Caspe del 1 al 3 de mayo de 1936.

La propuesta es bien acogida por los medios políticos frentepopulistas aragoneses, especialmente por el republicanismo de izquierda. Por su parte el Diario de Aragón desarrolla una amplia campaña favorable, en la que participa destacadamente Gaspar Torrente. Por su parte, el recién creado Partido Republicano Aragonés, con un programa regionalista moderado, formado por antiguos miembros del Partido Radical como Venancio Sarría, también acogerá con entusiasmo la celebración del Congreso.

De esta manera el aragonesismo se insertaba sólidamente en el plano político. Las fechas para la celebración del Congreso que se plantearon primeramente 12-14 de abril, se retrasaron al primer domingo de mayo, debido a unas anunciadas y finalmente no celebradas elecciones municipales en el país.

Al congreso se adhirieron alrededor de 125 ayuntamientos aragoneses, así como numerosas agrupaciones locales, especialmente de Izquierda y Unión Republicana y del PSOE-UGT. El congreso, por otra parte, contaría con la expresa oposición de los sectores de la derecha aragonesa y de los diarios El Noticiero y Heraldo de Aragón. A las sesiones de clausura asistieron numerosas personalidades políticas, los gobernadores de Huesca y Teruel, presidentes de las tres Diputaciones y diversos parlamentarios frentepopulistas.

El 1 de mayo se abría en un Caspe engalanado con banderas aragonesas el Congreso pro Autonomía. Fueron nombrados tres presidentes de mesa, Gaspar Torrente, Ricardo La Rosa y Román Gimeno. En el congreso fueron aprobadas unas bases del futuro Estatuto de Autonomía, así como el modelo de bandera aragonesa cuatribarrada con escudo central. Se definía Aragón "por el hecho histórico y la voluntad de querer ser" comunidad autónoma. La organización política debería constar de los tres clásicos poderes: ejecutivo (gobierno), judicial (Tribunal de Casación) y legislativo (Cortes). Para la elección de las primeras Cortes el Anteproyecto propondrá, un mes más tarde, un sistema electoral proporcional ponderado dividiendo a Aragón en cuatro circunscripciones (la cuarta, la ciudad de Zaragoza), votando un diputado por cada 40.000 habitantes, con un mínimo de diputados por circunscripción. Se patrocina la autonomía plena de los municipios; la contribución de Aragón a los gastos del Estado se hará proporcionalmente a su riqueza y población. En el plano cultural, la Universidad aragonesa asumirá funciones de extensión cultural, al tiempo que se crea un Centro de Estudios Aragoneses.

El congreso nombró una comisión encargada de redactar un Anteproyecto de Estatuto siguiendo las bases y directrices aprobadas en el congreso, para ser presentado a la asamblea en un siguiente acto congresual por celebrar en Monzón. Sin embargo éste nunca se llegaría a celebrar ya que unas pocas semanas más tarde, el 17 de julio, el general Franco se sublevaba en Marruecos contra el gobierno republicano.

 

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios