Los monasterios aragoneses
Sombra

Guía de los monasterios de Aragón

Nuestra Señora de Veruela

La fundación de este monasterio cisterciense se realizó en 1146 por monjes procedentes del francés de Scala Dei gracias a la iniciativa y donaciones del noble Pedro de Atarés.

Su patrimonio se vio rápidamente ampliado, principalmente gracias a donaciones reales, con poblaciones y heredades repartidas por todo Aragón. Pero también obtuvieron importantes rentas provenientes de diferentes derechos de pastos, de extracción de piedra... Además los habitantes de su señorío tenían prohibido vender las tierras recibidas a vecinos de otros lugares no vasallos del monasterio, o a personas que no fueran de condición servil. Estaban obligados a no dejar de cultivar la tierra más de dos años seguidos y el monasterio conservaba el monopolio de molino, horno y batán. De la producción agrícola en su feudo, el monasterio recibía entre una quinta y una octava parte, según el contrato de aparcería.

Se conserva completamente la muralla en Veruela por el carácter guerrero y defensivo habitual en esos edificios. La entrada principal fue coronada, ya en la primera mitad del siglo XVI, con un cuerpo octógono, pilastras clásicas y apuntamientos platerescos; a un lado de la entrada están las armas de don Hernando de Aragón y al otro las del abad don Lupo Marco.

El gran patio de honor tiene a un lado el sencillo palacio abacial y al fondo la fachada de la iglesia, con soberbia portada románica de cinco arquivoltas, que apoyan sobre columnas de las jambas rematadas por hermosos capiteles. La desnuda superficie del muro sobre esa puerta se enriquece con una serie de elementos de decoración puramente arquitectónica, sobre los cuales abre el gran óculo. Esta iglesia se consagró en 1248 y fue realizada en un estilo de transición entre el románico al gótico. Destaca por su excepcionalidad la girola con capillas.

El claustro fue realizado en estilo gótico en su parte baja, en piedra; mientras que en la parte superior se construye en ladrillo, de concepto y decoración plateresca. En uno de los costados del claustro está la sala capitular, realización semejante a las de tantos monasterios de este tipo, pero que aquí ofrece aún una más severa aspereza y mayor simplicidad, conservando magníficos enterramientos, entre los cuales el de don Lope Jiménez conserva notabilísimos restos de pintura con interferencias de elementos moriscos.

De época medieval son otras dependencias como el scriptorium, el gran refectorio o la cilla. Entre reformas posteriores se conserva la cocina, el dormitorio ubicado en la planta superior y otras dependencias y claustros construidos en los siglos XVII y XVIII.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios