Aragón, de condado a reino
Sombra

Galería de arte: El románico

Santa María de Obarra. Primeros ejemplos del románico lombardo
Santa María de Obarra. Primeros ejemplos del románico lombardo

El arte románico se convierte desde el año mil en el estilo común para toda la Europa occidental cristiana. No tiene fronteras, ya que su influencia se propaga por caminos culturales como el de Santiago.

Aunque en otros lugares se sustituye este estilo a finales del siglo XII, en Aragón pervivirá hasta muy avanzado el siglo XIII, localizándose sus ejemplos en su totalidad al norte del Ebro, excepto algunos ejemplos monumentales como en la primitiva Seo de Zaragoza o en Daroca. Por tanto, se puede afirmar que el arte románico es simultáneo al nacimiento y formación territorial del primitivo reino de Aragón.

Ábside lateral de la catedral de Jaca
Ábside de la catedral de Jaca

Arquitectura

El primer arte románico en Aragón se introduce por la zona ribagorzana, adonde van a trabajar maestros provenientes de Lombardía. Esos primeros ejemplos los encontramos en monasterios como los de Obarra y Alaón con ábsides semicirculares y similares características constructivas. Posteriormente se exportará este modelo llegando hasta San Caprasio en Santa Cruz de la Serós. Resaltan en la decoración de este primer románico los muros con arcos ciegos y lesenas que suavizan la rudeza de la piedra de sillarejo, pero ninguna decoración figurativa.

Frente a esta primitiva arquitectura románica, a partir de la década de 1070, Jaca se va a convertir en el centro de un arte románico diferente mucho más rico y decorado. Su catedral será ejemplo para otros monumentos, tanto en territorio aragonés como en otros lugares del Camino de Santiago. Aparte de la abundante y excelente decoración escultórica, destaca en la obra de la catedral jaquesa el sentido de la armonía en el espacio.

Monasterio de San Juan de la Peña
Monasterio de San Juan de la Peña

Los arcos de medio punto serán los propios en este estilo. Esta misma forma semicircular la encontramos en las bóvedas de cañón y los ábsides. Se puede reconocer el estilo jaqués en las iglesias con los arcos ciegos en el ábside y en muchos casos con el motivo decorativo del ajedrezado. Las partes que componen una iglesia románica en Aragón son la nave principal y laterales (en pocos casos en Aragón) separadas por columnas o pilares, y con bóveda de madera o de medio cañón. En algunos casos puede existir un crucero rematado por cúpula como en Jaca o Loarre.

El presbiterio es la zona más importante de la iglesia, ya que allí se sitúa el altar. Normalmente la forma del ábside es semicircular y debe estar orientado hacia oriente. Debajo de este presbiterio puede estar la cripta, que es un espacio bajo tierra que guarda las reliquias del santo.

Hacia el exterior resalta la torre, que tiene la función de albergar las campanas para la llamada a la oración. Además también puede existir un claustro, sobre todo si la iglesia perteneció a una comunidad de monjes, que es un recinto abierto a un patio con una galería de arcos que lo rodea.

Capitel de los músicos de la catedral de Jaca
Capitel de los músicos en Jaca

Escultura

Anteriormente se ha dicho que la primera arquitectura lombarda no contiene apenas decoración escultórica, pero desde que se realiza la catedral en Jaca su programa iconográfico servirá de muestra para las iglesias posteriores.

La función de esta escultura además de la decorativa es eminentemente formativa. En un momento en que la religión lo es todo y la mayoría de la población es analfabeta, la forma de enseñar lo que dice la Biblia es mediante las imágenes que se representan sobre los capiteles de las columnas, arquivoltas, canecillos o tímpanos de las portadas. Así pues, los temas románicos representaban ejemplos de lo que debía hacer la gente para ir al cielo y conseguir la salvación o lo que no podía hacer si no se querían condenar eternamente en el infierno.

Portada de Santa Cruz de la Serós
Portada de Santa Cruz de la Serós

Una de las imágenes más características del arte románico es la del crismón, cuya primera representación en Aragón se hace en Jaca. El crismón representa a Cristo por sus iniciales en letras griegas, y puede estar sujeto por ángeles o puede aparecer entre leones que representan al poder de Cristo sobre el mal.

En cuanto a las formas de este estilo en Aragón son a veces muy toscas como en Alquézar, pero otras más delicadas como en Jaca, aunque normalmente con poco movimiento y escasa expresividad. Hay en estas formas una gran tendencia a la abstracción y al misticismo que producen los ojos saltones, como de insecto, propios del llamado Maestro de Agüero, que lo encontramos en esa localidad y también en el claustro de San Juan de la Peña. Para finalizar hay que decir que las esculturas que vemos ahora, las gentes de la Alta Edad Media no las vieron igual, ya que estaban todas ellas pintadas. En algunas ocasiones se han conservado restos de esta pintura, aunque mínimas.

Navasa, La huida a Egipto
Navasa, La huida a Egipto

Pintura

La pintura tiene la misma función que se ha comentado para la escultura y en la etapa románica es mural esencialmente, decorando todo el interior de las iglesias, aunque también la podemos encontrar sobre tabla o en las ilustraciones de los pergaminos. En cuanto a la pintura mural, nos debemos imaginar todas las iglesias pintadas en todos sus muros y esculturas, lo cual le confiere al espacio una luz y un color distintos al que podemos ver en las iglesias románicas actuales.

El tema por excelencia es el de Cristo en majestad o del Pantocrátor, es decir, la representación apocalíptica de Cristo como juez, rodeado de los Tetramorfos y de otros símbolos y personajes bíblicos.

El mejor conjunto pictórico es el de Bagüés en donde se representa la historia cristiana del hombre desde su creación hasta su redención y salvación, a través de un programa de imágenes y escenas del Antiguo y Nuevo Testamento.

En la pintura románica todas las figuras se bordean con líneas para darles volumen. Destaca al igual que en la escultura el escaso movimiento, aunque es mucho mayor en la pintura y dotados los gestos de mayor dramatismo y teatralidad como en el conjunto de Bagüés.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios