Nacimiento y expansión de la Corona de Aragón
Sombra

Tema 8. La Iglesia aragonesa en la Baja Edad Media

El clero es uno de los cuatro brazos o estamentos que tendrán su representación en las Cortes. Su influencia es muy grande en las cuestiones políticas del momento, pero sin embargo hay que diferenciar entre el alto y el bajo clero. El segundo es mayoritario y está constituido por el clero de las iglesias parroquiales sobre todo rurales y con escasas rentas. Sin embargo el alto clero lo conforman los obispos y abades tienen un gran patrimonio y se comportan como una parte más de la nobleza.

Sala capitular del monasterio cisterciense de Rueda
Sala capitular del monasterio cisterciense de Rueda

Los monasterios con el tiempo dejarán de tener el sentido de asentamiento de población que habían tenido con la conquista y por tanto dejarán de tener su importancia económica y política. Pero todavía hay nuevas fundaciones con este sentido repoblador realizadas por las nuevas reglas monásticas como la cisterciense en oposición a la riqueza y el poderío de la cluniacense.

La orden cisterciense fue apoyada por los reyes y se implantó en Aragón a partir de la fundación del monasterio de Veruela en 1146 con monjes procedentes del cenobio francés de Scala Dei. Posteriormente esta orden fundó entre otros los monasterios de Rueda (Escatrón) en 1182 y de Piedra (Nuévalos) en 1194 ó los femeninos de Casbas y Cambrón.

Claustro del convento de canonesas del Santo Sepulcro de Zaragoza
Claustro del convento del Santo Sepulcro de Zaragoza

Los conventos sustituirán a los monasterios, ya que tienen un carácter urbano y serán ocupados por comunidades de las órdenes mendicantes. El primer convento de Aragón fue el de los Hermanos de la Casa de la Limosna de la Seo de Huesca, que se dedicaban al servicio de los pobres. Es probable que saliera de este convento Durán de Huesca, el fundador de la primera orden mendicante, los Pobres Católicos.

Las principales órdenes mendicantes en Aragón fueron la de los dominicos, los carmelitas, y especialmente por su número de fundaciones la de los franciscanos.

Las Órdenes Militares también acaparan buena parte de poder político y económico en Aragón gracias al empujón que les dio Alfonso el batallador legándoles el reino en su testamento. Estas Órdenes Militares aportan a la Iglesia aragonesa, aparte su dedicación a la guerra, nuevas actividades, como la custodia de capitales y el cambio de moneda.

Castillo de la Orden de Calatrava en Alcañiz
Castillo de los calatravos en Alcañiz

Una encomienda es una circunscripción administrativa de las órdenes militares y varias de estas encomiendas estaban gobernadas por un maestre, de aquí proviene el nombre de Maestrazgo para la comarca turolense, por la abundancia de terreno perteneciente a las Órdenes Militares.

En Aragón tuvieron sus encomiendas las órdenes del Temple, el Hospital y el Santo Sepulcro, además de las propiamente hispanas de Calatrava con sede en Alcañiz y la de Santiago en Montalbán.

La figura aragonesa más influyente de estas órdenes militares fue Juan Fernández de Heredia, gran humanista que llegó al puesto más alto dentro de la Orden de San Juan de Jerusalén, al puesto de Gran Maestre de la orden hospitalaria.

 

 

Escudo del Papa Luna
Escudo del Papa Luna
El suceso...    El cisma de la Iglesia en Occidente

Durante el siglo XIV la corte del Papa se trasladará para su seguridad desde Roma hasta Aviñón, en el sur de Francia. La vuelta a Roma del pontífice Gregorio XI en 1377, provocaría la división de obediencias en la Cristiandad. A la muerte de este papa en 1378, el cónclave romano eligió a Urbano VI dentro de un clima de tensión que fue aprovechado por los cardenales partidarios del papado de Aviñón -que no habían vuelto a Roma- para declarar ilegítima la elección y designar a Clemente VII con el apoyo de Francia y de sus aliados. El fallecimiento de este Papa permitió designar como sucesor en Aviñón al aragonés don Pedro Martínez de Luna, que tomó el nombre de Benedicto XIII, en 1394, a pesar de que unos años antes había sido elegido en Roma Bonifacio IX como sucesor de Urbano VI. Habrá por tanto dos Papas en este momento histórico.
La solución que se encuentra para esta división es la abdicación de los dos Papas. Se celebraron concilios en Pisa (1409) eligiendo un tercer Papa, lo cual empeoró las cosas. La solución definitiva se halló en el Concilio de Constanza de 1414 deponiendo a todos los Papas y eligiendo a Martín V. El aragonés Benedicto XIII seguirá en sus trece (de donde proviene la expresión) y no renuncia al cargo, pero es desprovisto de todos sus apoyos y se tiene que retirar a Peñíscola hasta que muere en 1423.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios