Nacimiento y expansión de la Corona de Aragón
Sombra

Tema 3. La expansión con Jaime I el conquistador

Castillo templario de Monzón
Castillo templario de Monzón

Después del desastre de Muret el panorama en la Corona era muy complicado. El heredero Jaime queda huérfano con tan solo cinco años y estaba secuestrado por Simón de Monfort, aunque fue devuelto y encomendado a los templarios para que lo educaran en el castillo de Monzón.

La situación económica del reino es de quiebra y la nobleza aragonesa aprovecha la minoría de edad de Jaime para intrigar contra él. Catalanes y aragoneses intentaban colocar su propio regente enfrentándose. Hubo facciones de nobles y ciudades que lucharon contra el rey, llegando a tenerlo prácticamente prisionero.

Jaime I en la conquista de Valencia (castillo calatravo de Alcañiz)
Jaime I en la conquista de Valencia. Castillo calatravo de Alcañiz

Los problemas internos los intentará solucionar prosiguiendo la conquista a costa de los musulmanes y abriendo nuevas posibilidades económicas tanto en la guerra como en la repoblación.

Mallorca fue conquistada en 1229 con dinero, navíos y con la mayoría de nobles catalanes, aunque también colaboraron aragoneses en menor medida. Esta conquista respondía a sus intereses mercantiles, así que los aragoneses pusieron más entusiasmo en la conquista de Valencia que se iniciará en 1232, entrando en la ciudad en 1238.

Los aragoneses iniciaron esta conquista considerando que los territorios que se incorporaban se transmitían al reino de Aragón como había ocurrido hasta entonces, pero Jaime I, temeroso del poder que podía coger la nobleza con estas nuevas conquistas creó un nuevo reino independiente que iba a engrosar la Corona, el reino de Valencia, al que dotó de unos fueros distintos a los aragoneses, rompiendo todas las ilusiones de la nobleza y restándoles su fuerza e influencia en este momento.

Las fronteras...    El tratado de Almizra

En los siglos XII y XIII se producirán varios tratados entre Castilla y Aragón por cuestiones fronterizas, en donde se repartían los territorios que se iban a conquistar en el futuro. El tratado más importante es el de Almizra de 1244, por el cual el reino de Murcia quedaba para Castilla e impedía a la corona aragonesa llegar hasta el territorio de Alicante, lo cual se incumplió.

Bandera con crismón colocada por los darocenses en la muralla de Valencia en su conquista
Bandera con crismón de Daroca portada en la conquista de Valencia
Los enfrentamientos de Jaime I continuarán cuando fija las fronteras entre catalanes y aragoneses en el río Cinca, por lo cual la Ribagorza, Lérida y Tortosa pasaban a pertenecer a Cataluña. Desde Aragón se mantenía que estaban en el río Segre, ya que la Ribagorza había sido un núcleo fundador del reino, y Lérida y Tortosa habían sido conquistados por aragoneses y por ellos corría la moneda jaquesa. Ambas partes creían contar con derechos históricos y apoyos jurídicos, pues estos territorios se gobernaban por las leyes catalanas. Este problema no se resolverá hasta Jaime II, que dejó Tortosa y Lérida para los catalanes y en Ribagorza, el rey instituyó un condado, distinto de Aragón y Cataluña.

Miniatura del Vidal Mayor
Miniatura del Vidal Mayor

Las leyes...    Los fueros de Aragón

Los fueros hasta la llegada de Jaime I eran los privilegios que concedían los reyes a las ciudades y villas, por eso había multitud de ellos distintos por todo Aragón y sólo tenían un carácter local y comarcal.
Hacían falta unos fueros que tuvieran carácter nacional y unificado; por eso, para fijarlos se convocaron cortes en Huesca, adonde acuden altas dignidades eclesiásticas, ricos hombres, caballeros, infanzones y burgueses designados por los concejos. El encargado de realizar la compilación fue el obispo de esta ciudad, Vidal de Canellas. Finalmente fueron aprobados por todos los brazos de las Cortes y se promulgaron el 6 de enero de 1247, siendo a partir de ahora la ley común y unificada en Aragón.

El reinado de Jaime I acabará con las mismas tensiones con la nobleza aragonesa. En las Cortes de Ejea de 1265 el pulso recae a favor de la nobleza cuando aprueban la creación de una figura que controlara y pusiera freno al poder absoluto del rey, el Justicia Mayor.

El Justicia Mayor o Justicia de Aragón tenía que ser nombrado por el rey y debía pertenecer al estamento de los caballeros. Su función era intervenir entre pleitos del rey con los nobles o entre los de la propia nobleza dividida de mayor a menor importancia en ricoshombres, caballeros e infanzones.

El rey presidiendo las Cortes
El rey presidiendo las Cortes

La institución...    Las cortes

Las Cortes son una asamblea del rey con los brazos o estamentos en que se divide la sociedad del reino. Inicialmente fueron comunes para los reinos de la Corona y las primeras se producen en la segunda mitad del siglo XII. Posteriormente cuando se dividieron los reinos con Jaime I, las Cortes se convirtieron en la representación natural de cada reino y de su estructura estamental y ya no habría cortes comunes entre los reinos.
Las cortes dieron lugar a un gobierno de pactos entre el rey y sus súbditos, creando figuras mediadoras como la del Justicia de Aragón. Estas cortes las debía convocar el rey indicando el lugar, pero tras el Privilegio de la Unión se dispuso que debían reunirse anualmente, lo cual fue imposible de realizar, ya que eran muy largas, pudiendo durar varios meses e incluso cambiar de sede en ese tiempo.
Los convocados son los componentes de los estamentos representados o brazos, que en Aragón son cuatro: el de la alta nobleza, constituida por barones y ricos hombres; el de la baja nobleza, integrada por caballeros e hidalgos o infanzones; el del clero, representado por prelados y abades; y el de las universidades o concejos.

 
Pulsa en el mapa para ampliarlo.
El testamento de Jaime I
El testamento de Jaime I

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios