Nacimiento y expansión de la Corona de Aragón
Sombra

Tema 7. Las ciudades aragonesas

Murallas de Daroca
Murallas de la ciudad de Daroca
La ciudad es el centro de producción y de mercado más importante en la Baja Edad Media. Es el lugar donde se concentraba la cultura, la industria y el comercio y constituía el centro político administrativo de las aldeas de su término o de su comunidad.

Las ciudades en Aragón eran generalmente eran cabeza de diócesis, aunque hubo excepciones como Calatayud o Daroca. Sus habitantes gozaban de una condición jurídica de libertad, sin estar sometidos a dominio señorial alguno, y poseían una mentalidad especial, la mentalidad burguesa. Puesto que las ciudades siempre han sido centros de atracción y difusión de ideas, en el ámbito de las medievales se desarrolló una notable labor cultural, a través, en especial, de las Escuelas de Artes.

En Aragón hasta el siglo XIV tan sólo fueron reconocidas como ciudades Jaca, Huesca, Barbastro, Zaragoza, Tarazona, Albarracín, Teruel, Daroca y Calatayud, y se añadió desde mediados del siglo XV, Borja.

Primer sello del concejo de Zaragoza
Sello del concejo de Zaragoza
Al cargo de la administración de la ciudad estaba el concejo, formado por jurados de la incipiente burguesía. En este adinerado 'patriciado urbano' que detenta el gobierno de los diversos municipios se apoyarán los reyes para oponerse a las pretensiones de la nobleza levantisca.

Además de los jurados elegidos públicamente, cada ciudad tenía una organización distinta con cargos como el justicia local, el zalmedina para la administración, mayordomo y almutazaf como órganos más importantes.

 

 

La reglamentación...    Los gremios o cofradías artesanales

Cardadores de lana

Los gremios o cofradías artesanales las componían las personas que se dedicaban a un mismo oficio en una ciudad. La constitución del gremio tenía la finalidad de defender los intereses profesionales y el socorro mutuo. En Aragón encontramos asociaciones artesanas desde fines del siglo XII. Constituidas bajo la advocación de un santo patrón, eran cofradías religioso-benéficas, cuya finalidad principal radicaba en el auxilio mutuo en casos de enfermedad y muerte.
En el siglo XIII estas asociaciones fueron evolucionando hacia la cofradía gremial, debido a la tendencia cada vez más acentuada de los municipios de regular la vida artesanal y mercantil. En Zaragoza sabemos de la existencia en esa centuria de cuatro cofradías: la del Espíritu Santo, que acogía a los labradores; la de Santa María de Predicadores, que reunía a los mercaderes; la de San Nicolás de Bari, que patrocinaba a los arraeces (navegantes fluviales por el Ebro) y la de San Francisco, que agrupaba indiscriminadamente a los artesanos de los distintos oficios. Posteriormente estas cofradías se irán especializando.
En las ordenanzas de los gremios medievales aragoneses no aparece el grado intermedio de oficial; sólo se reglamentan los de maestro y aprendiz. El aprendizaje duraba varios años, fijados en cada caso por las ordenanzas y que oscilaban entre dos y siete según los oficios. Para acceder a la maestría una vez finalizado el aprendizaje, se pedía al aspirante la ejecución de una pieza u "obra maestra", así como el pago de unas tasas. La dificultad del examen fue creciendo con el transcurso del tiempo, a la vez que se elevaban los derechos de examen, todo ello encaminado a dificultar la entrada en la maestría. Sin embargo se hacían excepciones con los hijos de maestro, cuyas tasas eran muy inferiores. De este modo, el gremio pasó a ser coto cerrado de unas cuantas familias en cada oficio.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios