El Ebro en Aragón
Sombra

Tema 2. La formación del Ebro

Monte Perdido
Aristas en Monte Perdido

Todos los elementos vivos sufren una evolución y unos cambios hasta que llegan a ser como los conocemos. Los ríos son uno de esos elementos vivos y antes de ser como los vemos ahora han tenido otro aspecto. La depresión del Ebro hace millones de años era un mar interior rodeado por las cordilleras actuales pirenaica, ibérica y costero-catalana. De estas cordilleras la más joven es la pirenaica, mucho menos erosionada que las otras dos y por tanto con mayores cotas de altura, con más aristas y mucho más abrupta. Las otras sin embargo son más redondeadas debido a la erosión.

Moncayo
Formas redondeadas del Moncayo

La presencia de este mar interior se demuestra en distintos tipos de fósiles marinos que encontramos en zonas tan distintas como Ricla en la provincia de Zaragoza o la de Yebra de Basa en la provincia de Huesca, por los depósitos salinos que encontramos en zonas como Remolinos a orillas del Ebro o por las lagunas endorreicas que son a las que no va a parar ningún río, o sea, que se alimentan de agua por sí mismas. Son famosas las lagunas de Gallocanta, Sariñena o las del Bajo Aragón.

amonites
Amonites

Este mar interior poco a poco se fue rellenando con los materiales de arrastre de las corrientes de agua de las cordilleras hasta que por efecto de la erosión se abrió la cordillera Costero-catalana y el gran lago comenzó a desaguar en el mar Mediterráneo. Vemos así como el paso de los milenios y la erosión ha diseñado la actual cuenca del Ebro.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios