El Ebro en Aragón
Sombra

Tema 4. El Ebro riega a Aragón

En todas las épocas de la historia ha sido poblado el corredor del Ebro, por las posibilidades de supervivencia que ofrecía. El hombre se ha aprovechado del río y lo ha transformado para su beneficio. En este capítulo vemos las transformaciones físicas que ha sufrido el río, especialmente las que han sido por efecto de la mano del hombre.

Ejemplo de cambios en un río que no han sido producidos por el hombre son los galachos:

Galacho de Juslibol
Galacho de Juslibol

Los meandros son las curvas que describe el curso de un río. Se producen en terrenos con escasa pendiente. El río puede variar su cauce porque busca la vía más rápida y el camino recto, pudiendo quedar meandros abandonados. En el caso del galacho de Juslibol se sabe que varió el curso del río por una gran avenida de agua en 1960 Éstos reciben en Aragón el nombre de galachos y se conservan sólo dos cercanos a la capital aragonesa: La Alfranca y Juslibol. Son unos espacios protegidos por la diversidad de flora y fauna que alberga, con el valor añadido de estar tan cercanos a Zaragoza.

La mayoría de las transformaciones del río las produce básicamente para producir energía o para uso agrícola.

En el terreno de la depresión del Ebro se plantan sobre todo productos de huerta de regadío, y cereal y vid de secano. El relieve y la aridez del clima en esta zona es condicionante para la plantación de unos u otros.

Acueducto del Canal de Monegros
Acueducto del Canal de Monegros

Los regadíos son con mucho el tipo de uso del suelo de mayor dinamismo y rendimiento. El riego artificial libera del obstáculo impuesto por la aridez y favorece el aprovechamiento integral del amplio período vegetativo de que dispone la Depresión del Ebro, permitiendo la obtención de dos cosechas anuales y la diversificación de los cultivos. Estos regadíos se sitúan sobre todo en las terrazas bajas y llanuras de inundación de los valles fluviales. Estos regadíos se les puede denominar tradicionales, ya que fueron iniciados por las conducciones de acequias musulmanas, ampliados en la Edad Media por el canal de Tauste, y en época de la Ilustración por el Canal Imperial. Ocupan franjas alargadas en las terrazas bajas de los ríos Ebro, Gállego, Jalón, Huerva y Cinca, así como en otros más pequeños, y sostienen un policultivo con base en el maíz y los frutales.

Embalse de la Sotonera
Embalse de la Sotonera

Hay otro tipo de regadíos en los somontanos pirenaicos, que ocupan espacios más amplios y desligados de los cursos fluviales, extendiéndose por las llanuras de Cinco Villas, la Violada, Monegros septentrionales y La Litera, aprovechando las aguas del Gállego embalsadas en el pantano de la Sotonera y las aguas del Cinca y Ésera con los pantanos de El Grado y Barasona. Representa un tipo de regadío más pobre que los tradicionales, con problemas de adaptación del secano al nuevo sistema de cultivos regados y problemas también por la salinización de suelos.

Además de esta explotación para regadío, también se destinan tierras para el cereal de secano (trigo y cebada sobre todo), vid, almendro y olivo que no necesitan ser regados y dependen exclusivamente del régimen pluvial.

Para la explotación agrícola óptima del suelo se han construido una serie de obras que han transformado al río. Estos son canales y embalses.

Canales

Además del Canal Imperial de Aragón, destacan los de Monegros, Flumen, Cinca, los de Aragón y Cataluña, Bardenas, Calanda, Ebro, Huesca, Lodosa, Somontano de Guara, Tauste.

Embalses

Desde el punto de vista de los regadíos aragoneses, los embalses son indispensables porque no basta con tener agua, sino que es preciso disponer de ella en el momento oportuno, por lo tanto, hay que almacenarla. Se debe procurar que, dentro de lo posible, los embalses sean de utilización múltiple, es decir, atiendan al abastecimiento de agua de boca, al regadío, a la producción de energía hidroeléctrica e incluso al ocio y esparcimiento, teniendo en cuenta que la demanda del regadío se produce en el período abril-septiembre, mientras que la demanda hidroeléctrica es continua a todo lo largo del año.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios