Río Jalón

Datos principales

  • Nacimiento: en Sierra Ministra a 1.100 m.
  • Longitud: 224 km
  • Aportación de caudal: 550 hm³
  • Superficie: 9.718 km²
  • Poblaciones:
    Principales poblaciones por las que pasa: Medinaceli (Soria), Arcos de Jalón (Soria), Ariza, Alhama de Aragón, Ateca, Calatayud, Morata de Jalón, Ricla, Calatorao, Épila, Alagón y Torres de Berrellén.
  • Principales infraestructuras hidráulicas:
    Embalse de Monteagudo de las Vicarías (Nájima, en Soria), La Tranquera (Piedra-Mesa) y Maidevera (Aranda).
  • Afluentes (más importantes):
    Margen izquierda: Nájima, Henar, Monegrillo, Manubles, Ribota, Aranda (afluente Isuela)
    Margen derecha: Piedra (afluentes Ortiz y Mesa), Jiloca (afluente Pancrudo), Perejiles, Grío

Imagen

Qué curioso…
Regadíos del Jalón a lo largo de la historia

Los fuertes estiajes y la necesidad de agua en la fértil huerta del Jalón son la causa de la gran proliferación de obras hidráulicas desde época romana, cuando era llamado Salo Flumen. El mismo Marcial cuando hablaba de su vega decía que producía "rosas que hacían flores dos veces al año y hortalizas en enero".

Los regadíos fueron mejorados en época musulmana y el geógrafo Al-Idrisi escribiría que el "territorio está plantado de muchos árboles y produce muy buenos frutos. Fuentes numerosas y arroyos fertilizan la comarca".

Tras la conquista cristiana un gran número de mudéjares permanecieron en la zona, conservando su fama en la técnica del regadío. El viajero Jerónimo Münzer habla en 1494 del "frondoso y dilatado valle regado por el Jalón", cuya riquísima producción se debe a "que la tierra es feracísima y bien regada por el Jalón en ambas riberas" gracias al trabajo de los mudéjares, de quienes dice que "tienen peregrino ingenio para los riegos, así como para el cultivo de la tierra", llegando a citar el proverbio "Quien no tiene moros no tiene oro".

Aún hay más referencias sobre los riegos del Jalón en la Edad Moderna. Así el viajero Bartolomé Joly, en 1603, diría admirado: "La Vega, que ellos llaman (es el llano y la tierra fértil además), es bellísima. El difunto rey Felipe II, cuyos dichos son repetidos como las sentencias de los reyes de antaño, la estimaba como la mejor de España, comparándola por su pequeñez a un plato de ensalada de hierbas escogidas".