Río Cinca

Datos principales

  • Nacimiento: Lago de Pineta a 2.500 m.
  • Longitud: 191 km
  • Aportación de caudal: 2.915 hm³
  • Superficie: 9.740 km² (4.784 km² sin incluir la cuenca del Ésera y del Alcanadre)
  • Poblaciones:
    Principales poblaciones por las que pasa el Cinca: Bielsa, Laspuña, Labuerda, Aínsa, El Grado, Monzón, Albalate de Cinca, Alcolea de Cinca, Fraga, Torrente de Cinca y Mequinenza (junto al Segre)
    Principales poblaciones por las que pasa el Ara: Torla, Broto, Fiscal y Boltaña.
  • Principales infraestructuras hidráulicas:
    Embalses de Lafortunada, Mediano, El Grado, desde donde parte el Canal del Cinca que forma parte del sistema de riegos del Alto Aragón.
  • Afluentes (más importantes):
    Margen izquierda: Barrosa, Cinqueta, Nata, Ésera (afluente Isábena), Sosa y Tamarite
    Margen derecha: Vellos, Ara (afluente Arazas), Vero y Alcanadre (afluentes Flumen y Guatizalema).

Imagen

Qué curioso…
Nabatas por el Cinca

Coincidiendo con los mayencos, anualmente se celebra el descenso por el Cinca de nabatas desde Laspuña a L'Aínsa. Este descenso sirve para homenajear un oficio perdido de las montañas, el de los nabateros, unos personajes que transportaban la madera desde el Pirineo hasta la Tierra Baja.

Estas nabatas o almadías estaban conformadas por los troncos de los árboles, cortados en las selvas y levemente descortezados, que se unían mediante ataduras para formar balsas de una quincena de troncos adosados. Se agrupaban hasta cuatro de estas balsas, eran gobernadas en su conjunto por dos hombres que manejaban sendas largas pértigas, dispuestos uno en la balsa de cabeza y otro en la última.

Se tiene noticia de nabateros que transportaban madera hasta el Ebro, llegando a veces hasta Tortosa. Desde allí los grandes árboles pirenaicos se embarcaban hasta Cartagena sirviendo para construcciones navales.

También sabemos de lo peligroso del oficio de nabatero por un dicho popular sobrarbés: "Cinca traidora, que as piedras amuestras y a os hombres afogas".

Hoy la construcción de embalses que cortan el curso de los ríos, y la proliferación y mejora de las carreteras han terminado con este medio de transporte y con la ocupación estacional de los nabateros.