Sombra

Tema 8. El ecosistema fluvial

La presencia de ríos trae ligado un tipo de ecosistema que puede denominarse como ecosistema fluvial que integra tanto el propio cauce del río como su entorno más inmediato.

En el agua encontraremos desde algas, multitud de invertebrados hasta peces, anfibios y mamíferos... mientras que en las orillas se desarrollan los sotos o bosques de ribera.

Por supuesto, dependiendo de los tramos en que nos encontremos de un río, su altura sobre el nivel del mar, su clima, etc. podremos encontrar distintas variantes del soto pero como aquí solo se pretende aproximar al tema, generalizaremos citando apenas unas cuantas especies de flora y fauna que puedan resultar más comunes.

En las cabeceras de los ríos las plantas más habituales son mimbreras y sauces, plantas leñosas que precisan suelos muy húmedos y son capaces de enfrentarse a la fuerza de la corriente.

Aguas abajo ya encontramos árboles de mayor porte como álamos temblones, chopos, fresnos, alisos o abedules, además de diversas especies arbustivas como espinos albares, llamados genéricamente artos en el Alto Aragón, rosas silvestres o zarzas.

En los cursos bajos de los ríos o en los bosques de ribera de clima más mediterráneo hay una mayor sedimentación, salvo momentos de crecidas torrenciales, y unas vegas más fértiles.

La vegetación más cercana al cauce está adaptada a las crecidas y en general encontramos arbustos flexibles, como tamarices, sargas o sauces mimbreños. Si las aguas están remansadas también encontraremos carrizos y cañas, de gran utilidad esta planta en la economía rural hasta hace poco tiempo, ya que fue un elemento importante en la construcción tradicional.

En cuanto a la vegetación un poco más apartada del río es similar a la que hemos citado para los tramos medios.

La fauna asociada a los ríos es abundante y diversa, aunque en muchos casos en franca regresión debido en especial a la acción del hombre con sus ciudades, sus industrias y sus vertidos, sus sistemas de riego y sus obras de regulación de caudal.

También hay que tener en cuenta la introducción de especies exóticas en el río, que acaban con las autóctonas. Ése es el caso del mejillón cebra, que está acabando con la especie autóctona perla de río (margaritífera auricularia), actualmente en peligro de extinción; el del voraz siluro, introducido en el pantano de Mequinenza para la pesca deportiva y que está acabando con especies endógenas en el Ebro; o el del cangrejo de río ibérico autóctono, amenazado por el introducido americano.

Todavía abundan en los ríos aragoneses especies de peces como la trucha en los cursos superiores. Descendiendo en altura será habitual encontrar barbos y madrillas y en los cursos inferiores, con pendiente mínima, hallaremos a la bermejuela, el lucio o el pez lobo, en peligro de extinción.

Son habituales especies introducidas para la pesca deportiva como carpas, percas, carpines, siluros, peces gato o gambusias. Mientras tanto la construcción de presas y la polución resultan nocivas para otras especies. La anguila, que remontaba desde el mar, para crecer en el Ebro, es cada vez más rara en Aragón. El esturión, antes pescado en la provincia de Zaragoza ya no se conoce ni en el delta del Ebro, si no es excepcionalmente.

Entre los anfibios hay abundancia de sapos, ranas y salamandras, entre las que destaca la especie endémica del tritón pirenaico. También abundan culebras de agua y, aunque menos comunes, aún podemos ver galápagos.

Entre los mamíferos ligados a las riberas, destacamos al desmán del Pirineo o topo de río, el hurón y la nutria.

Las especies más abundantes asociadas a los ríos son las aves como el pájaro moscón con su elaborado nido colgante, la oropéndola, ruiseñores, pollas de agua, fochas, el martín pescador, andarríos o lavanderas, Chorlitejos.

Entre las rapaces hay que citar al autillo, el aguilucho lagunero o al águila pescadora.

Y para finalizar, las distintas especies de anátidas, patos y gansos, las garzas, cigüeñas y grullas, habituales moradoras de la Laguna de Gallocanta.

 

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT