Industria Aragonesa
Sombra

Tema 6. Localización de la industria en la provincia de Huesca

La distribución espacial de la industria en Huesca se alinea según dos ejes viarios: uno en el noroeste de la provincia (Jaca-Sabiñánigo), y otro en el centro-este (Barbastro-Monzón-Binéfar) unidos a través de la capital, Huesca, formando un eje que pivote sobre los dos núcleos industriales de Sabiñánigo y Monzón.

Las posibilidades que ofrece la provincia de Huesca en materias primas para la industria son variadas, pero de no excesiva rentabilidad. La más abundante en principio es la madera, pero el sector forestal tiene escasa importancia en la economía oscense. Por otra parte, las materias primas agropecuarias han sido el fundamento de la actividad artesanal en el pasado, pero en la actualidad su uso es mínimo para los procesos industriales en Huesca.

Por encima de las materias primas ha pesado en la localización industrial oscense la energía y concretamente la hidroeléctrica. La localización de las centrales propiciará la instalación de plantas electroquímicas y electrometalúrgicas precisamente en núcleos relacionados con los dos cursos fluviales de mayor potencia: el Gállego (Sabiñánigo) y el Cinca, una vez que ha recibido al Ésera (Monzón).

Embalse de Canelles, generador de energía eléctrica
Embalse de Canelles

De este modo, a partir de las materias primas tradicionales se justifica la localización de los centros industriales con pasado artesano (tan solo Barbastro, Huesca y Jaca), y a partir de la energía hidroeléctrica encontramos la explicación de los nuevos núcleos industriales de Monzón y Sabiñánigo, que han potenciado poderosamente la industria oscense.

Para completar las razones de esta escasa dedicación industrial en la provincia de Huesca hay que citar como factores negativos las malas vías de comunicación e infraestructuras, la falta de mercados, mano de obra y capital inversor.

Sabiñánigo y Monzón… los dos centros industriales de Huesca

Complejo industrial en Monzón
Complejo industrial en Monzón

El surgimiento de las grandes industrias que nacieron en Sabiñánigo y Monzón no se planteó en función del consumo oscense sino del consumo nacional y tienen en común una ausencia de pasado artesanal en los centros y la capitalización inicialmente de procedencia privada y de fuera de la comunidad.

La primera población inicia su proceso industrializador en 1918 con la instalación de una planta de productos químicos de Energía e Industrias Aragonesas, cuando el pueblo había registrado 347 habitantes en el censo de 1910. Sin duda, la instalación de esta empresa en aquel lugar no se debió a la posibilidad de mano de obra, que se dotó con gente procedente del éxodo rural, sino a la cercanía de la energía hidroeléctrica y la vía de comunicación del ferrocarril internacional de Canfranc. Un caso distinto es el de Monzón, que al crearse Hidronitro Española en 1943, partía de un censo (el de 1940) superior, pero en todo caso modesto al no superar los 5.800 habitantes.

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios