Miguel Servet
Sombra

Tema 4. Las colonias y las azucareras

Sin abandonar nunca sus labores académicas y juristas, poco a poco Joaquín Costa se irá introduciendo en los círculos políticos e irá adquiriendo una mayor influencia. En todos sus estudios tratará siempre de encontrar las razones del atraso estructural español y propondrá soluciones en la búsqueda del progreso. Esas soluciones habían de venir de la continuación y revitalización de antiguas costumbres y organizaciones sociales, actitud que le valió ser definido por muchos como un verdadero romántico. En aquellos años realizará sus estudios históricos o sobre temas etnológicos como las pastoradas o sus estudios lingüísticos sobre el aragonés ribagorzano.

Cita…    El pasado y Costa

"Los pueblos no abdican fácilmente de su pasado, que sería abdicar juntamente de su porvenir".

Una de las líneas de pensamiento que siguió durante los años ochenta fue la de la participación española en el movimiento colonial. Probablemente se inició por la incertidumbre que existía en aquel momento por la situación de las provincias españolas en ultramar.

Su posición en contra de la esclavitud quedará clara con su participación en mítines y conferencias africanistas y abolicionistas, siguiendo con el espíritu liberal y antiesclavista de Isidoro de Antillón a principios de siglo.

Consideraba que los nuevos intereses de España estaban en África, pero no debían llevarse a cabo a toda costa. Por ello, al mismo tiempo fue uno de los primeros en pedir la autonomía de Puerto Rico y que se diera representación parlamentaria a Filipinas.

Dirigió en 1883 el Congreso Español de Geografía Colonial y Mercantil, y ejerció gran influencia en la Sociedad de Africanistas y Colonistas, que evolucionó hasta convertirse en la Sociedad de Geografía Comercial, cuya Revista fundó y redactó casi por completo él solo.

Al final, el trauma por los acontecimientos ocurridos en 1898 con el desastre colonial hicieron que Costa considerase perdidas para siempre las oportunidades de España y se apartase de todo afán colonialista. En 1899, influido por la pérdida ese año de las Islas Carolinas, escribió (proféticamente) que "debían venderse o regalarse esos territorios, Fernando Poo inclusive".

Pese a que se llevasen años de crítica hacia los estamentos que regían los intereses de España, el impacto psicológico producido por la pérdida de las colonias fue el desencadenante de la eclosión del movimiento regeneracionista en torno a la fecha simbólica de 1898. Costa se erigió en la cabeza visible de un grupo de gente que pretendió ofrecer respuestas económicas frente a la postración material, salidas políticas frente a la corrupción en las clases dominantes y un profundo cambio social frente a la falta de ilusión colectiva.

En Aragón el Regeneracionismo dejó una profunda huella en campos dispares con personajes como el geólogo Lucas Mallada, o científicos como Rafael Salillas, el pediatra Martínez Vargas o el Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal. Entre los escritores que se inscriben en esta corriente destacan Manuel Bescós "Silvio Kossti", Joaquín Dicenta y los costumbristas López Allué, Matheu... Además hay que reseñar al grupo de profesores de la Universidad de Zaragoza que escriben para la Revista de Aragón entre 1900 y 1905.

Pero la pérdida de las colonias no solo iba a ser el desencadenante del Regeneracionismo. En Aragón tuvo una importante consecuencia económica, el cultivo de un nuevo producto, la remolacha azucarera, y la aceleración del proceso industrializador. La pérdida colonial ocasionó la imposibilidad de importar sus productos, como el azúcar. Aragón supo aprovechar esta oportunidad y comenzó a cultivar remolacha en sus tierras de regadío.

Su posterior transformación dio lugar al nacimiento de una industria nueva que marcará la pauta del resto de la economía, ya que sus efectos de difusión sobre los demás sectores provocaron un período de prosperidad económica. Así, en 1899 se había creado la Industrial Química de Zaragoza, que fabrica una buena parte de los abonos necesarios para un cultivo como el de la remolacha, que esquilma tanto la tierra. Además la instalación de azucareras trae consigo el desarrollo de las fundiciones y de la industria metalúrgica. Igualmente aumentó la demanda de carbón usado como combustible, favoreciendo la explotación de los lignitos turolenses, con la creación, en 1900, de la Sociedad Minas y Ferrocarriles de Utrillas.

En 1893 ya funcionaba en Zaragoza la Azucarera de Aragón, obteniendo rápidos beneficios gracias al proteccionismo arancelario. Tras el Desastre Colonial se multiplican las azucareras (3 en Zaragoza, en Casetas, dos en Calatayud, en Alagón, en Gallur, en Épila...) llegando a saturar el mercado, por eso se creó la Sociedad General Azucarera de España en 1904. Con esta sociedad se reestructura el sector y se reducirá la extensión de remolacha sembrada en Aragón, perjudicando por tanto esta industria en pleno desarrollo.

Las fábricas se localizaban junto a las zonas productoras de remolacha azucarera con objeto de reducir los costes de transporte. Inicialmente surgen en torno a Zaragoza, y luego se extienden por los valles de otros ríos, como el Jalón, el Jiloca, y algunos años más tarde, en 1925, en el valle del Cinca empieza a funcionar la azucarera de Monzón.

A raíz del cultivo de remolacha no solo surgieron azucareras; también ligadas a ellas surgieron las fábricas de alcohol, que utiliza como materia prima las melazas, subproducto de la remolacha.

Los fuertes beneficios obtenidos en este sector están en el origen de un importante proceso de acumulación de capital que existe en Aragón en estos años y que se manifestará en la creación de diversos bancos regionales en los años siguientes al surgimiento de las azucareras. El ejemplo más claro es el de la fundación del Banco de Aragón en 1910, cuyo primer presidente fue Joaquín Delgado Pascual.

 

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios