Miguel Servet
Sombra

Tema 9. Costa después de Costa

Un siglo después de la muerte de Joaquín Costa, parece claro que la importancia de su figura no se debe tanto por lo que consiguió en vida, como por su influencia posterior en eminentes pensadores de todas las posiciones: Menéndez y Pelayo, Miguel de Unamuno, Ortega y Gasset, Ramiro de Maeztu... o en los políticos del siglo XX, especialmente en la Dictadura de Primo de Rivera y la II República.

Pese a no conseguir elaborar un sistema de pensamiento suficientemente "cerrado" y coherente por abarcar tantas facetas, Costa tuvo numerosos seguidores a título personal. Estos seguidores y amigos, sobre todo aragoneses, son los encargados de hacer crecer el mito del "León de Graus". Por su parte, la divulgación de su obra inicialmente va a estar en manos de su hermano Tomás, que recopiló y publicó la llamada "Biblioteca Costa".

Será en la dictadura primorriverista cuando la bandera costista se enarbole más decididamente. Primo de Rivera hace suyas las ideas del hombre que urgía para salvar a España un "cirujano de la mano de hierro". Se identifica con sus proyectos hidráulicos, de repoblación forestal y obras públicas, de escolarización, etc. Un apasionado costista es precisamente el encargado de proyectar y llevar a cabo la política hidráulica: Manuel Lorenzo Pardo, vinculado a la Confederación Hidrográfica del Ebro.

En una maniobra de propaganda política, Primo de Rivera, que pretendía su asimilación con la figura de Costa, asistió a la inauguración del monumento en Graus en 1929. Mientras, ese mismo año, se inaugura en Zaragoza un "monumento" que seguramente él hubiera preferido, el Grupo Escolar Joaquín Costa.

En los inicios de la II República se veía con recelo a la figura de Costa por la manipulación sufrida en la Dictadura de Primo de Rivera, sin embargo enseguida la hicieron suya por su vinculación a la Institución Libre de Enseñanza y su republicanismo declarado.

El aragonesismo, en plena ebullición en las primeras décadas del siglo XX, especialmente en los años de la República, también se identificará enseguida con el mito de Costa. Ya a finales del siglo XIX el aragonesismo incorporó algunos planteamientos del regeneracionismo, las reivindicaciones sobre regadíos y un nuevo costumbrismo literario y pictórico. Pero, sobre todo, la defensa del Derecho civil aragonés frente al uniformismo unificador y la recuperación crítica de los valores culturales particularizantes como base del progreso.

No se puede considerar a Costa un nacionalista aragonés, pero sí un ferviente aragonesista. Continuamente se referirá al carácter nacional de Aragón, que "es el órgano político de la nacionalidad", sin embargo en todo momento tendrá presente el planteamiento de que Aragón es el foco a través del cual Costa comprende, explica, explora y defiende a España. Quizá eso es lo que quiso expresar cuando dijo: "Soy dos veces español porque soy aragonés".

Tras la Guerra Civil existirán numerosos estudios y loas a Costa por parte de los republicanos exiliados, entre ellos una del anarquista caspolino Manuel Buenacasa. Mientras tanto, desde la vertiente política triunfante en la dictadura, la figura de Costa vuelve a ser utilizada interesadamente, sus temas y sus lemas: la política hidráulica, la repoblación forestal o la alfabetización.

Con la llegada de la transición democrática proseguirá el referente costista revitalizado especialmente con el proceso autonómico y durante el centenario de su fallecimiento.

No es, como ya hemos visto, ni de uno ni de otros: reivindicado por krausistas, carlistas, jonsistas y cenetistas, republicanos y socialistas... quizá sea esa la mejor señal de su grandeza y de su potencial inmenso como símbolo para un pueblo.

 

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios