Francisco de Goya y Lucientes
Sombra

Tema 2. De Zaragoza a Italia

Tras cuatro años con Luzán proseguirá su formación en el taller de Madrid de Francisco Bayeu, quien años después se convierte en su cuñado, al casar Goya con Josefa Bayeu.

Su maestro…    Francisco Bayeu y Subías (1734-1795)

Francisco es el mayor una saga de pintores aragoneses, compuesta también por Ramón y fray Manuel. Se inicia en Zaragoza en el aprendizaje del dibujo bajo la dirección del pintor Juan Andrés Merklein y posteriormente con Luzán.

En 1756 obtiene el Premio Extraordinario de la Academia de San Fernando, con un óleo sobre cobre representando La tiranía de Gerión, por ello recibe una pensión de la Academia para continuar en Madrid sus estudios con Antonio González. Desavenencias surgidas con el maestro y la muerte de sus padres le hacen regresar a Zaragoza, donde contrae matrimonio con Sebastiana Merklein, hija de su primer maestro.

Entre 1758 y 1762 trabaja activamente para iglesias y conventos zaragozanos como el monasterio de Santa Engracia, las iglesias de San Ildefonso y San Felipe, la cartuja de Aula Dei, etc. 1762 será un año trascendental para Francisco, pues Antón Rafael Mengs, primer pintor de cámara de Carlos III, visita Zaragoza y le propone convertirse en ayudante suyo en la Corte. Así, Bayeu asimilará la estética neoclásica.

Pronto le llegan los primeros encargos para el palacio real, por mediación de Mengs: La Rendición de Granada y La caída de los Gigantes. En 1765 da clases particulares de dibujo y pintura, a las que asisten, entre otros, su hermano Ramón, Goya y Beratón.

En 1767 es nombrado pintor de cámara del Rey, realizando obras para el Palacio Real y para El Pardo. En 1775 se traslada a Zaragoza para pintar al fresco dos cúpulas en la basílica del Pilar cuyo éxito fue rotundo y supuso la confirmación en su tierra de su valía artística.

Desde ese momento irá acumulando reconocimientos en todos los estamentos oficiales llegando a convertirse en director de la Real Fábrica de Tapices y poco antes de morir en 1795 director general de la Academia de San Fernando.

Además de las grandes obras oficiales, Francisco Bayeu destacó en la realización de retratos como los que realizó a su mujer e hija. Obras de todo tipo, que convertirán a Bayeu en una de las figuras más importantes del siglo XVIII, únicamente eclipsado para la historia del arte por la genialidad de su cuñado, Francisco de Goya.


Goya no debió permanecer mucho tiempo de aprendizaje junto a Bayeu, ya que en 1765 lo encontramos en Alagón pintando el fresco La exaltación del Nombre de Jesús en el colegio de la Compañía de Jesús y los cuatro Padres de la Iglesia Occidental en las pechinas de la iglesia de los jesuitas de Calatayud, hoy parroquia de San Juan el Real.

Mientras tanto, Goya se presentará al premio de la Academia de San Fernando de Madrid en 1763 y 1766 para la obtención de una beca que le permita proseguir su estudio en Italia. En ninguno de los dos casos lo consigue y se sabe que marchó por su cuenta en 1770 con 24 años, aunque poco antes realizó una segunda serie de los Padres de la Iglesia Occidental en las pechinas de la ermita de la Virgen de la Fuente de Muel.

La estancia italiana duró hasta 1771. Estudia las obras de los maestros italianos y tiene la oportunidad de conocer las novedades que traía el Neoclasicismo romano. Participó en el premio de pintura de la Academia de Parma con su versión de Aníbal vencedor, que mira por primera vez Italia desde los Alpes pero no obtuvo tampoco el premio. Además, de esta etapa, conservamos el valioso cuaderno de anotaciones personales donde dibujó apuntes de figuras y composiciones tomadas del natural. En la actualidad se lo conoce como el cuaderno italiano.

El estilo…    Arte neoclásico

El neoclasicismo surge como contraposición al estilo rococó considerado por la Ilustración como frívolo y decadente. Es un movimiento artístico que surge a mediados del siglo XVIII desde las academias oficiales y ya no tiene a la temática religiosa como su principal tema. Ahora son los temas mitológicos y de la Antigüedad clásica.

Por influencia de la Ilustración, el arte debe tener una finalidad moralizante y debe servir de instrumento educativo. Así, los temas plasmados por el artista deben representar valores cívicos.

Las formas son como las de las obras de arte clásicas, tanto en arquitectura como escultura y pintura, así que en las iglesias se reproducen frontones de templos y cúpulas como las del Panteón romano.

La etapa del neoclasicismo coincide con la vida de Goya (1746-1828), y además de éste y los Bayeu en la pintura, en Aragón destacan artistas como el escultor Juan Adán o el arquitecto Silvestre Pérez. Todos ellos tienen en común que para obtener el éxito y el reconocimiento tuvieron que marchar de Aragón, así que sus obras las encontramos repartidas por toda la península, con escasa representación en nuestra comunidad.

 

Arte | Biografías | Ciencias | Geografía | Heráldica | Historia | Humanidades | Ocio

Índice Alfabético | Galería Multimedia | GEA Educa! | Efemérides

Home | Quiénes somos | Información Legal | Contacto | La GEA en tu Web | RSS


© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

NTT Corporación Publicitaria de Medios