Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Partido Progresista

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 15/12/2009

Junto con el Partido Moderado Buscar voz... conforma el sistema politico que nace con la revolución liberal y se mantiene durante las décadas centrales del siglo XIX. Su origen parece estar en los 78 diputados que el 22-V-1836 proponen retirar la confianza al gobierno Istúriz, entre ellos los aragoneses Miguel Alejos Burriel Buscar voz..., Alejandro Oliván Buscar voz..., Pío Laborda y otros. El Partido Progresista se apoyaba en los sectores de la burguesía Buscar voz... comercial y profesional, de la pequeña burguesía y de los artesanos que reivindicaban sus derechos a participar en el poder político. Tuvo una notable base urbana en Zaragoza y alimentaba las filas de la Milicia Nacional Buscar voz....

El naciente partido tiene un notable éxito electoral en las elecciones de julio de 1836 en Zaragoza. Pío Laborda, profesor y propietario, es elegido por Zaragoza en todas las ocasiones entre 1834 y 1842, y formó parte, junto con Argüelles, Olózaga y otros del comité parlamentario que redactó el primer borrador de la Constitución de 1837. Durante estos años y singularmente durante el Bienio Progresista Buscar voz..., el partido estuvo en el poder o lo compartió con los moderados. Pero durante más de veinte años, y hasta la Revolución del 68 Buscar voz..., fue un partido de oposición que conjugaba su presencia electoral con la gestación y participación en todas las conspiraciones y movimientos revolucionarios (1840, 1854, 1868). Ferviente partidario de la democracia municipal, en función de los intereses que defendía, nutría las juntas locales, provinciales o regionales en cada coyuntura de cambio político. Zaragoza, uno de los puntos fuertes del Partido Progresista, fue la ciudad que eligió representar Espartero en 1854 y de ella salieron importantes cuadros progresistas como Borao Buscar voz... o Bruil Buscar voz.... Fue constantemente la alternativa, bloqueada en muchas ocasiones por poderes fácticos superiores a los mecanismos electorales, al conservadurismo moderado, y con un cierto sabor jacobino, recogió un apoyo notable de las clases populares.

• Bibliog.:
Marichal, Carlos: La revolución liberal y los primeros partidos políticos en España. 1834-44; Madrid, 1980.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010