Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Nocito, valle de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/05/2007

En la vertiente norte de la sierra de Guara Buscar voz..., en un paraje de incomparable belleza, todavía no excesivamente degradado por la moderna civilización, se encuentra el valle de Nocito, en una zona de depósitos terciarios, configurada en la era cuaternaria, integrada en una cubeta impermeable que vierte sus aguas contra la barrera de calizas. La llamada depresión de Nocito se descompone a su vez en cuencas sucesivas, como la cuenca inundada de Belsué Buscar voz..., la cuenca de Nocito, las cubetas de Bentué, Used y Bara, etc. Paisajes de imponente majestuosidad dominan el valle, como la garganta del Guatizalema Buscar voz..., entre el monte El Barón y la peña Corcurezo, abriéndose paso a través de los estrechos de Estrimera y del Palomar; la garganta de A Pillera, excavada por el río Vetosa, y dominándolo todo, la venerable silueta del pico de Guara (2.077 m. de alt.). En el fondo del valle, a 931 m. de alt., se halla Nocito, núcleo organizador de la comarca, en otros tiempos populosa y hoy apenas habitada; y los lugares de Used (1.150 m.) y Bentué de Nocito (1.081 m.), en una encrucijada de los caminos que van de Nocito a Used y de A Pillera a Secorún. La pardina de Orlato se alza a 1.196 m. de alt., y el lugar de Lusera, a 1.035 m., dominando el pantano de Belsué Buscar voz....

La zona parece que estuvo ya habitada en la Prehistoria, como lo demuestra la existencia de un importante núcleo del megalitismo pirenaico, con los dólmenes Buscar voz... de Ibirque, Palomar y Caseta de la Bruja, así como el hallazgo de varias hachas pulimentadas. Importante fue la presencia romana en estas tierras, perpetuada en unas cabezas esculpidas, del siglo II d.C., que aparecieron junto al santuario de San Úrbez Buscar voz..., tal vez en el emplazamiento de una antigua villa, así como monedas imperiales encontradas en el término de El Castellar, donde parece que se alzó una ciudad fortificada, y restos de calzadas romanas que vertebraban esta importante comarca. También se hallaron piezas visigóticas de metal.

Jaime II entregó el señorío de Nocito y su valle, el 24-V-1297, a don Artal de Azlor. Desde el año 1535, el señorío y jurisdicción civil del territorio sujeto al monasterio de San Úrbez correspondía al Colegio Mayor e Imperial de Santiago de Huesca, por haber cedido estos derechos, con autoridad real y pontificia, la iglesia y priorato de San Pedro el Viejo de Huesca, que ya con anterioridad había cedido la jurisdicción criminal a la ciudad de Huesca. Zona de economía fundamentalmente agropecuaria, los pastos del tozal de Guara están divididos desde antiguo en cuatro porciones: el cuarto de la Vetosa y de las Cañadas, cerca de Nocito, al noroeste; los llanos de Guara, cerca de Bara, al noreste; el cuarto de la Fueba, al sureste, y la Fabana, al suroeste, propiedad del conde de Guara (duque de Villahermosa). Al producirse la Desamortización Buscar voz..., se formó la sociedad de la Honor de Nocito, que compró las pardinas de Zamora, Usieto y Sierrahún, así como propiedades comunales procedentes de la Desamortización civil y 800 Ha. de pastos en la sierra de Guara, con capacidad para unas 5.000 cabezas de ganado lanar. En el siglo XIX había en Nocito un molino harinero y se cultivaba, según Madoz Buscar voz..., «mistura, avena, poca hilaza, patatas y escasas legumbres; cría ganado lanar, caza de perdices y conejos, y pesca de barbos». El párroco, don Vicente Viñuales, merced a sus esfuerzos, vio concluida en 1850 la obra del actual templo parroquial.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010