Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Navarra y Rocafull, Melchor de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 15/11/2011

(Torrelacárcel Buscar voz..., 1626 - Portobelo, Panamá, 13-IV-1691). Cursó estudios de artes y jurisprudencia, pasando después a Salamanca, y tras su graduación fue galardonado por el rey con plaza de asesor de la Gobernación General de Aragón en agosto de 1654, siendo convisitador de la Real Audiencia de Barcelona en 1657. Dos años más tarde participó en la defensa del condado de Ribagorza Buscar voz..., para pasar después a Italia como miembro del Consejo Colateral de Nápoles primero y fiscal del Consejo Supremo de Italia después. Años más tarde sería vice-canciller de Aragón y miembro de la Junta del Gobierno Universal de España. En 1680 fue nombrado consejero de Estado y Guerra y en el mismo año virrey del Perú, de cuyo cargo tomó posesión en 1681 y se mantuvo en él hasta 1689, en que fue nombrado presidente del Consejo de Aragón Buscar voz..., cargo del que no llegó a tomar posesión pues murió en la travesía hacia la metrópoli, concretamente en la ciudad de Portobelo, mientras aguardaba los galeones de la flota que deberían llevarle a España.

Melchor de Navarra y Rocafull, caballero de la Orden de Alcántara, duque de la Palata, príncipe de Massa y vizconde de Torrecilla fue hombre muy sobresaliente en el campo de la jurisprudencia; gran trabajador, dejó una grata estela en todos aquellos destinos en los que sirvió a la Monarquía hispánica. Durante su mandato en el Perú consiguió un notable aumento en la producción de azogue en las terribles minas de Huancavélica, a la vez que manifestó su preocupación, asistencia y protección a los indios mitayos que llevaban sobre sus espaldas el duro trabajo de extracción de cinabrio. Desarrolló una activa política para limpiar de piratas las costas de Colombia y Panamá, reforzó las defensas de las fortalezas de Panamá y combatió los fraudes en el comercio de la plata. El gran terremoto que sacudió Lima el 20-X-1687, obligó al virrey a embarcarse en la reconstrucción de la ciudad e impulsó la asistencia a los afectados por la catástrofe. A su muerte se celebraron en Zaragoza grandes exequias organizadas por los jurados de la ciudad y la Universidad ordenó se instalase un retrato de su persona en el Teatro Mayor como muestra de rendido y admirado homenaje.

• Bibliog.:
Latassa, F.: Bibliotecas Antigua y Nueva de Escritores Aragoneses; Zaragoza, 1885.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010