Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Monzón

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 10/06/2011

Ciudad situada en el valle medio del Cinca Buscar voz... (H.). Su emplazamiento, al pie de una loma areniscosa, junto a la desembocadura del río Sosa, que cruza la ciudad actual antes de llegar al Cinca, se justifica por los amplios espacios de tierra cultivable que la rodean y por su posición estratégica, en un importante paso del Cinca defendido por el castillo Buscar voz..., plaza fuerte ya en la Reconquista Buscar voz.... Zona de poblamiento primitivo, se han realizado numerosos hallazgos prehistóricos.

Por Monzón pasa el ferrocarril Madrid-Zaragoza-Barcelona (con un tráfico local de 300 viajeros y 35 vagones de mercancías por día); la N-240 y una serie de carreteras comarcales y locales que lo comunican fácilmente con toda la zona oriental de la provincia y con importantes núcleos de población regionales y extrarregionales. El área municipal tradicional tenía 106 km.2 de extensión en la margen izquierda del Cinca y quedaba limitada al oeste casi exactamente por el río. A partir de 1975 la incorporación de Selgua Buscar voz... la ha ampliado en 50 km.2 en la orilla derecha.

Alcanza en conjunto una altitud entre los 200-300 m. y tiene un clima mediterráneo continental, con fuertes variaciones estacionales de temperatura (temperaturas absolutas máximas de 38-39° en julio- agosto y mínimas de hasta –10° en diciembre-enero) que dan como media anual 14°; y precipitaciones próximas a los 450 mm. anuales.

La población tiene clara tendencia a la concentración: en el siglo pasado Madoz Buscar voz... habla de la existencia de caseríos dentro del término, utilizados sólo como albergue de ganado de labor, y únicamente da como habitado, por un ermitaño, el santuario de La Alegría Buscar voz.... En el siglo actual pueden citarse algunas «torres» (El Cascallar, Lax y La Cardosa, etc.) que desaparecen como habitación permanente después de 1940 y, hasta que el crecimiento urbano los absorbe, el barrio de viviendas anexo a la Azucarera y el del Paseo de la Estación en el que, desde el Convento de Santa Clara hasta la estación de ferrocarril, se sucedían edificios industriales y viviendas, entre ellas un grupo destinado a los ferroviarios. Un tipo de núcleo habitado con una singular independencia del municipio lo constituyó el Castillo, que se mantuvo como plaza militar con guarnición permanente hasta el comienzo de siglo. Actualmente se han sumado a la cabeza del municipio los núcleos de Selgua y Conchel Buscar voz....

En una etapa de signo demográfico Buscar voz... claramente regresivo en Aragón, Monzón destaca en el conjunto de la población aragonesa precisamente por el incremento que ha experimentado, uno de los más potentes y posiblemente el más firme entre todos los municipios aragoneses (excluyendo, claro está, las capitales de provincia). A principios de este siglo cuenta con 3.800 hab. y hasta 1950 (en que alcanza los 5.500) el ascenso es prácticamente continuo, aunque no muy marcado. Es en los años siguientes cuando la población experimenta un crecimiento que es, ciertamente, espectacular: 9.020 hab. en 1960; 14.089 en 1970, para llegar en 1998 (sumando ya los vecinos con que contaba Selgua en el momento de su anexión), a los 14.539, constituyéndose así por su peso demográfico, y exceptuando también las capitales, en el primer municipio de la provincia y en el tercero de la Comunidad.

La razón de esta evolución está en el cambio experimentado en el horizonte de trabajo de Monzón. La actividad que primordialmente ha ocupado a la población es la agricultura, que ha contado siempre con la posibilidad de disponer del agua del Cinca y del Sosa y que tuvo organizada desde antiguo una red de acequias (siete nacían en Monzón en la Edad Media) entre las que han destacado tradicionalmente la de Paúles, que riega los términos del norte del municipio; la de Sosiles Altos, que discurre en parte bajo el mismo núcleo urbano; las del Sosa, cuyas aguas son especialmente apreciadas para el riego de hortalizas, etc. La construcción del Canal de Aragón y Cataluña y las obras de ampliación de los regadíos han hecho que la importancia de la agricultura no haya decaído.

Empalmando con la agricultura aparece la industria, que se convertirá en el siglo actual en la principal función y en el motor del despegue demográfico de Monzón. Comienza como una actividad limitada a la transformación de los productos agrarios (molinos aceiteros, harineras, conserveras, fábricas de jabón, serrerías) que culmina con la implantación en 1924 de la azucarera, que da trabajo, casi siempre temporal, a un buen número de obreros y hace de Monzón centro del mercado remolachero de una amplia comarca. La instalación de las plantas de Hidro-Nitro Buscar voz... y Etinoquímica en 1946-47, a las que se suma en 1960 la de Monsanto Ibérica Buscar voz..., suponen un cambio total de signo en la industria —independiente ya del medio rural y relacionada en cambio con la situación de Monzón— y ofrecen un elevado número de puestos de trabajo. La posterior creación del Polígono Industrial «Los Paúles» (1968) ha tenido una influencia muy inferior a la de las industrias citadas.

El número de personas ocupadas en la industria supera las 3.000 frente a las casi 2.000 empleadas en servicios y poco más de 500 en agricultura. Estos cambios se reflejan no sólo en la curva demográfica, sino en la necesaria multiplicación de los servicios que la ciudad ha de ofrecer a su población y a la de su zona de influencia, y en la transformación de su plano. Así cuenta actualmente, aparte de los centros de E.G.B., con un I.N.B., un centro de Capacitación Profesional, salas de exposiciones y centros culturales, importantes instalaciones deportivas, ambulatorio de la S.S., etc. Cuenta asimismo con un parque móvil que suma más de 3.000 turismos, 350 camiones, 13 taxis, etc. El Ayuntamiento edita un periódico local.

La disposición del núcleo urbano, acomodado a la ladera sobre la que se asienta el castillo (en forma de media luna, dice Madoz en 1848), apenas tuvo variaciones en un siglo. A partir de 1940 rompió sus límites, señalados hasta entonces en líneas generales por el Muro, para alcanzar la orilla del Sosa y superarla rápidamente. En 1960 el plano se extiende en forma tentacular, siguiendo la carretera N-240 hacia Binéfar Buscar voz... y la de Albalate y llegando hacia el norte hasta la loma de El Palomar. Actualmente la ciudad se extiende al oeste hasta alcanzar el Cinca y sigue alargándose por las principales carreteras. El núcleo de población está presidido por el castillo y su centro urbano lo constituye la Plaza Mayor, donde se sitúa el Ayuntamiento. A esta plaza fluyen las principales calles comerciales y en sus alrededores se localizan preferentemente los establecimientos bancarios, etc. (Montisonense.)

Encicl.: A la sombra de la impresionante mole de su castillo se asienta el casco antiguo de Monzón, justamente donde el río Cinca recibe las aguas de su afluente el Sosa. Allí se reunían en Cortes Buscar voz... los tres reinos de Aragón y esta importante circunstancia histórica imprimió carácter a la población. Luego está el casco antiguo moderno, con aires de gran ciudad, de manera que se dan conjugados un pueblo de ayer y otro de hoy, sin que ni el uno ni el otro hayan sufrido menoscabo por esa necesaria convivencia.

El recorrido por la ciudad permite observar la huella de varias épocas, presente en la historia y el arte. En la carta de fundación de la ciudad, del año 1089, figuraban ya las iglesias de Santa María y de San Esteban. De la segunda no queda ni rastro, y la primera, a cuya consagración asistió el rey Pedro I Buscar voz..., varía bastante de su primitiva construcción. La iglesia de San Francisco, de la que cuenta la tradición que fue fundada por el propio Santo a su paso por Monzón, cuando caminaba como peregrino jacobeo a Santiago de Compostela Buscar voz... hacia el año 1211, fue destruida por un incendio, pero sus ruinas continúan siendo importantes.

La ermita de la Virgen de la Alegría se halla situada sobre un cerro, en las proximidades de Monzón, cerca de Pueyo de Santa Cruz Buscar voz.... Existe una valiosa pieza escultórica, un cristo de marfil de casi un metro de dimensión, que se conserva en la casa parroquial y sólo se le hace figurar tradicionalmente, en la romería de la Virgen de la Alegría, que se celebra el 15 de mayo. Esta escultura puede fecharse en el siglo XVI. El santuario se yergue sobre Lascellas, nombre dado a la montaña situada a la izquierda del Cinca. La ermita consta de una sola nave, con restos de algunas pinturas dieciochescas. El origen del santuario fue un castillo, antes necrópolis ibérica, torre de señales durante la arabización y fortaleza señorial en la Edad Media. El templo actual —explica Castillón Cortada— es del siglo XVII. Durante la guerra de 1642 la fábrica experimentó grandes destrozos. Originariamente, la ermita estuvo dedicada a la Asunción, como todas las iglesias de los tiempos de la Reconquista. En la cuesta del santuario se levantan dos bellos monumentos: una cruz de término y un monolito con la dedicatoria «Monzón a la Virgen de la Alegría», que lleva grabadas las dos primeras décimas premiadas en los concursos de la Virgen, los años 1968 y 1970, originales de los poetas José María Ferrer y Ángel Benito, respectivamente. Ambos monumentos fueron tallados en piedra blanca de la floresta.

Monzón buscó, además, su hermanamiento con la ciudad francesa de Muret Buscar voz... y con Barcelona. En el primer caso, para rendir memoria a hechos históricos importantes, ya que en Muret se libró la famosa batalla en la que murió el rey Pedro II Buscar voz... de Aragón; en el segundo, por la vinculación industrial existente con la capital catalana. Este último hermanamiento, celebrado el año 1969, fue precedido de una semana cultural dedicada a Joaquín Costa, organizada por el Ayuntamiento y el Airón Club, entidad esta última a la que tanto debe la cultura montisonense.

Entre los hijos ilustres de Monzón, a lo largo de las distintas épocas, hay figuras relevantes, con categoría nacional y aun internacional. Aun a riesgo de saber que la lista es incompleta, cabría destacar a los siguientes: Lucas Sillera y Aguilar, que fue paje del conde de Aranda y posteriormente maestro platero de gran fama, en el siglo XVII; fray Ignacio de Monzón, de la orden franciscana, fundador con otros padres de las provincias de Cataluña y de Valencia; don Vicente Pilzano, beneficiado de la iglesia colegial de Santa María y autor de una Colección de noticias sobre Monzón, en el siglo XVIII; Joaquín Costa y Martínez Buscar voz..., al que Monzón erigió un monumento, obra de Orensanz Buscar voz...; la familia Zaporta Buscar voz... descendiente toda ella de Monzón (Gabriel Zaporta fue banquero del emperador Carlos I); el letrado y novelista José Mor de Fuentes Buscar voz...; Mariano de Pano y Ruata Buscar voz..., de la Academia de la Historia, insigne historiador que ejerció, además, como alcalde de Monzón…

Además de la romería al santuario de la Virgen de la Alegría, Monzón celebra las fiestas de San Mateo, del 20 al 24 de septiembre en las que tiene lugar un gran concurso de jota aragonesa que ya es tradicional. Finalmente, del 3 al 5 de diciembre tienen lugar las fiestas patronales en honor de Santa Bárbara.

Preh. y Arqueol.: El primer vestigio de ocupación humana en el término de Monzón (H.), se produce durante el Neolítico Buscar voz...; los yacimientos de Sosiles Altos, Peña Lucas, Tozal de Franché o Camino de Enmedio, son muestra de ello. Pero es en la E. Bronce cuando encontramos un importante conjunto de yacimientos, ubicados sobre terrazas del Cinca (Sosiles, Emprido...), paleocanales miocenos (Ompríos, Terramelíns, Tozal de Franché, Pialfor...) o sobre montículos de la Fm. Peraltilla (Salobrás, Tozal del Rocino, Agullón...), próximos a los cursos de los ríos Cinca, Sosa y Clamor. La I Edad de Hierro queda escasamente representada, pero existen restos atribuibles a esta etapa en el yacimiento de La Alegua, así como en dos hallazgos sueltos de cerámicas excisas muy cerca de este cerro. Este enclave y los próximos de Ripoll en Binaced Buscar voz..., Olriols en San Esteban de Litera Buscar voz... y La Vispesa Buscar voz... en Binéfar, son una muestra de la iberización de toda la Ilergecia Buscar voz... occidental; en este sentido son muy significativos los hallazgos de cerámicas Buscar voz..., monedas Buscar voz... y las figurillas de arcilla de La Alegría Buscar voz..., así como la escultura zoomorfa de La Valfarta. A finales del s. III a de C., se produce la derrota de los ilergetes, y es a partir del s. II a. de C., cuando se inicia la romanización en la que las vías desempeñaron un papel primordial. Ubicación tradicional y verosímil de la mansión Tolous en la vía romana hacia Osca Buscar voz... y Caesaraugusta Buscar voz... desde Italia. En la ermita de Nuestra Señora de la Alegría Buscar voz... y en la partida de las Cellas se localizaron en el siglo pasado por Pano restos romanos de habitaciones que proporcionaron mosaicos de opus signinum y de opus tesselatum.

Se recuperaron cerámicas campanienses, comunes, monedas indígenas de Cesse, Ilerda, Bolscan, proyectiles de plomo para honda (glandes), una figurita de loba fundida en bronce, monedas imperiales. Otros restos de villae Buscar voz... rústicas en los alrededores, con elementos ornamentales notables, indican la riqueza del poblamiento de la zona.

• Bibliog.:
Galiay, J.: La dominación romana en Aragón; Zaragoza, 1946.
Lostal, J.: Arqueología del Aragón romano; Zaragoza, 1980.
Martín-Bueno, M.: Aragón Arqueológico; Zaragoza, 1977.

Hist. Med.: Durante la dominación musulmana su posesión fue continuamente disputada por los Banu Sabrit Buscar voz... de Huesca y los Banu Qasi Buscar voz... de Lérida. En el siglo XI pertenecía a los Banu Hud Buscar voz... y fue tomada por el Cid Buscar voz... en 1083. Su conquista por los cristianos era necesaria para cortar las comunicaciones entre los reinos musulmanes de Zaragoza y Lérida, hecho que se llevó a cabo en mayo de 1089 por el infante Pedro, hijo de Sancho Ramírez Buscar voz... y futuro Pedro I Buscar voz.... Se creó entonces el «reino» de Monzón, que incluía un territorio hasta la Clamor de Almacellas por el este y casi hasta Fraga por el sur. Tras esta primera ocupación que duró hasta 1126 pasó a manos musulmanas durante cuatro años, pero desde 1130 hasta 1136 era de nuevo ocupada por los aragoneses, que volvieron a perderla entre 1136 y 1141, fecha en que se reconquistó definitivamente.

Durante el siglo XII la rigieron entre otros tenentes el infante Ramiro de Navarra, Tizón y García Ramírez antes de su proclamación como rey navarro. En 1143 Ramón Berenguer IV Buscar voz... consiguió que la orden del Temple Buscar voz... cediera sus derechos sobre el reino aragonés tras el testamento de Alfonso I Buscar voz... a cambio de los castillos aragoneses de Monzón, Chalamera y Montegaudio, además de otros en Lérida y diversas rentas. A partir de este momento la encomienda templaria de Monzón se convirtió en la principal del reino de Aragón y sus dependencias incluían Armentera, Chalamera, Cofita, Estiche, Litera, Ribera, Zaidín y la propia villa de Monzón. Su primer comendador fue Guillermo de Albaix, entre 1163 y 1167.

El castillo fue residencia obligada de Jaime I Buscar voz... durante su minoría de edad bajo la custodia del Temple. Tras la suspensión papal de esta orden, algunas de las encomiendas resistieron, entre ellas la de Monzón que fue tomada en 1309, siendo su comendador Berenguer de Bellvis. La encomienda de Monzón se convirtió a partir de 1317 en una posesión sanjuanista, aunque el Hospital fue poco a poco perdiendo su autoridad sobre ella. En numerosas ocasiones fue sede de las Cortes Generales de los Estados de la Corona de Aragón.

• Bibliog.:
Oliveros de Castro, M.ª Teresa: Historia de Monzón; Zaragoza, 1964.

Hist. Moderna: La villa de Monzón, que a fines del siglo XV tenía unos 1.400 habitantes, contaba en 1787 con 2.781 pobladores. Los avatares del siglo XVII —pestes, epidemias Buscar voz..., malas cosechas, guerras, etc.— fueron particularmente penosos para la población montisonense, que se vio gravemente afectada por los sucesos de la guerra de catalana Buscar voz... (1640-1652) y de la guerra de Sucesión española Buscar voz... (1700-1715), períodos en que la villa quedó prácticamente deshabitada.

Era la agricultura la base económica fundamental de los montisonenses. Numerosas acequias procedentes de los ríos Sosa y Cinca regaban más de 1.500 cahizadas de los términos de Monzón. El principal producto era el aceite, cuya cosecha ascendía en años normales a 8.200 arrobas. Ignacio de Asso Buscar voz... informa que sus frutos eran muy famosos, en especial «sus guindas y cerezas, de gran tamaño, los melocotones manzanos, las manzanas Imperiales o comadres de figura prolongada, y una especie exquisita de ciruelas amarillas con algún tinte encarnado». De la importancia que en esta época tenía la agricultura da idea el hecho de que, en 1787, frente a 53 artesanos y 20 comerciantes, hubiera en el lugar 195 labradores y 258 jornaleros, además de 80 criados. Pertenecía la villa a la orden de San Juan de Jerusalén, que, además de poseer distintas partidas en su término, tenía plena jurisdicción sobre la misma, eligiendo todos los cargos concejiles y administrando justicia según los Fueros del Reino.

Los aragoneses, convocados por sus soberanos, se reunieron repetidas ocasiones en Monzón para celebrar Cortes Buscar voz.... Fernando el Católico Buscar voz... en 1510, su esposa Germana de Foix Buscar voz... en 1512, Carlos I Buscar voz... en 1528, 1533, 1537, 1542, 1547 y 1552, y Felipe I Buscar voz... en 1563 y 1585 convocaron a los representantes del reino. El año 1626, durante el reinado de Felipe III Buscar voz..., fueron los valencianos quienes se reunieron en Monzón. Felipe V de Castilla Buscar voz... convocó Cortes en 1701, pero no llegaron a celebrarse.

El lugar donde se reunían los estamentos era la iglesia de Santa María, acondicionada previamente. La fisonomía de la villa cambiaba completamente durante las Cortes. La presencia de los monarcas, su séquito, los altos dignatarios eclesiásticos y la nobleza, acompañados de sus numerosos servidores, conjunto de personas que apenas si podían encontrar alojamiento, hacía de Monzón un lugar bullicioso y festivo.

En el siglo XVII la villa pasaría por graves dificultades, como consecuencia de los desastres sufridos durante la guerra de Secesión catalana Buscar voz.... A comienzos de 1641 tropas francocatalanas mandadas por La Motte cercaban la villa y su castillo. A pesar de la tenaz resistencia ofrecida por la guarnición y los montisonenses, la falta de víveres y, sobre todo, de agua forzó la rendición seis meses después. Durante la ocupación francesa, que se prolongó más de un año, el lugar se denominó Villafranca de La Mota. Tropas aragonesas y castellanas y aragonesas a las órdenes de Felipe de Silva asediaron el castillo, tomándolo para Felipe III Buscar voz... el 4-XII-1642, festividad de Santa Bárbara, desde entonces conmemorada en Monzón.

La villa había quedado despoblada y sus casas y campos destruidos. La recuperación, dificultada por las calamidades de la centuria, se vio interrumpida por la guerra de Sucesión Buscar voz.... El castillo, afecto inicialmente a Felipe V Buscar voz..., fue tomado por tropas del archiduque Carlos Buscar voz..., y recuperado dos años más tarde por los filipistas. Un nuevo intento del archiduque en 1710 volvió a provocar el éxodo masivo de los montisonenses, que regresarían un año después. A lo largo del siglo XVIII, centuria de prosperidad, la villa fue recuperándose de los desastres anteriores.

Hist. Contemporánea: Iniciada la guerra de la Independencia Buscar voz..., Monzón y su castillo, tras una serie de alternativas, fueron definitivamente ocupados en 1809 por las tropas francesas, que permanecerían en la fortaleza hasta 1814, debiendo rendirse ante Mina después de resistir heroicamente su asedio durante cinco meses. Los turbulentos vaivenes de la política española del siglo XIX encontraron fiel reflejo en Monzón y su comarca, que a lo largo de la primera mitad de la centuria estuvieron incesantemente recorridas por bandas de guerrilleros, cuadrillas de apostólicos como las del barón de Eroles o «el Trapense», partidas carlistas Buscar voz..., una de ellas mandada por el propio Pretendiente, o tropas isabelinas.

En la segunda mitad del siglo XIX, renacida la paz en la comarca, se asentaron las bases que iban a permitir la profunda transformación experimentada por Monzón en la centuria siguiente. La construcción de la línea férrea Zaragoza-Lérida, la primera construida en Aragón, propició el desarrollo de un notable comercio maderero. Otro de los factores de cambio de Monzón, que había conseguido el título de ciudad por un decreto real en 1878 fue la iniciación y culminación de las obras del canal de Aragón y Cataluña Buscar voz.... La ampliación de la superficie regada, tanto en Monzón como en los pueblos limítrofes, favoreció un profundo cambio en los cultivos, introduciéndose a gran escala la remolacha azucarera Buscar voz..., lo que favorecería la instalación de una fábrica azucarera en 1925. El incremento de los rendimientos agrícolas, la creación de pequeñas industrias, las exigencias de mano de obra creadas por las obras de construcción del ferrocarril y del canal de Aragón y Cataluña favorecieron el aumento de la población de Monzón, que de los 2.871 habitantes del año 1787 pasó a 4.352 en las vísperas de la guerra civil Buscar voz....

Al producirse el levantamiento militar Buscar voz... en el año 1936, Monzón permaneció fiel a la República Buscar voz.... CNT Buscar voz... y UGT Buscar voz... se hicieron con el control del Consejo Municipal. La UGT socializó el ramo de la construcción y la CNT hacía lo propio con la azucarera, al tiempo que organizó una colectividad agraria Buscar voz... que llegó a incluir a unas mil personas, en su mayoría campesinas. Las fuerzas del general Franco ocupaban la ciudad en la primavera de 1938.

• Bibliog.:
Oliveros de Castro, M.ª T.: Monzón y sus hijos en la Guerra de la Independencia; Madrid, 1959.
Id.: Historia de Monzón; Zaragoza, 1964.
Id.: Historia Ilustrada de la ciudad de Monzón; Zaragoza, 1974.
Pano y Ruata, M.: Hijos notables de Monzón; inédita.
Pilzano, V.: Colección de noticias inéditas; inédita.
Souchy, A.: Entre los campesinos de Aragón; Barcelona, 1977.
Ubieto Arteta, A.: El Archivo Municipal de Monzón; Zaragoza, 1949.
C.N.T.-A.I.T.: Realizaciones revolucionarias y estructuras colectivistas en la comarcal de Monzón; Barcelona, 1977.

Arte: Castillo Buscar voz...: En un cerro, dominando la ciudad, se levanta el antiguo castillo de los templarios. Enormes baluartes de ladrillo, muros adosados al cerro, garitas de vigilancia, casamatas y una larga rampa zigzagueante, todo ello construido en los siglos XVII y XVIII, confieren a la fortaleza su característico aspecto. Se accede al interior del recinto bajo una bóveda de ladrillo de tres tramos a cuyos lados se ubican la capilla y la denominada torre de Jaime I. En el centro del fuerte se halla la torre del homenaje. Sobre los taludes de mediodía y poniente se alinean respectivamente la sala de los caballeros y el torreón de las dependencias. Los cinco edificios, muy deteriorados a excepción de la capilla, son independientes, formando uno de los tipos más característicos de los denominados «castillos de planta irregular dispersa».

La torre del homenaje es la edificación más antigua del conjunto. Esquinas e hiladas de sillares encierran paños de piedra de formas losángicas (opus spicatum). La fachada, muy modificada, conserva en la cara noreste dos saeteras en la línea de los sillares. Un antiguo grabado revela la existencia en la parte superior de ventanas ajimezadas con sus dos arcos de herradura apuntados.

La iglesia es de fines del románico, muy sobria, de sillares regulares. En la portada, de arco de medio punto, las arquivoltas se reducen a simples molduras. Dos ventanales sobre el portal y otros dos laterales, muy abocinados, completan la fachada. En la cara sur se halla un ventanal de arco de medio punto con dovelas aprovechadas de una construcción anterior de estilo visigótico, apreciable tanto por su decoración —discos, círculos concéntricos, estrellas, semicírculos secantes— como por su técnica a bisel. El interior, muy sobrio, consta de una sola nave de planta rectangular, cerrada en bóveda de cañón, y con cabecera semicircular cubierta con bóveda de cuarto de esfera. En el lateral derecho hay una hermosa ventana de arcos doblados de medio punto. El arco inferior se apoya en sencillas columnitas de fuste liso, coronadas con capiteles, uno de semicírculos secantes, decorado con espigas el otro. En conjunto, la gran sobriedad del edificio, construido a fines del siglo XII, lo dota de una severa majestuosidad.

Los restantes edificios, coetáneos a la capilla, se encuentran muy deteriorados. El torreón de las dependencias, de once por catorce metros, consta de dos amplias habitaciones que en su tiempo tuvieron dos plantas. Tres puertas y dos ventanas, todas de arco de medio punto, rompen el muro de la fachada. En el lado opuesto, y mirando sobre el talud, hay dos ventanas similares.

La torre de Jaime I tiene planta trapezoidal. Es una construcción de dos pisos a la que se accede por una puerta adintelada. En la fachada hay dos ventanas coronadas con arco de medio punto.

La sala de los caballeros produce impresión de gran tosquedad. Muy espaciosa —treinta y cinco por doce metros—, su exterior está muy desfigurado por la existencia de huecos posteriores. El interior, muy sobrio, está cubierto por bóveda de cañón apuntado y carece de todo motivo ornamental.

—Colegiata de Nuestra Señora del Romeral: Ubicada en el centro del casco antiguo de Monzón, la actual iglesia se construyó a fines del siglo XII es de estilo románico. Muy modificada en la Edad Moderna, sufrió grandes cambios, perdiendo portada, nártex y claustro. En el exterior destaca únicamente la torre mudéjar de ladrillo, elevada sobre el crucero, con tres cuerpos, cuadrado el inferior, octogonales los otros dos, iluminados con ventanas de arco de medio punto. El ladrillo dibuja en el resto del lienzo aspas, arquillos ciegos y lazos de a ocho. El remate de la torre es almenado. El interior de la iglesia, que tiene planta de cruz latina con tres naves, tres ábsides y cripta, merced a una reciente restauración en la que se han eliminado adiciones posteriores, ha recobrado la pureza románica de sus líneas. Construida en piedra sillar bien escuadrada, destaca en ella su sencillez. Las naves laterales se cubren con bóveda de medio cañón; la central, más ancha, con bóveda de medio cañón apuntado. Descansan las bóvedas sobre pilares cruciformes con columnas adosadas. Las columnas, de fuste liso, se elevan sobre zócalo, plinto y basa. Sus capiteles están decorados con finos motivos geométricos y vegetales de influencia islámica. Una moldura en forma de filete, que circunda el interior, marca el inicio de las bóvedas. En el crucero, elevándose por encima de las naves, se halla una cúpula octogonal estrellada, que descansa sobre trompas, con ventanales de arcos de medio punto, como los cimborrios aragoneses. Nervios entrecruzados con claves decoradas proporcionan al conjunto una gran belleza ornamental.

—Iglesia de San Juan: Edificio gótico de ladrillo, de planta rectangular, con contrafuertes y ventanas apuntadas, levantado en memoria del día en que Sancho Ramírez tomó Monzón. La nave está cubierta con bóveda de crucería. En el altar mayor se encuentra un retablo protobarroco, financiado por el montisonense Miguel Blanc en 1629.

—Iglesia de San Francisco: De la antigua iglesia, del siglo XIII, y en medio de ruinas, se conservan únicamente en pésimo estado dos capillas laterales. Una de ellas tiene una bóveda de crucería en cuya clave se halla un medallón de piedra, decorado con una figura humana en actitud orante. El convento anexo ha servido de hospital. Su portada, de un barroco muy sobrio, data del siglo XVII.

—Ayuntamiento: Edificio del siglo XVI, sufre reformas en el XVII, datando su balcón central de mediados del XVIII. Tiene tres plantas, la primera formada por un pórtico con cinco arcos de medio punto sostenidos por recias columnas de piedra. El segundo, al que se accede por una gran escalinata, presenta tres amplios balcones adintelados. Una galería formada por pequeños arcos compone el cuerpo superior. El conjunto sigue el modelo de las casas consistoriales aragonesas.

—Casa de los Luzán Buscar voz...: Sólo se conserva la portada renacentista, de fines del siglo XVI, labrada en piedra. Dos columnas de fuste estriado, que soportan un friso corrido con fina decoración de grutesco (nos recuerdan la obra de Liceire), enmarcan la puerta de arco de medio punto. Corona el conjunto un sencillo tímpano, carente de decoración.

—Sarcófago de la Ermita de San Salvador (Selgua Buscar voz...): En la ermita de San Salvador de Selgua, localidad recientemente incorporada al municipio de Monzón, se encuentra un monumento funerario de tradición románica con ciertas influencias musulmanas. A pesar de su actual estado de deterioro, sorprende por su ornamentación y magnificencia. Cuatro columnas sostienen un sarcófago en cuya tapa se representa la figura yacente de un guerrero. Detrás de su imagen hay ocho figuras, hoy decapitadas, que representan la celebración del oficio de difuntos. El conjunto está enmarcado por un arcosolio profusamente decorado con arquivoltas de arquillos, entrelazos y puntas de diamante. Sobre el arcosolio aparece una escena de ángeles transportando el alma del difunto, coronado todo por una arquería lombarda muy deteriorada. Remata el monumento una cornisa formada por dos bandas paralelas finamente decoradas con motivos vegetales muy estilizados, que enmarcan un conjunto de seis grutescos y cinco metopas. En el monumento funerario de Selgua, que podría fecharse en la primera mitad del siglo XIII, se da una perfecta conjunción del estilo románico, palpable en las figuras humanas y en la propia estructuración del monumento, y de las huellas musulmanas, patentes en la ornamentación.

• Bibliog.:
Arco, R. del: Catálogo monumental de España. Huesca; Madrid, 1942.
Liaño, E.; Ramón, M.ª J. y Villaró, M.ª J.: «El Castillo de Monzón»; Castillos de España, n.° 66, julio-septiembre, 1969.
Canellas, A. y San Vicente, A.: Aragón roman; La nuit des temps, n.° 35, Zodiaque, 1971.
Guitart, C.: Castillos de Aragón; vol. I, Zaragoza, 1976.
Id.: Arquitectura Gótica en Aragón; Zaragoza, 1979.

Numismática: La ciudad fue conquistada por Sancho Ramírez en 1089; inmediatamente comenzaron las acuñaciones con el tipo general aragonés y la leyenda mon-son a los lados del palo de la cruz. No se conocen monedas de Sancho Ramírez con nav-ara y las variedades de Monzón, por lo que debe desecharse la hipótesis de estas acuñaciones emitidas por Gil Farrés; en realidad las emisiones se realizaron por Pedro I, que intervino como heredero en la conquista y pueden llevarse hasta su muerte en 1104. Parece evidente el dominio conjunto de ambos en Monzón según documento de julio de 1089: «Sancius gracia Dei rex in Pampilona et in Aragone. Petro filio meo in Suprarbi, in Ripacurcia et gratia Dei ambos in Montsone».

• Bibliog.:
Beltrán, Pío: Obras completas; II, p. 495.

 

Imágenes de la voz

Iglesia de San Juan. Monz...Iglesia de San Juan. Monzón

Torre de Jaime I de plant...Torre de Jaime I de planta trapezo...

Coro de la iglesia de San...Coro de la iglesia de San Juan. Mo...

Interior de la iglesia de...Interior de la iglesia de San Juan...

Vista desde el castillo d...Vista desde el castillo de Monzón

Monzón. Portada de la Cas...Monzón. Portada de la Casa de los ...

Ábsides y torre de la con...Ábsides y torre de la concatedral ...

Torre del homenaje del ca...Torre del homenaje del castillo te...

Ayuntamiento de Monzón...Ayuntamiento de Monzón

Vista aérea de monzón...Vista aérea de monzón

Monzón. Portada de la Cas...Monzón. Portada de la Casa de los ...

Iglesia del castillo temp...Iglesia del castillo templario de ...

Monzón. Porches del Ayunt...Monzón. Porches del Ayuntamiento

Castillo de Monzón...Castillo de Monzón

Monzón. Catedral de Santa...Monzón. Catedral de Santa María

Cortes generales de Monzó...Cortes generales de Monzón en 1547

Monzón. Puerta del Hospit...Monzón. Puerta del Hospital

Monzón (Huesca)...Monzón (Huesca)

Monzón. Población ocupada...Monzón. Población ocupada por sect...

Monzón. Población de dere...Monzón. Población de derecho

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010