Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Liga de acción social católica

Contenido disponible: Texto GEA 2000

En 1902 surgía en Z. la Liga Católica, que pasará a ser conocida a partir de 1903 como Liga de Acción Social Católica. Al igual que otras homólogas que aparecieron por las mismas fechas en Tarazona, Borja, Caspe o Alcañiz, la entidad procedía del movimiento organizativo seglar emprendido por la Iglesia zaragozana desde finales del siglo xix. Con el apoyo del arzobispo Juan Soldevilla Romero, la Liga se transformó en un centro de interrelación social, política y económica, convirtiéndose además en núcleo vertebrador de distintas instituciones. Su presidente será Mariano de Pano Ruata, y entre los vocales de su Junta directiva aparecerán reconocidos miembros de la nobleza propietaria -marqués de Montemuzo, vizconde de Espés, conde de Bureta o el barón de Hervés-; periodistas relacionados con las publicaciones católicas como Norberto Torcal Chueca; miembros de profesiones liberales -Juan E. Iranzo, Luis Mendizábal o Blas Urzola Marcén-, y también industriales y comerciantes como Florencio Izuzquiza y Ramón Valenzuela. La Junta se completaba con un mayoritario grupo de grandes propietarios entre los que destacaban Manuel Escudero, Ramón Figueras Brunet y Joaquín Delgado Pascual. Desde sus inicios, la Liga orientó su actividad en una doble dirección rural y urbana, que fue desarrollándose a través de sus cuatro secciones. Las dos primeras iban destinadas a difundir y promover obras sociales en toda la provincia, con la celebración de cursos y conferencias propagandísticas. Por su parte, la sección organizativa trataba de articular las distintas actividades, y la de elecciones sirvió para concretar la actividad política de la Liga con la presentación de candidaturas propias al Ayuntamiento de Zaragoza. En 1904 se creaba una Secretaría Popular orientada hacia la acción social urbana, a través de instituciones como la Biblioteca de Artes y Oficios, la Obra de la Blusa, el Socorro de las Defunciones o la Cooperativa Obrera de Consumo San José. Procedente de esta misma entidad aparecía en 1905 la Caja Obrera de Ahorros y Préstamos de la Inmaculada, y más adelante, en 1908, la Unión Diocesana de Asociaciones Agrarias. Aunque seguirá apareciendo la denominación como Liga, a partir de la Primera Asamblea Social (1906), pasó a ser conocida como Acción Social Católica.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010