Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Larraz López, José

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 16/12/2009

(Cariñena Buscar voz..., Z. 27-IV-1904 - Madrid, 17-XI-1973). José Larraz, que fue durante un breve período de tiempo ministro de Hacienda, pertenece, junto a Juan Bruil Buscar voz... y Mariano Navarro Rubio Buscar voz..., a la lista de aragoneses que han ocupado ese cargo y cuyo paso por el Ministerio se ha caracterizado por la trascendencia de las reformas emprendidas y por mostrarse decididos partidarios de la apertura económica hacia el exterior.

Tras estudiar el bachillerato en el Instituto Cardenal Cisneros en Madrid, realiza la carrera de Derecho en la Universidad Central, obteniendo la licenciatura con premio extraordinario a los veinte años. En 1926 ingresa en el Cuerpo de Abogados del Estado con el número uno de la oposición, y pensionado por la Junta de Ampliación de Estudios se traslada a Bélgica, iniciando un contacto con Europa que estaría presente tanto en sus preocupaciones científicas como en sus inquietudes políticas. Nombrado en 1930 subdirector del Servicio de Estudios del Banco de España (entidad que pasaría a dirigir en 1937), colabora políticamente con la C.E.D.A. Buscar voz..., poniendo de manifiesto un pensamiento de corte demócrata-cristiano en su versión conservadora que procedía del grupo de propagandistas de la A.C.N.P. agrupados en torno a Herrera Oria y al periódico El Debate.

Al estallar la guerra civil, Larraz colabora activamente con los sublevados y recibe en 1938 el nombramiento de jefe del Servicio Nacional de Banca y presidente del Comité de Moneda Extranjera, así como el de director general de Banca, Moneda y Cambio. Ministro de Hacienda en el segundo gobierno de Franco (primero formado tras el final de la guerra civil), ocupa este puesto desde el 9-VIII-1939 hasta el 19-V-1941, en que dimite al no poder superar los obstáculos que se oponían a su intento de reforma fiscal; su dimisión fue un hecho insólito en aquel contexto político y marca el comienzo de un progresivo alejamiento respecto a la política del franquismo, que se pondrá de manifiesto, sobre todo, en los planteamientos europeístas que defendería Larraz durante el resto de su vida.

La reforma tributaria que refrenda José Larraz como ministro se inicia con la promulgación de la ley de 16-XII-1940, que tratadistas como Fuentes Quintana y César Albiñana han caracterizado por los rasgos siguientes: su generalidad, ya que únicamente el canon de superficies de minas y la renta de aduanas quedaron al margen de la reforma; la elevación de la presión fiscal a través del alza de los tipos impositivos; y la variación que introdujo en la imposición indirecta, sobre todo mediante la elevación de la Contribución de Usos y Consumos.

Aunque la reforma significaba en teoría un alza notable de la presión fiscal, y por lo tanto en las cifras de ingresos públicos, en la práctica la elevación de las cifras recaudadas fue mucho menor ante el aumento del fraude fiscal, que era alimentado por el propio Estado al conceder abundantes moratorias que contribuían a su generalización. Ante las dificultades que aparecían a la hora de poner en práctica su reforma, Larraz opta por dimitir. Retirado de la política activa a partir de 1941, se dedica al ejercicio de la abogacía; ese mismo año es admitido en la Academia de Jurisprudencia y en 1943 en la de Ciencias Morales y Políticas, en la que ingresa con un discurso titulado La época del mercantilismo en Castilla, que daría lugar en una versión ampliada a una obra aparecida en ese mismo año y en la que se realiza un estudio modélico de la economía castellana en los siglos XVI y XVII y de su evolución desde una situación potencialmente favorable para el inicio de un desarrollo capitalista precoz, hasta el definitivo paso a una potencia de segundo orden a partir del siglo XVIII; esta obra es una ponderada meditación en torno a los fundamentos de la decadencia castellana y en ella se realiza una valoración de la amplia gama de economistas que va de la llamada Escuela de Salamanca hasta los últimos representantes del mercantilismo español, habiéndose convertido en un clásico de la historiografía económica española.

Otras obras suyas son: La evolución económica de Bélgica (1930), La Hacienda Pública y el Estado Catalán (1932), La ordenación del mercado triguero en España (1935), La meta de dos revoluciones (1946), La integración europea y España (1961), Esquema y teoría de la Historia (1970), así como una monografía titulada Metodología aplicativa del Derecho Tributario y también El poder político de la sociedad jerárquica y Don Quijancho Maestro.

• Bibliog.:
Fuentes Quintana y Albiñana, C.: Apuntes del Sistema fiscal español y comparado, 1966-67.
Los 90 Ministros de Franco; equipo Mundo, 1970.

 

Imágenes de la voz

José Larraz López...José Larraz López

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010