Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Alfonso V, «el Magnánimo»

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 20/08/2009

(Medina del Campo, 1394 - Nápoles, 1458). Rey de Aragón. Hijo de Fernando I Buscar voz... y de su esposa Leonor de Alburquerque Buscar voz.... En 1415 contrajo matrimonio con María de Castilla Buscar voz..., hija de Enrique III y de Catalina de Láncaster, de la que no tuvo hijos. Heredó la corona de Aragón a la muerte de su padre, el 2 de abril de 1416.

La dinastía Trastamara, establecida en Aragón en 1412 por decisión de los compromisarios de Caspe Buscar voz..., era castellana. Alfonso V se rodeó de castellanos, lo que sentó mal en los reinos de la Corona, que pidieron al monarca ser consultados antes de proveer los oficiales para la real casa, pero su petición no fue atendida. Nombró baile general de Aragón Buscar voz... al castellano Álvaro de Garavito, nombramiento que causó fuertes conmociones. No contento con esto, obligó a dimitir al Justicia de Aragón Juan Ximénez Cerdán Buscar voz... para designar en su puesto a su incondicional colaborador Berenguer de Bardaxí Buscar voz..., lo que originó disturbios que llevaron a Bardaxí a renunciar al cargo. Posteriormente, en 1439, destituiría a otro Justicia de Aragón Buscar voz..., Martín Díez de Aux Buscar voz..., por motivos poco claros.

Alfonso V residió poco tiempo en sus estados aragoneses; de los 42 años de su reinado, pasó en Italia 29, siendo sustituido en sus largas ausencias por lugartenientes, que fueron su esposa la reina doña María y su hermano Juan de Navarra, el futuro Juan II Buscar voz..., asesorados por los oportunos Consejos. El interés por sus Estados peninsulares quedó en segundo plano a poco de acceder al trono, para dedicarse íntegramente a las cuestiones mediterráneas, herencia de su padre Fernando de Antequera. En 1420 marchó a Italia Buscar voz... con el propósito de asegurar su soberanía sobre las islas de Sicilia, Córcega y Cerdeña. Poco después se vio implicado en los asuntos de Nápoles; Juana II le ofreció la sucesión de su reino a cambio de ayuda contra sus enemigos, oferta que aceptó el aragonés porque se le ofrecía la ocasión de continuar la expansión mediterránea. Pero la ligera reina cambió varias veces de parecer y finalmente nombró sucesor a Luis III de Anjou, conde de Provenza, y a la muerte de éste en 1434, a su hermano Renato.

Alfonso V no celebró Cortes Buscar voz... para los aragoneses hasta siete años después de su llegada al trono. Cuando por fin, en 1423, se celebraron en Maella Buscar voz..., las presidió la lugarteniente Buscar voz... doña María, en medio de las protestas de los cuatro brazos Buscar voz... por esta delegación. La reina recabó de Aragón la ayuda necesaria para hacer volver al rey, que «se partio daquesti regno tres annos e quatro meses ha passados» y que no podía regresar por carecer de dinero para pagar a la guarnición que tenía que dejar en Nápoles. Las Cortes concedieron 10.000 florines a tal efecto, insistiendo en la necesidad acuciante del regreso del monarca. Más que el deseo de satisfacer a sus súbditos, fueron las circunstancias bélicas las que obligaron a Alfonso a volver a la península, en 1423, en busca de refuerzos, pero la situación de sus reinos le forzó a quedarse en ella hasta 1432, año en que tornaría a Italia decidido a apoderarse del trono napolitano y donde permanecería hasta el fin de sus días.

Aragón, por ser tierra fronteriza, se vio doblemente implicado en las luchas con Castilla que se sucedieron a lo largo de este reinado. La endémica perturbación de la frontera acarreó considerables daños, puesto que bandoleros y gentes de armas asolaron de forma continua las comarcas de la vega del Jalón, de Tarazona y de Daroca, por donde en alguna ocasión penetraron casi hasta Zaragoza. Los infantes de Aragón Buscar voz..., hermanos del rey, intentando poner cerco al trono castellano, entraron en pugna con don Álvaro de Luna, valido de Juan II de Castilla. Don Álvaro aprovechó la polarización de los infantes en dos facciones, una en torno a Juan, duque de Peñafiel (que sería con el tiempo rey de Navarra y luego de Aragón), y la otra encabezada por Enrique, maestre de Santiago, con lo que consiguió finalmente desmontar la hegemonía de los aragoneses en Castilla. El previsible conflicto con el reino vecino indujo a Alfonso V a convocar Cortes en Teruel Buscar voz... a poco de su vuelta a la península (1427-28). Éstas fueron las primeras Cortes aragonesas presididas por el soberano en persona, de las que obtuvo un servicio de 120.000 florines para posibles gastos bélicos. Cuando en 1429 penetró en Castilla en apoyo de sus hermanos, volvió a celebrar Cortes, en Valderrobres, pidiendo ayuda para la defensa del reino; los aragoneses, que nunca vieron con buenos ojos el conflicto con sus vecinos, otorgaron no obstante a su rey un auxilio en forma de tropas. Esta ayuda fue insuficiente y, falto de recursos para sostener una guerra, el monarca aceptó de buen grado la mediación de la reina María de Aragón, que impuso a los dos bandos una tregua por cinco años (1430), pacto en el que se prohibía a los infantes regresar a Castilla pero que permitía a Alfonso volver la atención a Italia.

Al embarcar en 1432 le acompañaban los tres infantes, don Juan, don Enrique y don Pedro, dispuestos a influir en su ánimo para que regresara cuanto antes a la península, donde la influencia aragonesa se estaba esfumando rápidamente. Pero las circunstancias de la política italiana no lo permitieron: en 1435 moría la reina Juana de Nápoles; Alfonso puso sitio a Gaeta, fue derrotado y hecho prisionero, junto con sus hermanos, en la batalla de Ponza. La prisión del soberano causó gran alarma en los reinos peninsulares; la lugarteniente, para paliar la situación, renovó las treguas con Castilla (1435) y seguidamente convocó Cortes generales en Monzón Buscar voz..., de las que obtuvo una subvención extraordinaria para satisfacer el rescate y en las que se trató de la defensa de Sicilia y Cerdeña Buscar voz..., en peligro por la prisión del monarca. Entre tanto el infante don Juan, que había sido puesto en libertad para que procurase el dinero del rescate, llegó a la península provisto de la lugartenencia general, desplazando, en parte, de ella a doña María. Juan de Navarra se apresuró a negociar la paz con Castilla (Toledo, 22 de septiembre de 1436), paz que reconocía la victoria de don Álvaro pero que fue muy bien acogida en Aragón, y presidió las Cortes prorrogadas para los aragoneses en Alcañiz, en sustitución de doña María. En esta reunión de Cortes se puso de manifiesto el gran interés que tenían los aragoneses en el regreso de su rey, votándose un socorro de 220.000 florines, de los que 50.000 se destinaban a la deseada vuelta. Una vez recobrada la libertad (1436), Alfonso V continuó la conquista de Nápoles, que coronaría con éxito en 1442, haciendo su entrada en la capital del nuevo reino con una pompa que imitaba los triunfos de la antigua Roma.

La inestabilidad del reino, amenazado por gentes de armas francesas, llevó a Juan de Navarra a reunir, en 1439, Cortes en Zaragoza. Aragón reclamaba insistentemente el regreso del rey, pero éste lo aplazaba considerando la amenaza ultrapirenaica como una maniobra del duque de Anjou para hacerle desistir de la conquista de Nápoles. El lugarteniente pidió armas y dinero, mas las Cortes se disolvieron a los dos meses sin ningún acuerdo.

Sería interesante saber la contribución de Aragón a la política italiana de Alfonso V. Conocemos los nombres de muchos aragoneses destacados que acompañaron al rey en la proyección mediterránea de la Corona, pero faltan estudios parciales que permitan valorar debidamente esta participación. Indudablemente Aragón sentía la ausencia de su cabeza rectora, como lo demuestran los continuos requerimientos para que regresara y los servicios pecuniarios ofrecidos con tal motivo. Las Cortes de Alcañiz-Zaragoza de 1441-42 volvieron a otorgar al rey un préstamo de 55.000 libras como contrapartida a unas vagas promesas de regreso, si bien haciendo constar el descontento que producía el desinterés del rey en la defensa de sus territorios patrimoniales y el esfuerzo que suponía al reino la continua sangría de dinero en la apurada situación económica en que se encontraba.

La reanudación de la larga contienda con Castilla impuso una nueva convocatoria de Cortes. El «Parlamento largo» de Zaragoza comenzó en 1446 y se prolongó hasta 1450, pero las ayudas destinadas a proveer las tropas necesarias para la defensa del territorio se concedieron con enorme lentitud, en medio de una gran división de opiniones. Una vez más se planteó el problema de la ausencia del rey y se arbitraron inútilmente fórmulas para su regreso. Al año siguiente Juan de Navarra volvió a inaugurar Cortes en Zaragoza, cuya duración se dilató hasta principios de 1454 con varias pausas; los asuntos tratados fueron de nuevo la situación con Castilla, firmándose una pequeña tregua, y el deseado retorno de Alfonso V, al que se concedió un subsidio de 60.000 libras que sólo sería pagado si volvía a Aragón antes de junio de 1453. Sin embargo el rey no regresó jamás.

Alfonso V fue el artífice de la política imperialista mediterránea planteada en el siglo XIII, y en él está el germen de la política italiana de Fernando II Buscar voz..., pero sus conquistas fueron estériles al desaparecer con su muerte. No queriendo incorporar Nápoles a la Corona de Aragón, en el testamento redactado la víspera de su fallecimiento legó la corona napolitana a su hijo bastardo Ferrante, ya duque de Calabria, en tanto que otorgaba los restantes reinos a su hermano Juan de Navarra. En el testamento se omitió cuidadosamente toda alusión a la reina doña María, que por lo demás fallecería a su vez dos meses más tarde. Se ha discutido mucho sobre las desavenencias conyugales entre los esposos, el desamor del rey hacia su mujer y las relaciones entre éste y la napolitana Lucrecia de Alagno, que incluso parece le llevaron a pensar en una separación matrimonial y nuevas nupcias.

Alfonso V fue más un rey italiano que español. Las luchas endémicas con Castilla y su desvío de los problemas aragoneses, así como las continuas peticiones de dinero, condujeron al reino a un progresivo empobrecimiento y a una situación de conflictividad interna, que se plasma en la incesante rivalidad entre ciertas casas nobles del país, en algunos enfrentamientos nobleza-monarquía, más frecuentes en este reinado de lo que se ha pretendido, y en un endurecimiento de las relaciones de vasallaje, acompañado de levantamientos campesinos Buscar voz..., fenómenos todos ellos ligados entre sí. El rey trató de paliar los continuos apuros económicos debidos a sus empresas ultramarinas vendiendo a la nobleza tierras de realengo o señoríos confiscados a sus anteriores poseedores por crímenes de rebeldía y lesa majestad. Los magnates aragoneses, que pagaron altas sumas por estas tierras, obtuvieron con frecuencia la jurisdicción absoluta sobre los habitantes de sus señoríos. Los numerosos documentos de concesión y confirmación de jurisdicción señorial con «mero y mixto imperio Buscar voz...», permiten deducir que el rey consentía en la cesión y fraccionamiento del poder real en los señoríos como compensación a los servicios de toda índole prestados por los ricos-hombres a la Corona. Con todo ello la condición jurídica de los vasallos de señorío aragoneses evolucionó negativamente, lo que conllevó alteraciones del orden originadas por el ansia de los vasallos de obtener libertades que sistemáticamente les eran negadas, y que al fracasar acarrearon mayor rigurosidad en su sujeción a la gleba y, por ende, un empeoramiento en su condición social.

Los lugartenientes, especialmente doña María, intentaron pacificar el reino y aprobar un buen número de ordenanzas y textos legales para mejor regimiento del mismo, pero la ausencia del rey se hizo sentir.

Es difícil pronunciar un juicio categórico sobre este reinado en lo que afecta a Aragón hasta tanto no menudeen los imprescindibles estudios parciales; no obstante, se tiene la impresión de que el saldo es negativo, sin que puedan alterar sensiblemente el balance los ecos que aquí llegaron de la labor cultural desarrollada en Nápoles.

• Biblio.:
Canellas López, A.: Alfonso el Magnánimo y Aragón; Zaragoza, 1959, «Publicaciones de la Facultad de Filosofía y Letras», serie I, N.° 36.
Del mismo: «El reino de Aragón en el siglo XV (1410-1479)»; tomo XV de la H.ª de España dirigida por Menéndez Pidal, Madrid, 1964, pp. 323-594.
Giménez Soler, A.: Retrato histórico de don Alfonso V; Zaragoza, 1907.
Del mismo: Itinerario de Alfonso V de Aragón en España; Madrid, 1908.
Del mismo: Itinerario del rey don Alfonso de Aragón, el que conquistó Nápoles; Zaragoza, 1909.

Corte literaria de Alfonso V «el Magnánimo». Cuando, en 1442, Alfonso V entra victorioso en Nápoles e instala allí su corte, la ciudad se convierte en un centro literario y artístico de primera magnitud: numerosos poetas procedentes de Castilla y de Aragón le acompañaban en su séquito, poetas áulicos cuya función primera era la de cantar las glorias guerreras y amorosas de su rey y de los nobles de la corte. El contacto directo con humanistas de la talla de Giovanni Pontano, Antonio Becadelli Buscar voz... o Lorenzo Valla Buscar voz... (autor este último de una historia sobre el reinado de Fernando de Antequera, primer rey aragonés de la casa de los Trastamara: Historiarum Ferdinandi regis Aragoniae libri tres), aceleró el proceso de recepción de las corrientes revovadoras del Renacimiento italiano Buscar voz... en nuestros autores (anteriormente, Juan Fernández de Heredia Buscar voz... había traducido al aragonés, hacia 1384, a Plutarco y a Tucídides; y Andreu Febrer, en 1429, la Divina Comedia, del Dante, al catalán).

En la corte napolitana convivieron cuatro lenguas: latina, castellana, catalana e italiana. Todas fueron utilizadas como vehículo de expresión y (como lengua de prestigio, en prosa y verso) preferentemente el latín. Con carácter lúdico, laudatorio o satírico lo fueron catalán y castellano. En este último, que era la lengua materna del rey, fueron escritas casi todas las composiciones poéticas destinadas a cantar, bajo el signo de Marte o Venus, al Magnánimo; a la «muy casta doña María», su regia esposa (María de Castilla, de la que no tuvo hijos); y a la dama que, probablemente, desde 1448, lo retuvo hasta su muerte en tierras de Nápoles: Lucrecia d'Alagno.

Como formas estróficas, abundan en sus poemas los romances, la copla castellana, la de pie quebrado en sus distintas modalidades y la copla de arte mayor. Para que se aclimataran en las lenguas hispánicas las formas poéticas italianas habría que esperar todavía algunos años, porque, a los problemas de índole rítmica que presentaba el endecasílabo italiano, había que añadir las reticencias del vencedor hacia el uso de estas novedades, que sólo fueron utilizadas entonces (y con poca fortuna) en casos aislados. En la corte napolitana se puso de moda el romance tradicional. Se escribieron, para deleite de los cortesanos, serranillas cuya peripecia ocurre, a veces, en tierras de Italia; canciones, «decires», elegías y un abundante número de composiciones de carácter satírico. Fundamentalmente, la temática gira en torno a la mujer, como objeto de amor o de escarnio. Poetas catalanes más importantes en esta corte literaria fueron Ausias March, valenciano, halconero del rey; Pere Torroellas, que versificó también en castellano y es autor de una obra de carácter misógino (Maldecir de las mujeres) contra la que escribió Suero de Ribera, castellano autor de la Misa de Amor. Hay una abundante nómina de poetas cuya obra está recogida en el Cancionero de Estúñiga, que procedían de Aragón y Castilla, y escribieron en castellano, como el aragonés Hugo de Urriés Buscar voz..., el ya citado Torroellas y los castellanos Carvajales, Juan de Tapia, Juan de Andújar, Suero de Ribera y otros.

En 1458, con la muerte del rey, se produjo la diáspora de estos poetas. Alguno permaneció al servicio del nuevo monarca, Ferrante de Nápoles, como, acaso, el propio copista anónimo del Cancionero. Por lo demás, no parece que existiera una influencia visible en esta espléndida corte en el reino de Aragón, aunque son todavía muy numerosos los vacíos documentales.

• Bibliog.:
Varios autores: Estudios sobre Alfonso el Magnánimo con motivo del Quinto Centenario de su muerte; Barcelona, 1960.
Salvador Miguel, N.: La poesía cancioneril. El Cancionero de Estúñiga; Madrid, 1977.

 

Imágenes de la voz

Alfonso V, moneda...Alfonso V, moneda

Entrada de Alfonso V en N...Entrada de Alfonso V en Nápoles (l...

Alfonso V, «el Magnánimo»...Alfonso V, «el Magnánimo» llevó la...

Alfonso V, «el Magnánimo»...Alfonso V, «el Magnánimo»

Alfonso V, medallón...Alfonso V, medallón

Moneda y firma de Alfonso...Moneda y firma de Alfonso V

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010