Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Fuenclara, conde de

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Lucena de Aragón, 1687 - Madrid, 1752). Pedro Cebrián y Agustín, tercer conde de Fuenclara, es uno de los más ilustres personajes aragoneses al servicio de la monarquía española en territorios de Ultramar. Fue nombrado virrey de la Nueva España en 1742, tras una activa gestión diplomática como embajador en la corte de Viena en los años difíciles en que Centroeuropa estaba sacudida por numerosas contiendas bélicas. El día 3-XI-1742, el nuevo virrey de México, caballero de la Orden del Toisón, tomaba posesión de uno de los más importantes y apetecidos cargos públicos en Indias.

De su gestión como máxima autoridad de tan extenso territorio durante cuatro años, cabe destacar: su preocupación por solventar los problemas económicos del virreinato, dotándolo de una capacidad de liquidez de la que había carecido hasta entonces; la venta de grados y títulos; la presión fiscal sobre artículos de lujo; y sisas especiales sobre el vino y el aguardiente, así como sobre el juego y otros actos y artículos. Fruto de estas medidas tesaurizantes fueron las importantes reformas de carácter urbano y de obras públicas que acometió en la capital mexicana el virrey aragonés, como la restauración del acueducto del Salto del Agua, empedrado de calles, fuentes, etc.

Durante su mandato impulsó la expansión del virreinato sobre Sierra Gorda, cerca de Querétaro, conquistada en 1744 por el coronel José Escandón y se establecieron numerosas misiones franciscanas en tal territorio y en el que más adelante sería una nueva provincia, Nueva Santander de Tamaulipas. Preocupado por la indefendibilidad de la frontera mexicana, carente de límites hacia el este, el conde de Fuenclara se preocupó de una política de repoblación de la Luisiana, consiguiendo que algunas familias se trasladasen desde territorio mexicano hacia Luisiana y Florida, concretamente a Panzacola.

Tampoco fue ajeno el virrey aragonés a problemas de orden público, surgidos en Puebla de los Ángeles en agosto de 1744, a propósito de la carestía y acaparamiento de productos básicos, a lo que se unió cierta exacerbación popular en torno a la pretendida canonización del venerable Juan de Palafox.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010