Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Fernando VII, reinado de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/05/2011

Aunque se inició el 19-III-1808, como consecuencia del motín de Aranjuez, la intervención napoleónica en España Buscar voz... y subsiguiente entronización de José I Buscar voz... aplaza el verdadero comienzo del reinado hasta la vuelta de Francia de Fernando, en 1814. Duró hasta la muerte del rey, el 29-IX-1833.

Reinado lleno de grandes acontecimientos de importancia nacional, ofrece en Aragón o relacionado con Aragón algunas particularidades notables. En primer lugar, uno de los dos emisarios que Fernando envió desde Francia para estudiar la situación política española, y decidir la conducta que seguir, fue el general Palafox Buscar voz..., el héroe de Zaragoza. Las Cortes habían marcado al monarca un itinerario para su vuelta a Madrid, que seguía la línea mediterránea hasta Valencia. Fernando desobedeció deliberadamente, yendo a Valencia por Zaragoza. Esta primera desobediencia anuncia ya el decreto del 4-V-1814, por el cual el rey abolió la Constitución de Cádiz Buscar voz... y toda la obra de las Cortes Buscar voz..., y comenzó la persecución de los liberales Buscar voz... españoles. Incluso se ha dicho que las modalidades de este decreto fueron decididas en conciliábulos tenidos por tierras turolenses.

Nada de especial significación aragonesa encontramos en la primera época absolutista (1814-1820), a no ser que un zaragozano notorio, el marqués de Lazán Buscar voz..., fue uno de los consultados por Fernando para desencadenar la represión; y que naturalmente el mismo personaje, de la más alta nobleza aragonesa, hermano de Palafox, hizo llegar al monarca, entre otros, su opinión contraria al decreto de 1811 de abolición de los señoríos. Otro aragonés, Martín de Garay Buscar voz..., antiguo secretario de la Junta Central Buscar voz..., intenta una reforma de la Hacienda nacional, con notorio fracaso.

Todo esto nos invitaría quizá a pensar en una identificación de Aragón con el régimen absolutista. Y efectivamente Aragón respondía a la dureza de sus condiciones de vida, en forma no disímil a la de otras zonas de España. Hay poco desarrollo económico, una nobleza feudal que impone sus valores materiales e intelectuales, poco desarrollo urbano, y una gran masa campesina, que se revelará fácil de arrastrar por los mitos serviles.

Pero, afortunadamente, incluso en aquella hora temprana, no todo era servilismo en Aragón. Zaragoza contribuye decisivamente a la proclamación de la libertad, con el movimiento del 5-III-1820, a la vez militar y civil; si bien el marqués de Lazán, un momento apartado de la capitanía general, recuperó el poder gracias a un motín al que parece no haber sido ajeno Martín de Garay. El resultado fue la formación de una Junta Superior Gubernativa de Aragón, con Lazán, Garay y otros, junta represiva y antirrevolucionaria.

Pero en Zaragoza, con el Trienio Buscar voz..., se formó una Sociedad Patriótica; en las Cortes algunos diputados aragoneses defenderán la abolición total de los diezmos, y en toda España resonará la fuerte personalidad exaltada de Juan Romero Alpuente Buscar voz.... Hubo intentonas absolutistas ya en 1820, y cuando Riego Buscar voz..., nombrado capitán general de Aragón, comenzó a combatir el absolutismo local, se le complicó en las supuestas conjuraciones republicanas de Cugnet de Montarlot y de Francisco Villamor, con destierro repentino a tierras de Lérida. Esto fue acompañado de intensas conmociones serviles, en Zaragoza, Tarazona, Alcañiz, Caspe, etc. Acaso lo más interesante fue lo sucedido en Alcañiz en octubre de 1821, en donde se formó una de las más tempranas comunas precarlistas Buscar voz..., en un ambiente a la vez anticapitalista y clerical y aun de Contrarreforma. Pero pronto los liberales de Zaragoza dieron la réplica a todos estos sucesos.

En esta época Aragón se divide en cuatro provincias: Zaragoza, Huesca, Teruel y Calatayud. Tras la invasión francesa de 1823, el restablecido absolutismo llena de liberales las cárceles de Zaragoza. En la nueva etapa un aragonés, Calomarde Buscar voz..., será ministro de Justicia famoso por sus métodos. Pero no evitará ni las conjuraciones ultrarrealistas Buscar voz... -en Zaragoza, las de Capapé y Grimarest- ni las insurrecciones constitucionales, como la de Miguel Nogueras en Sariñena, 1827, y la Expedición de Vera de 1830, que tenía una ramificación en dirección a Jaca. El canónigo liberal Lorenzo Barber actuaba también por tierras de Francia limítrofes con Aragón, y Juan Romero Alpuente lanzaba una proclama a los aragoneses. Todo fracasó rápidamente, pero el absolutismo tenía también los días contados; y a la muerte del rey se abría una vez más una promesa de regeneración política para Aragón y para España. Pero todo lo entenebrecía el comienzo de la guerra civil Buscar voz..., herencia lógica del reinado desaparecido.

• Bibliog.:
Artola, M.: La España de Fernando VII; Madrid, 1968.
Gil Novales, A.: Las Sociedades Patrióticas; Madrid, 1975.

 

Imágenes de la voz

Retrato de Fernando VII (...Retrato de Fernando VII (IV de Ara...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010