Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Evaporación

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Climatológicamente se conoce con esta denominación el proceso por el que se reincorporan a la atmósfera, en fase de vapor, las aportaciones líquidas de la precipitación en el suelo. Se incluyen las pérdidas en las superficies de agua libre (estanques, embalses, cauces de ríos, etc.), las procedentes de la humedad de los suelos y las que, por sublimación, pierden los campos de nieve y zonas de glaciar, aun cuando estas últimas sean mucho menos importantes. La evaporación constituye una de las fases del ciclo hidrológico y merced a ella es posible el hecho de que exista luego la condensación y, más tarde, la precipitación.

Se estima que en España se evaporan al año del orden de los 227.171 Hm.3, lo que representa una media de unos 460 l./m.2. La evaporación en agua libre puede medirse mediante los denominados tanques de evaporación, y la del suelo con los lisímetros (evapotranspiración Buscar voz...). Tanto uno como otro aparato son costosos y exigen un cuidadoso mantenimiento, motivo por el que no hay gran abundancia de ellos. En Aragón existen tanques de evaporación en las estaciones meteorológicas situadas en las inmediaciones de los principales embalses y en los observatorios de Jaca y Zaragoza.

Un conocimiento más general de la evaporación, o más correctamente, del poder evaporante de la atmósfera, se obtiene mediante el atmómetro o evaporímetro, siendo el modelo Piche el más generalizado. Nos mide el agua que evaporaría la atmósfera si existiera la suficiente para evaporarse. Entre otros elementos meteorológicos, influyen notoriamente en la evaporación la temperatura y la humedad del aire y el viento, especialmente si es seco; quizás por ello se haya creado el dicho popular: «El viento y la contribución tienen arruinado Aragón».

En clima Buscar voz... sintetizamos en tablas y gráficos las precipitaciones y temperaturas de una serie de estaciones distribuidas a lo largo de la variada geografía aragonesa. En dichas gráficas puede observarse cómo el mes de máxima evaporación es el de julio en todas las estaciones, y diciembre el de valor mínimo generalizado. Mientras en el Alto Aragón la pérdida por evaporación puede estimarse en unos 980 mm. Piche anuales, en el valle del Ebro se alcanzan los 2.100 mm. y en los somontanos oscense y del Bajo Aragón, 1.700 y 11.000 mm., respectivamente. En las zonas más meridionales aragonesas posiblemente se alcance un valor del orden de los 1.000 mm. La evaporación juega un papel importante en la formación y densificación de las nieblas de irradiación.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010