Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Esparto, artesanía del

Contenido disponible: Texto GEA 2000

La progresiva pérdida de la artesanía del esparto o espartería en Aragón va íntimamente unida al paulatino abandono de su dificultoso cultivo. Gramínea típica de climas continentales, precisa de suelos muy secos, exentos de mantillo y ricos en cal y sales. Planta muy común en España hasta finales del siglo -que cuenta, incluso, con fuertes medidas proteccionistas por parte del Estado-; sus exigencias edafológicas y climáticas hacen que, sin embargo, los últimos cultivos en Aragón de que se tiene noticia estén prácticamente circunscritos al entorno de la laguna endorreica de Sariñena, a los suelos calizos de Fuentes de Ebro y a los fuertes contrastes climáticos que se dan en Mediana.

La última referencia fiable a la espartería en Aragón la encontramos en el Diccionario Geográfico de Pascual Madoz (1846-1850), que reseña como centros esparteros las localidades de Alberuela y Callén (H.), Blancas, Libros y Fuenferrando (T.) y Jaulín (Z.).

La aplicación esencial del esparto en Aragón era, lógicamente, la cordelería y la cestería para usos agrícolas. De entre la primera, hasta épocas muy recientes sobrevivieron los bencejos -gruesas cuerdas de esparto para engavillar-, y entre la segunda, la desaparición de la tracción animal llevó emparejada la de todo un amplio arsenal de utillaje de transporte fabricado con esparto: cuevanos, espuertas y serones. Estos últimos eran esenciales, asimismo, en el transporte del carbón (del que llegó a ser unidad de medida).

Por último, la espartería tuvo también su importancia en la fabricación de alpargatas -esparteñas o espardeñas-, si bien hace tiempo que desapareció su manufactura de los centros más señalados (Zaragoza y Ateca, fundamentalmente).

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010