Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Cruces procesionales

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Arte) Son las piezas más importantes del ajuar eclesiástico, por lo normal en número de una por parroquia. Tienen forma de cruz latina, con un solo travesaño y el brazo inferior más largo. Destinadas a ir sobre el extremo de un palo o bordón, están dotadas, para su perfecta colocación, de un cañón hueco o enchufe. Abren paso en el cortejo procesional.

Por ser objeto litúrgico relevante, suelen ser de materiales nobles: el más frecuente la plata, muchas veces sobredorada. Las cruces de plata constan, por lo general, de las siguientes partes: cuatro brazos, que terminan en unas expansiones para recibir mayor adorno; los brazos parten de un cuadrón o cuadrado central ornamentado; el brazo inferior se apoya en una construcción de forma globular o arquitectónica, que recibe el nombre de nudo o manzana, del que arranca el enchufe. La longitud del lado del cuadrón suele ser la medida referencia o módulo.

Las cruces procesionales aragonesas tienen una peculiaridad frente a las castellanas: son más delgadas y esbeltas, menos voluminosas, y destaca, en consecuencia, su silueta, son ligeramente latinas: la proporción entre los brazos verticales y los horizontales es de 7/6.

En la guerra de 1936-39 desaparecieron famosas y antiguas cruces como las de Alcubierre, Muniesa, Albalate del Arzobispo, Lécera, que eran obra del siglo XV. Otras muchas de las que tenemos referencias documentales fueron con el tiempo transformadas para obtener cruces más modernas y la mayoría de las veces sin valor artístico; así ocurrió con la primitiva de La Seo, encargo de Dalmau de Mur, y otras.

En el siglo XV la cruz tiene en los brazos unas expansiones cuatrilobulares, que suelen decorarse con escenas en esmalte translúcido, los brazos terminan en forma de flor de lis, y la manzana tiene forma arquitectónica, con dos pisos de perfil hexagonal en los que se simulan ventanales de tracería gótica, a veces adornados con pequeñas figuras en escultura. La iconografía representada en ella es casi siempre la misma: en el anverso Cristo, y en el reverso la Virgen; éstas son figuras fundidas y aplicadas. En el cuadrón anverso se representa la Última Cena, y en el reverso Cristo en Majestad, normalmente esmaltados. En las expansiones de los brazos, al anverso el pelícano, la Virgen, San Juan, y Adán saliendo del sarcófago; en el reverso los cuatro evangelistas o sus símbolos, todo en esmalte translúcido. Hay casos en los que aparecen escenas del Nuevo Testamento, como es el caso de la cruz de Retascón; en otros, los esmaltes son sustituidos por piezas fundidas. Cuando en la manzana se colocan figuras, éstas son de santos y apóstoles.

De este siglo XV destacan las piezas del taller de Daroca -así dos cruces en el museo de dicha ciudad-, las de Retascón, Murero, Cuencabuena, Lanzuela. De taller zaragozano son dos de procedencia desconocida conservadas en el palacio episcopal de Zaragoza, las de Collados, Albelda, y una conservada en el Museo Victoria and Albert de Londres, que lleva las armas de don Hernando de Aragón. De taller de Morella (Castellón) es la de Linares, y barcelonesa es la de Valdeconejos.

En la primera mitad del siglo XVI se siguen las formas góticas aunque aparece ornamentación renacentista, y las representaciones en esmalte se sustituyen por otras en repujado; a mediados del siglo la manzana pasa a ser globular, o una pieza en forma de prisma hexagonal; los brazos ya no terminan en forma de lis sino en una expansión más o menos circular muy ornamentada y se rematan por una periñola. A finales del siglo aparecen nudos cilíndricos, y se restringe la ornamentación figurada, concentrándose el interés en lo geométrico y en la decoración adventicia. Empieza asimismo a industrializarse el trabajo de la plata.

De la primera mitad de siglo y de taller darocense son las cruces de Villanueva de Jiloca, Santed, Valdehorna, Villarreal, Monreal del Campo, Badules; en el Museo de Daroca se guarda una cruz de taller de esta localidad pero ya con traza renacentista; igualmente la cruz de Cubel.

Los talleres de Zaragoza son los más fecundos en la segunda mitad del siglo XVI, destacando sobre todas la cruz del Burgo de Ebro, que va adornada con diez esmaltes pintados de perfil circular. Son ejemplares sobresalientes las cruces de Alagón, obra de Juan de Ansa en 1547; la de Murillo de Gállego, por Tomás Sobrarías en 1550; las de Vilach y Mont (Lérida), por Jerónimo Sánchez en 1560; de Abiego, de Juan Vela en 1567, el cual hace también la de Castejón de Alarba en 1571, y la de Lituénigo; la de Aso de Sobremonte, que en el centro de la cruz tiene la particularidad de representar el cielo, y la de Sasal, ambas obra de Lorenzo Martón en 1572 y 1575.

Entre todos los plateros destaca en esta época Jerónimo de la Mata cuyas cruces fueron sin duda las de mayor perfección, adquiriendo un estilo propio por su equilibrio y belleza, así son las de San Pedro de los Francos en Calatayud, Calatorao, Vinué, San Salvador de Ejea, Longares, Aniés, Asín, Sos, Uncastillo, San Mateo de Gállego, todas realizadas en torno a la década de 1550.

En los siglos XVII y XVIII decae totalmente la dedicación artística de estas piezas, en beneficio de otras como cálices, copones y frontales de altar. Se sigue conservando esencialmente la misma forma; en el XVII se busca la decoración plana a base de trabajo burilado con estilizaciones vegetales muy abstractas, y a finales del siglo vuelve la moda del repujado con hojas carnosas. En el siglo XVIII los brazos de la cruz se estrechan, haciéndose ésta más esbelta; y pierde importancia el nudo, que se reduce mucho de tamaño.

• Bibliog.: Sanvicente, Ángel: La platería de Zaragoza en el bajo renacimiento (1545-1599); Pórtico, Zaragoza, 1976.

 

Imágenes de la voz

CRUCES PROCESIONALES: REP...CRUCES PROCESIONALES: REPRESENTACI...

CRUCES PROCESIONALES: REP...CRUCES PROCESIONALES: REPRESENATCI...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010