Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Coleccionismo Militar

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 14/10/2009

Es el referido a todo cuanto se relaciona con los ejércitos y sus actividades, tanto en sus actuaciones en los campos de batalla como en lo que constituye la vida militar, sus usos, armas, efectos, acuartelamientos, comidas, costumbres, etc. Su campo es tan variado como la vida militar misma, y en él pueden señalarse dos modalidades fundamentales y perfectamente definidas que constituyen los dos grandes grupos en que está dividido este tipo de coleccionismo: aquellos que coleccionan objetos auténticos, como pueden ser uniformes enteros o prendas de los mismos, armas, banderas, mapas y planos, etc., admitiéndose incluso algunas reproducciones y restauraciones siempre que sean del tamaño natural, y aquellos otros que buscan los elementos componentes de los ejércitos, pero en escalas reducidas, teniendo cabida en esta faceta principalmente las reproducciones de soldados solos o en formaciones, armas, vehículos, barcos, aviones, fortificaciones, escenas de guerra y dioramas y todo aquello que se conoce en el mundo del coleccionismo como «miniaturismo militar Buscar voz...», muy extendido en España, y por lo tanto en Aragón, desde hace unos quince años.

No son abundantes en Aragón las colecciones de objetos militares, pues aunque son copiosos los poseedores de algunos de ellos, no puede decirse que formen cuerpo de colección y además los objetos son celosamente guardados por sus propietarios (particulares o entidades) por las características propias del coleccionismo Buscar voz.... En la Academia General Militar Buscar voz... de Zaragoza hay una de las pocas colecciones de uniformes de que tenemos noticia. Es muy reducida, pues sólo comprende los que se usaron en los Colegios Generales Militares de Sevilla, San Fernando, Segovia y Madrid-Toledo, desde los tiempos de la guerra de la Independencia hasta mediados del siglo XIX, y los que ha llevado la Academia General Militar, continuadora de aquéllos, desde su creación en 1882 hasta la actualidad, comprendiendo las tres épocas de la Academia. Esta colección, que se conserva en el museo del Centro, se complementa con los uniformes de los cadetes de diversos países que han sido regalados por los gobiernos respectivos.

Banderas diversas, aunque sin llegar a constituir colección, son propiedad del cabildo de las catedrales zaragozanas.

De armas: Una de las facetas más apasionantes e interesantes del coleccionismo militar es el referido a las armas, que por sí mismo supone un mundo de búsqueda, clasificación restauración, recomposición, puesta a punto y conservación e incluso reproducción -aunque esto no es totalmente ortodoxo- de armas de todas clases y de todos los tiempos.

Las legislaciones existentes en todos los países y la tendencia de los coleccionistas en general (hay excepciones) a apreciar poco lo actual y moderno es causa determinante de que cuando se habla de coleccionismo de armas haya que referirse, en la mayoría de los casos y de las piezas, a armas antiguas, y aun de las modernas son mayoría las que están en completo desuso en las fuerzas armadas de todas las naciones, por lo que en realidad se han convertido también en antiguas aunque no lo sean tanto.

En Aragón existen en propiedad de diversos coleccionistas bastantes armas de orígenes muy diversos, algunas de bastante valor. En el Museo de la Academia General Militar hay una colección de armas portátiles -fusiles concretamente- de los siglos XIX y XX, que abarca prácticamente todo el armamento individual usado por los alumnos de los Colegios Generales Militares durante la primera mitad larga del siglo XIX, y de la Academia General Militar en sus tres épocas. También existen en el citado centro numerosas hojas de sable, espada y otras armas blancas, que sin ser nada excepcional no carecen de interés por ser el complemento de las de fuego, ya que son modelos iguales o muy similares a los usados por los cadetes desde 1809 hasta la actualidad.

De miniaturas militares: Es el más extendido y el que ha cobrado un auge especial en los últimos años, en los que el «soldadito de plomo», origen y principio de este coleccionismo, ha pasado de ser un juguete popular y relativamente barato a convertirse en muchos casos en pieza de museo y objeto sólo al alcance de coleccionistas y verdaderos aficionados. Aparte de que se ha visto o se ha creído ver en ellos un peligro para la salud de los niños, por posibles envenenamientos por el plomo, este temor es infundado, porque el porcentaje de peligrosidad de este juguete es infinitamente más pequeño que el de los muchos motivos de suciedad que acechan al niño en su casa, en la escuela y en la calle.

La Agrupación de Miniaturistas Militares de España, con sede en Barcelona, cuenta en Aragón con una entusiasta delegación que agrupa a buen número de aficionados que han hecho posible que sus realizaciones y colecciones sean contempladas por todos, pues constantemente desde 1974 se han sucedido las exposiciones de mayor o menor amplitud. La primera, en dicho año en los locales de El Cachirulo de la plaza de la Santa Cruz en Zaragoza, que fue visitada por más de 15.000 personas; la segunda, en 1976 en la Diputación Provincial de Zaragoza, coincidiendo con la celebración del Segundo Congreso Nacional de Miniaturistas Militares de España; la tercera, en el Regimiento de Artillería n.° 20; la cuarta, en la Academia General Militar; la quinta, en el Casino Mercantil, que señala el éxito definitivo, pues, según el personal del citado centro, «ninguna exposición había tenido tanto público», dándose el caso de tener que esperar, para entrar, a que saliera alguien de los que estaban dentro.

 

Imágenes de la voz

Armaduras de época de Fer...Armaduras de época de Fernando el ...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010