Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Cofradía

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 05/11/2009

Agrupación de personas bajo el patrocinio de un santo, con diversos fines, relacionados o no con el artesanado. Hubo cofradías de carácter religioso, de índole religioso-benéfico-asistencial y, finalmente, cofradías artesanales, nombre éste que en Aragón recibieron los gremios Buscar voz....

Las cofradías, como las terceras órdenes religiosas Buscar voz..., surgen en el siglo XIII como intento de proporcionar un modelo de vida cristiana propio de los seglares, distinto del modelo monástico prevalente. Surgen, además, como modelo de vida asociativa en los municipios, superada la estructura feudal, y para la comunicación de socorros mutuos, primero espirituales (sufragios) y en seguida temporales (pósitos o prestaciones) para la prevención de infortunios.

Durante la Edad Media van anejas a los gremios y frecuentemente las preceden, aprovechando la función supletoria de la religión para burlar la oposición de la nobleza que recela de la agremiación de los artesanos y labradores. Las más antiguas de Aragón son posiblemente la de Santa María de Mercaderes, en Zaragoza, y la de San Jorge, en Teruel, ambas del siglo XIII, junto con la de la Universidad Sertoriana de Huesca en el siguiente.

El sistema de asociación de personas con fines coincidentes siguió revistiendo la forma de cofradías en los tiempos modernos. No sólo los gremios de artesanos crearon sus respectivas cofradías o partiendo de éstas reglamentaron sus oficios, sino que fue un fenómeno extendido a todos los órdenes sociales y profesionales, por ello encontramos cofradías con nobles (San Jorge), médicos y cirujanos (San Cosme y San Damián), «ministros» de la Inquisición (San Pedro Mártir), ganaderos de Zaragoza (San Simón y San Judas) y mercaderes (San Joaquín), entre otras. Las cofradías de tipo religioso continuaron surgiendo, así como otras que incorporaban objetivos de tipo benéfico-social, según sucedió en el siglo XVII con las creadas por mancebos (oficiales) de distintas actividades artesanales, cuando se vieron en la imposibilidad de acceder a la maestría.

En esta situación se hallaron los mancebos de guanteros, agujeteros y pergamineros de Zaragoza, quienes, en 1610, decidieron fundar su propia hermandad o cofradía bajo la advocación de San Buenaventura en la iglesia de San Francisco. En sus ordinaciones se regulaban los actos religiosos ordinarios de estas asociaciones (festividad del santo patrón, misas, procesión del Corpus), las reuniones (capítulos), cuidados de los enfermos, funerales, nombramientos de los cargos, y multas. Para pertenecer a ella era necesario abonar cuatro reales (96 dineros) al ingresar, y todos los sábados dos dineros, además de dos sueldos (24 dineros) el día del capítulo general. Sólo aparece un aspecto «laboral», bajo el epígrafe «Que si los amos innobaren alguna cossa se dé parte a los señores jurados»; en él también se prohibía alterar los precios para los «amos»; sin embargo no debió de parecer tolerable a los jurados, ya que al margen del texto de las ordinaciones indicaron: «quítese o declárese mejor». La aprobación de esta clase de asociación muestra con claridad que se les vedaba toda base legal contra el posible abuso «patronal»: «atendido que todas [ordinaciones] atienden a sólo lo espiritual sin tratar del orden ni gobierno de los dichos oficios ni al exercicio dellos y que no son en cosa alguna contrarios a las ordinaciones antes de ahora dadas por los señores jurados de la presente ciudad a la cofradía de maestros de dichos oficios... aprobaron las dichas ordinaciones».

Entre las cofradías no gremiales que florecen en Aragón durante la Edad Moderna hay que destacar por su popularidad las del Santísimo Sacramento («Mivervas»), las de Semana Santa, las de la Doctrina Cristiana (ésta y la del Santísimo, integradas más tarde en el Derecho Canónico), las de la Virgen (el Rosario, el Carmen, los Dolores) y las de los santos (Roque, Antón, Blas, Miguel, Isidro...) y la de ánimas.

La Edad Contemporánea conoce una nueva modalidad en el asociacionismo religioso, las pías uniones de carácter benéfico-religioso. Las de mayor implantación aragonesa son: Apostolado de la Oración, Jueves Eucarísticos, Adoración Nocturna, Hijas de María, Congregaciones Marianas, Conferencias de San Vicente de Paúl..., y las zaragozanas: Damas de la Corte de Honor y Caballeros del Pilar.

• Bibliog.:
Archivos generales de las diócesis aragonesas. Anuarios y guías diocesanos.
Bofarull y Sans: Gremios y Cofradías de la Antigua Corona de Aragón; Colección de Documentos Inéditos de la Corona de Aragón, XLI.
Romeu, A.: Historia de la Previsión Social: cofradías, gremios, hermandades y montepíos; Madrid, 1944.

• Folc.: Asociaciones de carácter religioso, las cofradías reúnen fondos para el culto de sus titulares; en el Alto Aragón tienen también carácter civil, con cultivos comunes de tierras y ganado, cuyas ganancias se invierten en obras en santuarios y ermitas, y en comidas comunes; asisten al entierro de los cofrades difuntos y tienen sus fiestas propias. Mediante el releo o pujas de las mandas de carne, allegan fondos. Forman en las procesiones con su bandera, y hay pugnas por poseerla más alta que las de otros pueblos; el mozo que la lleva alardea de su fuerza y seguridad. Asisten también a los enfermos en tiempos de epidemia y suelen tener reglamentos minuciosos.

En Graus, la del Cristo de San Vicente, es de penitentes arrepentidos ante las predicaciones del dominico valenciano; tiene prior y hermanos, celebra capítulo el primer domingo de agosto y se examinan las peticiones de ingreso hasta el número de cien en total; se les llama postrados, e intervenían en una procesión de disciplina.

En Ansó, los mayordomos, acompañados por sirvientes con picas o palos altos con tres cruzados y adornados con cintas, llamadas de San Sebastián, llegan desde la cruz de las afueras hasta el lugar donde se baila el alacay.

La de Santa Orosia, en Jaca, se funda en el martirio de la Santa, cuya cabeza está en Yebra y el cuerpo en la catedral jacetana, en caja de plata cuyas llaves guardan el presidente del cabildo y el alcalde; los cofrades van el día de San Juan de Yesa a Guasa y Jaca. La cofradía celebra la fiesta el 25 de junio y entre otras actividades tiene «las veneraciones», rogativas frente a la sequía o para prevenir calamidades. Los gozos tienen como estribillo: «Orosia, los montañeses / fían de tu protección».

A veces hay varias cofradías en un solo pueblo; así en Valdealgorfa las de San Martín, Santa María Magdalena y el Santísimo Sacramento.

• Bibliog.:
Arco y Garay, Ricardo del: Aragón. Geografía. Historia. Arte; Huesca, 1931, p. 173.

 

Imágenes de la voz

Ordenanzas de la Cofradía...Ordenanzas de la Cofradía de merca...

Libro de Ordinaciones...Libro de Ordinaciones

Ordinaciones de la Cofrad...Ordinaciones de la Cofradía de lib...

Procesión de Santa Orosia...Procesión de Santa Orosia en Jaca ...

Semana Santa de 1980...Semana Santa de 1980

...

Cofrades de Ansó (Huesca)...Cofrades de Ansó (Huesca)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010