Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Castán Palomar, Fernando

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 03/09/2009

(Zaragoza Buscar voz..., 14-VI-1898 - Madrid, 4-I-1963). Director de cine. Escritor. Periodista. Estudió Bachillerato y Filosofía y Letras, en Zaragoza. Interesado por el periodismo, ingresa como redactor en el diario zaragozano El Noticiero Buscar voz..., siendo director don Genaro Poza Ibáñez Buscar voz.... Esto sucede en 1916, en plena guerra europea. Trabaja más tarde en La Voz de Aragón Buscar voz..., en 1929, cuando dirigía el periódico Juan José Lorente Buscar voz.... Llegaba Castán Palomar con su prestigio de crítico taurino, que firmaba sus crónicas bajo el seudónimo de «el Calesero»; conocido también por su devoción y entusiasmo por todas las cosas de Aragón. Reportajes, entrevistas y agudas notas culturales sobre temas y problemas de la región, llevaban su conocimiento e impronta personal.

Es en el año 1929 cuando Castán Palomar decide filmar su primera película Buscar voz..., teniendo como escenario Zaragoza, y contando con la colaboración de Ismael Palacio Bolufer Buscar voz..., quien produciría el film y sería el operador para la toma de vistas. La película llevaba un título muy expresivo: En siendo de Zaragoza..., y tuvo una excelente acogida en la capital aragonesa. Se estrenó en el Cinema Alhambra, el 12-IV-1929. Las gacetillas publicitarias publicadas en la prensa zaragozana el día del estreno eran bien elocuentes: «Interesantísimo reportaje cinematográfico de la ciudad, en el que desfilan los más variados aspectos de la misma, unidos a un ameno argumento. Nadie quedará sin ver la primera película filmada en Zaragoza». En la autocrítica que publicaban en La Voz de Aragón el mismo día del estreno, Castán Palomar e Ismael Palacio apuntaba las razones que les habían impulsado a su aventura. Decía así: «Fernández Aldana, organizador de estas páginas cinematográficas, quiere una autocrítica de En siendo de Zaragoza... Una autocrítica también, pero plena de sinceridad, sin falsa modestia ni vanos alardes; algo de lo que apenas se usa. ¿Qué opinamos nosotros de En siendo de Zaragoza...? Que como película es algo muy malo. Casi tan malo como han propalado por ahí, antes de ver la cinta, algunos amigos del alma. Y hecha esta real confesión, digamos concretamente cuáles fueron nuestros propósitos al desarrollar este plan cinematográfico: 1.º, perder unas pesetas; 2.º, hacer una exaltación de la ciudad; 3.º, rodear a ésta del cariño de los zaragozanos; 4.º, presentar nuestra tierra sin baturros; 5.º, conseguir que, un día siquiera, la gente que va al cine no tenga que aguantar dramas pasionales y besos largos. Creemos que todo eso se ha logrado... Y tenemos la satisfacción de que, bueno o malo, hemos hecho para Zaragoza un documento gráfico, que si hoy no tiene gran importancia, a la vuelta de unos años será de un valor incalculable, pues que con él podrá presentarse a nuestros descendientes cómo era Zaragoza en el año 1929...». Entre los actores ocasionales que figuraron en la película se hallaban Pilar Serrano, Asunción Lahoz, Miguel Agüeras Rubio, José María Peña y Cesáreo Alierta, quien muchos años más tarde sería alcalde de la ciudad.

Castán Palomar es autor de diversos libros con capítulos dedicados a glosar momentos cinematográficos, o a biografiar las figuras más relevantes de Aragón, entre ellas a algunos realizadores cinematográficos, músicos y guionistas. Citamos como texto importante Escenario zaragozano (Horas y figuras); contiene un capítulo impagable sobre «Los primeros cinematógrafos» (Tip. La Académica, 1932, Zaragoza, pp. 137-146), que nos habla de Coyne Buscar voz... y de Farrusini Buscar voz..., dos personalidades muy destacadas de la Zaragoza de principios de siglo. Mencionemos también su importantísimo Aragoneses Contemporáneos (Diccionario biográfico), Ediciones Herrerín, Zaragoza, 1934, libro muy raro hoy y muy solicitado.

Otras actividades de Fernando Castán como realizador cinematográfico, las encontramos en el campo documental. Concretamente, en 1936, en que inicia una serie de cortometrajes, bajo el epígrafe de Gestos, sobre gente del deporte, los toros, y el arte. Pretendía con estos films una disección amable de conocidas personalidades. El primer reportaje (quería definirlos con este término periodístico), llevaba por título Ricardo Zamora (guión y dirección de Castán; fotografía, Ismael Palacios). La guerra civil Buscar voz... impidió la continuación de la serie, cuyo número 2 se iba a dedicar a Rafael Gómez, el Gallo, en un intento de reflejar los aspectos más peculiares del torero gitano, sus espantás y supersticiones, en una «visión cordial y anecdótica del diestro famoso». Las aficiones cinematográficas de Castán, se refugiarían años después, en el reportaje, en la evocación y en la entrevista. En labor meritoria e interesante.

Bibliog.:
Poza Ibáñez, Genaro; Lacadena Brualla, Ramón y Guallart López de Goicoechea, José: Fernando Castán Palomar; La Cadiera, CLXXVII, Zaragoza, 1963.

Lit.: Entre sus novelas, de carácter costumbrista, destacan Del amor y de la gloria (1917), Del mundanal ruido (1918), De Villafeliche a Madrid (1918), La otra (1922), Burguesitas y modistillas (1925), Cristina la comedianta (1926), Señorita de provincias (1928). En Mis prosas (1919) se reúnen algunas crónicas literarias publicadas en periódicos. Pero su actividad más sobresaliente en las letras aragonesas es la antología Poetas aragoneses y las biografías reunidas en Aragoneses contemporáneos (1934), intento de fijar las coordenadas de una conciencia común. Escribió asimismo la biografía de D. Francisco de Goya y Lucientes Buscar voz... y la de Adelina Patti.

 

Imágenes de la voz

Fernando Castán Palomar...Fernando Castán Palomar

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010