Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Caballería, Alonso de la

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Primer vicecanciller del Sacro, Real y Supremo , jurista, hombre que siempre gozó de la amistad de Fernando el Católico, siendo uno de sus principales asesores. Pertenecía don Alonso a una familia de conversos, extensa y antigua, ya que se pueden rastrear sus antecedentes familiares desde la segunda mitad del siglo XIII, en que ya encontramos a la familia Caballería como una de las más importantes de la aljama zaragozana; convertida al cristianismo hacia el 1413, sin que ello significase su alejamiento de la vida financiera de la ciudad y el lugar crecientemente encumbrado que en ella ocupara. El «clan» de los Caballería destacará en el siglo XV por su riqueza, su poder, incluso en las instancias políticas del reino y su ciudad de Zaragoza, y, por tanto, por su influencia. El más destacado sería Pedro de la Caballería, abuelo de nuestro Alonso.

A éste lo vemos en 1475 doctor en Derecho, en 1477 consejero y procurador fiscal del rey, y en 1486 vicecanciller del citado Consejo. Fernando II le hizo señaladas mercedes y llegó a ser en la Corte uno de los personajes más poderosos y de mayor influencia con los monarcas, que le confiaban asuntos importantes, y a su sombra la familia medró, siendo uno de los hermanos maestre racional de Aragón, y otro, obispo de Malta. Casado con Isabel de Raro y de la Caballería, vio aumentar sus riquezas y poder, poniendo éste al servicio de Cristóbal Colón para la realización de sus empresas en América; cuando en 1487, el rey Fernando «visitó» el concejo zaragozano e implantó en él su gobierno personal durante cinco años, nombró directamente como jurado primero de la ciudad a Caballería, su vicecanciller.

La cara adversa de su fortuna fue la persecución de que fue objeto por parte de la Inquisición, a partir del asesinato del inquisidor Pedro de Arbués, llegando a estar procesado entre 1499 y 1501; pero el rey no le abandonó y siempre lo mantuvo en su confianza y en su importante cargo hasta su muerte, ocurrida en 1506. Fue enterrado en el convento de San Francisco de Zaragoza, en una capilla de su fundación dedicada a San Antonio de Padua.

• Bibliog.: Serrano Sanz, Manuel: «Los amigos y protectores aragoneses de Cristóbal Colón»; en Orígenes de la dominación española de América, Madrid, 1918.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010