Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Bustos relicario

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 15/10/2008

Obras de escultura Buscar voz..., representaciones humanas que normalmente comprenden cabeza, cuello y hombros; en algunas ocasiones se trata de escultura de medio cuerpo con brazos incluidos. El material más rico para su realización fue la plata Buscar voz..., aunque también se labraron en cobre, bronce y madera. Originariamente el destino de estos bustos de plata, «bustos relicario», «cabezas» o «testas» como más frecuentemente aparecen citadas en los documentos de la época, era guardar una reliquia del santo al que representan consistente en un trozo de hueso de la cabeza. (Para los huesos del brazo se labraron otras piezas en forma de brazo, y para los de otras partes, simplemente relicarios en forma de caja, manifestador o armario, y muy raramente alguno en forma de dedo.) Con el tiempo se labraron bustos con otras reliquias, o sin contener ninguna, simplemente como ornato.

Merece especial atención la escultura en plata, que es casi exclusivamente bustos relicario y algunas pocas figuras de cuerpo entero. Aragón ofrece un repertorio de más de cincuenta piezas de este tipo, muchas de primera magnitud artística, conjunto totalmente inigualable que coloca a la región a la cabeza de esta faceta artística, en la que no tuvo ni rivalidad ni seguidores próximos. La colección zaragozana de La Seo Buscar voz... y el Pilar Buscar voz... es, sin duda, la muestra más espléndida.

A riesgo de no ser exhaustivos, vamos a citar cronológicamente las piezas más conocidas. Del siglo XIV son los tres bustos de San Valero, San Vicente y San Lorenzo de La Seo, regalos del papa D. Pedro de Luna Buscar voz...: fechados en 1397 y labrados posiblemente en Avignon, destacan por su realismo y perfección, así como por sus esmaltes; fueron los modelos formales de todos los posteriores. De finales del siglo XV se conserva un busto de cobre de San Vicente en San Pedro el Viejo de Huesca. San Braulio del Pilar, restaurado en el siglo XVIII por Antonio Estrada Buscar voz...; lo original es el capillo y la traveta de la capa y el rostro, Santa Dorotea y el grupo de Santa Ana, la Virgen y el Niño del Pilar.

De la primera mitad del siglo XVI tenemos un busto de Santa Isabel, en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid; de San Valero, en la iglesia de San Pablo de Zaragoza; de San Andrés, en la de San Gil de Zaragoza éste fue labrado en Barcelona por Francisco de Tapias en 1516; Santa Ana de la parroquial de Cariñena obra de los plateros Pelegrín de Tapias, en 1539 y ss., y terminado por Pedro Lamaison Buscar voz... en 1542; este mismo platero labra el de Santa Pantaria de La Almunia de Doña Godina entre 1542 y 1544.

De la segunda mitad del siglo XVI son el de San Pablo, de la iglesia zaragozana del mismo nombre, afamada obra del platero turiasonense Andrés Marcuello Buscar voz..., realizada en Zaragoza en 1560 con un modelo, para la cabeza, del pintor Jerónimo Cosida Buscar voz...; el de San Pedro de la parroquial de Ayerbe fue labrado por el hijo, homónimo, de Andrés Marcuello en el taller de Benito Hernández de Zaragoza, en el año 1560; el de Santa Úrsula, del Pilar obra de Juan Vela en 1567, el de San Prudencio, de la catedral de Tarazona obra del platero local Pedro los Clavos, en 1589, y donado por el obispo Pedro Cerbuna Buscar voz... en 1590, el de San Gaudioso, de la misma catedral cuya peana la labra el platero de Pamplona José Velázquez en 1596, el de San Hermenegildo, de La Seo labrado por Juan de Orona en 1562, asistido, posiblemente, por su cuñado Jerónimo de la Mata Buscar voz..., el de San Lorenzo, de la basílica oscense del mismo nombre, y el de San Esteban, de Encinacorba obra de Diego Zamora y Leonardo Rin en 1548-49.

De la primera mitad del siglo XVII es el de la Magdalena de esta parroquia zaragozana labrado por Jerónimo Pérez de Villarreal Buscar voz..., en 1605, el de San Indalecio, del Pilar por Diego Arnal, en 1611, el de Santa Engracia, de la catedral de Teruel obra del platero zaragozano Claudio Yenequi Buscar voz..., en 1616, el cual hizo en 1620 el de San Atilano del Ayuntamiento de Tarazona; en la catedral de Tarazona, el de San Millán; en la de Huesca, el de San Orencio y Santa Paciencia labrados por los oscenses Juan y Jerónimo Carbonell, en 1638; en La Seo, el de San Pedro Arbués; en el Pilar, la gran Virgen del Pilar obra de Miguel Cubels, en 1620.

De la segunda mitad del siglo XVII destaca la escultura de San Juan Bautista (que perteneció a la iglesia zaragozana de San Juan y San Pedro; hoy en La Seo, fue donada por Miguel Villalobos y María Mur); los bustos de San Orencio de Aux en la basílica de San Lorenzo de Huesca obra de Vicente Portella, en 1667, de San Martín, en la catedral de Huesca; de San Pedro, San Pablo y la Virgen del Pópulo, de la iglesia de San Pablo de Zaragoza realizados en 1682 y 1686, los de San Gaudioso, San Victorián, San Valero y San Román, de la catedral de Barbastro.

Del siglo XVIII son los de Santa Gerónima, de la catedral de Teruel obra de Lamberto Garro Buscar voz..., de San Pedro, de la catedral de Jaca por José Aznárez, en 1723, el de Santa Bárbara, de la iglesia de San Pablo de Zaragoza obra de Antonio Estrada, en 1742, de la Magdalena, del Ayuntamiento de Viana donada en 1750 por el arzobispo don Francisco Añoa del Busto, hijo de Viana (Navarra), y realizada seguramente por Domingo Estrada, copiando la Magdalena de la parroquia zaragozana, los grupos de San José y el Niño y de San Joaquín y la Virgen del tesoro del Pilar realizados por el mismo platero; también en el Pilar, el de Santiago; el de San Lorenzo y el de San Vicente, de la catedral de Huesca realizados por el oscense César Estrada en 1780, el de San Pedro, de la catedral de Barbastro; el Ecce Homo de la capilla Fuenclara de Zaragoza; dos imágenes de San Ignacio y San Francisco Javier, en la iglesia de San Carlos Borromeo de Zaragoza; en la catedral de Albarracín, los bustos de San Constancio y San Fausto son obra de taller valenciano.

En la documentación de la época aparecen contratos y referencias a muchos bustos hoy desaparecidos.

• Bibliog.: Arco y Garay, Ricardo del: «La orfebrería en Aragón. Los bustos relicario (obras y artistas)»; Coleccionismo, n.º 103 (1921), pp. 129-137, 12 láms.

 

Imágenes de la voz

Santa Pantaria, patrona d...Santa Pantaria, patrona de La Almu...

Busto relicario de San Pe...Busto relicario de San Pedro Arbué...

San Valero. Busto relicar...San Valero. Busto relicario. La Se...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010